LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

jueves, 3 de enero de 2019

Atenas o las barbas del vecino

Antes de ayer fue día uno. De enero. Ayer dos, y hoy tres. Un año, dos años,… Los aniversarios tienen su importancia, el carácter cíclico de las cosas, ajenas al azar, mucho más. Entristecido, pienso en ello mientras una Atenas desdibujada por la lluvia y la crisis, especialmente esto último, se esfuerza en llamar mi atención desde decrépitos edificios y persianas echadas, todo ello pintarrajeado de mala manera, escupiendo odio contra ese bello arte que son los grafitis. Los añicos, si prestas atención, no están solo en la Acrópolis o el museo fetén que han montado a sus pies. Si abres bien los ojos descubres que estás permanentemente rodeado de ellos en forma de despojos y miseria humana. 

Dudo mucho que, si caminas por las grandes avenidas o por la estéril zona de Plaka, con su boato y artificio para güiris, llegues a percibirlo. Forma parte de la mayúscula hipocresía en que ha devenido el turismo, esa tan expandida forma de viaje comercial. Pero si te animas a dar unos pasos hacia cualquier costado comprobarás que Grecia, Atenas especialmente, es la más palpable muestra de este sinsentido (ahora más tras el Brexit) que es la Unión Europea. 

Atenas está hecha unos zorros, y no hablo de su apartado histórico, que uno ya es consciente de que venir a visitar Grecia histórica implica ver solo un cuarto de lo que hubo porque el resto se lo llevó el tiempo… Y otro poco los británicos, claro, como pasó con la cariátide que falta del Erecteón. Similar a lo de los franceses y Egipto. El caso es que provoca una depresión supina no solo la presencia permanente de negocios cerrados, olor a orín, indigentes en cada soportal o contenedores desparramados, sino esa atmósfera entristecida y derrotada que rodea a los atenienses. Y esta resignación es bastante peor. Atisbaron un rayo de esperanza con Tsipras y éste, después de preguntarles (claro, Grecia es la madre de la democracia real, no la que se nos vende en casa donde siempre ganamos los que nunca votamos pero nunca nos dejan gobernar aduciendo que la baraja no nos pertenece), les dejó colgados alargando su agonía. 

En la Atenas de hoy, recordando el dicho de las barbas del vecino, uno se acojona mucho viendo cómo la clase media está en pleno proceso sumario de ejecución en ese patíbulo impostado que ha montado una cuadrilla indeseable de burócratas desde Bruselas. Hay avenidas de tiendas caras, para pocos pudientes, y hay un maremagno de espíritus que malviven abrasados a impuestos porque el país cierra una deuda con otra mayor. Antes impagable, ahora ni te cuento. Gasolina para el fuego. El famoso Varoufakis, exministro de finanzas, tuvo la osadía de llamar a las cosas por su nombre, de desdeñar al nefasto euro y de enfrentarse a la camarilla franco-germánica. Pronto le limpiaron el forro y condenaron al silencio. 

Los añicos de la Grecia helénica, los que fueron arrasados por tiempo y persas, no son nada comparados con los espíritus condenados al hambre y falta de dignidad que lucen el cartel de refugiado de guerra o despojo de Bruselas. ¿Conoces el significado de tragedia griega? Harías bien en conocerlo, especialmente si deseas visitar este hermoso país, porque, a día de hoy, Atenas solo transmite una cosa: ser una tragedia de proporciones aún no definitivamente calibradas. Lo puedes comprobar tras cada esquina, allí donde el vecino ya luce lampiño de alegría por vivir. Y cuando sus barbas veas pelar…

No hay comentarios: