LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

https://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view

"Te seguiré hasta Tomebamba", cuarto libro y nueva bitácora con más de treinta experiencias, vomitadas desde las vísceras, que arrancan en Egipto, recordando a un padre, y terminan en la ecuatorial Tomebamba honrando la ilusión mundana de una madre, viajera todoterreno, durante la efeméride del cuarto aniversario de su fallecimiento:

https://drive.google.com/file/d/1r-6Knudk3AKzvE3iEyhjJaAAMPD3YFAg/view

"Viajar, Acto de Fe", quinto libro y enésima vuelta de tuerca que pretende concienciar, en base a textos íntimos, sobre la necesidad de reparar lo interior comprendiendo y solidarizándonos con lo exterior. Perseverar en la empatía con otros seres de diversas culturas, en definitiva, incluso por encima de las terribles circunstancias emocionales o el tiro de gracia descerrajado por un virus capaz de grabar a fuego por qué nunca resultó tan complejo viajar, por qué nunca tan gratificante:

https://drive.google.com/file/d/1gDPpMCZSlJdimDYXTuONXYJgig9uwsYY/view

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

martes, 28 de septiembre de 2021

14. Divisando la Chapada Diamantina

Otro día de carretera para llegar a las estribaciones de la Chapada Diamantina, uno de los parques nacionales más famosos de Brasil. Es lo que tiene este inmenso país, que cuesta mucho cubrir puntos de interés porque sus dimensiones son tremendas. No obstante, la fe mueve montañas y aquí estamos, seis años después, para seguir descubriendo nuevos recodos de este tan hermoso como desconocido rincón del planeta. Y digo seguir descubriendo porque uno de los tours que hice antaño, el de la cachoeira (cascada) da fumaça, ahora no merece tanto la pena porque está sin agua. No hay agua aquí, Iguazú vive la peor sequía en setenta años… Nos cargamos el planeta a pasos agigantados. En consecuencia, el plan sigue más o menos lo pronosticado… Lo pronosticado hace unas horas porque la Chapada Diamantina ha estado cerrada por la pandemia hasta hace solo un par de meses y se nota que Lençois, el precioso pueblo desde donde se montan las excursiones, aún anda desperezándose y a un veinte por ciento de su volumen de turistas habitual. El caso es que entre la pandemia y la acción del hombre uno no sabe muy bien a qué atenerse hasta que alcanza un lugar. Ya comenté, al comienzo de esta pesadilla vírica (para la destrucción humana, infinitamente más grave, no hay vacuna), que el planificar las rutas era historia, solo cuestión de suerte y adaptación a las circunstancias de cada destino. Resumiendo, que toca otro madrugón y no quiero liarme más, mañana haremos el tour típico que incluye el morro de Pai Inacio y sus descomunales vistas, pasado otro por unas cascadas y una zona de sierra y, ya para el último día, disfrutaremos de este pedazo de pueblo hermosote por colonial (sigo alucinando, como en 2015, con el hecho de la poca publicidad que se le hace) y sus alrededores.

P.S. Las fotos son de la iglesia de Nuestro Señor de Bonfim, en Salvador, y del pueblo de Lençois al anochecer. El primero es un bullicioso centro religioso y en el cual se popularizaron las célebres fitinhas o lazos anudados en la muñeca que hoy se ven en cualquier punto de la ciudad. Para ser un amuleto religioso, oxímoron en esencia, goza de una popularidad tremenda. Recuerdan mucho al denominado sai sin en tailandés, propio de países budistas o hinduistas. 
   

lunes, 27 de septiembre de 2021

13. Regreso a Salvador de Todos los Santos

Un largo día nos ha meneado a base de bien en la capital de Bahía, arrancando antes de la primera luz tras el bus sleeper desde Maceió y rematando al filo de las 20:30. Primera capital de Brasil y ciudad con una historia dilatada, preñada de edificios coloniales e iglesias barrocas al extremo de ser declarada Patrimonio de la Humanidad, Salvador languidece con el alba, se despereza con las misas de antes del mediodía, quiere respirar a primera hora de la tarde en el coqueto museo que se esconde en las entrañas del farol de Barra (primera fortaleza en aquel incipiente Brasil), y se desata en cualquier taberna cuando el astro se vence y todo se tiñe del ambarino de sus faroles rebotando en fachadas coloridas y adoquines pulidos por las pisadas. Entre camarones al ajo y limón, rematados con una cachaçinha mixturada con jengibre, nunca el tiempo fue menos insolente en su cotidiana urgencia. Guardo recuerdos imborrables de esta urbe compleja y girada al alma africana, pero siempre deudora de Jorge Amado, al punto de que no dejo de sumarle clavos a nuestro ataúd compartido con mi madre, con Ina, con Roberto... ¡Ay de ese día cuando los botecos del Pelourinho, sus contraventanas siempre abiertas en abrazo al bienvenido, no consigan descerrajar alegría brasileira de aspavientos, tragos y bailes compartido necesariamente ajenos a ti! Honestamente, el día que mi corazón no palpite con furia en esta ciudad, incluso bajo chaparrones persistentes como hoy, será que ese ataúd citado ya no necesita de ningún otro albacea porque sucumbí al último aliento ;-)

Si Brasil no fuera tan estratosférico y gratificante parecería una invitación a abandonarse en un frenopático la mera idea de partir de Salvador, pero es que asoma la Chapada Diamantina desde mañana a la una de la tarde en que abordamos el bus a sus entrañas, después Río de Janeiro, más allá Paraty, Minas Gerais, Iguazú... Lo de manicomio, por sorprendente que parezca, sería no ponerse a esta joya de país por capote y tirar de chicuelinas a lo Curro Romero :-)  
   

domingo, 26 de septiembre de 2021

12. A beleza do Alagoas (y II)

Un remate genial a la "Ruta del Coral" navegando en un pequeño barco privado, a pura vela, hasta una zona del arrecife absolutamente virgen, no lejos de la playa de Barra Grande (allí están prohibidos los grandes barcos porque dañan el coral con sus motores). Una piscina natural preñada de coral y vida marina, una experiencia inolvidable, en exclusiva para nuestras gafas y tubos de esnórquel. 

Ya en el bus nocturno a Salvador de Bahía, atrás se quedó una playa y costa que resulta prácticamente inconcebible que aún no haya sido descubierta por los grandes touroperadores occidentales. En todo caso, ojalá que no descubran nunca cuánto de hermoso hasta abrumar guarda Maragogi.