LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

lunes, 5 de diciembre de 2016

¿Por qué adoro la ciudad de Nan?

Por el barroco estilo de Wat Ming Muang, tan níveo y barroco que podría compararse con el famoso Wat Rong Khun, obra de Chalemchai Kositpipat en Chiang Rai. Por las estupas doradas de Wat Chang Kham y Wat Chae Haeng, rascando el cerúleo y cobijando moles con forma de Buda. Por su paz recogida, por el solitario pasatiempo de caminar entre sus formas y charlar con gentes tan hospitalarias como las de Nan. Por lo recluido de Wat Nong Bua y sus murales igual de sorprendentes que en Wat Phumin. Por los campos de arroz, por el sonido Thai Lue que generan cuatro ancianos en añil, por la magia de esta Tailandia tan inmune a esos extranjeros que solo resbalan, por obligarme, en resumen, a aprender nuevas palabras para conseguir un transporte público y extrañas conexiones hasta conquistar sus recónditas entrañas. Por lo orgásmico de paladear templos levemente iluminados que, sin embargo, estallan en resplandor como en Wat Si Panton. Por sus nagas furiosas, por sus perros callejeros que encuentran la paz en el repetido mantra de dos solitarios monjes, por lo cuidado de su artesanía, por el esmero de sus plateros, por… Porque, que no te quepa duda, Nan ha sido uno de los secretos mejor guardados de Tailandia por muchos años. Y ojalá lo siga siendo.

No hay comentarios: