LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

lunes, 3 de octubre de 2016

Un día en el Museo de Antropología de México D.F.

Primer día en la capital mexicana y ya abrumados por las multitudes. La primera en la frente ha sido el gentío en el maravilloso Museo de Antropología, incluso a primerísima hora. ¿Y esto? "Es que los mexicanos entran gratis los domingos", esgrime el de la taquilla. No obstante, el lugar todo lo diluye porque es, en mi opinión, el mejor museo del mundo. Una delicia para todos los que amamos la historia de civilizaciones antiguas. Teotihuacanos, toltecas, mexicas, zapotecas, mayas,... todos tienen cabida en este lugar único en el planeta. Ítem más, en la sala de exposiciones temporales nos encontramos con una sorprende exposición, cedida por el Gobierno de España, sobre el descubrimiento y recuperación de los restos de la fragata hispana Nuestra Señora de las Mercedes. Es tan genial la presentación de la misma, a la par de la colección permanente del museo, que Ina alucina. De seguido, ya de regreso en el centro, pasavolante a una catedral que tenía en el debe, con un altar repujado hasta el infinito y no mucho más que atraiga la atención. Comer entonces y hasta aquí. 

Lo digo porque había movida gorda en el zócalo, la plaza central de la ciudad, demasiada policía y unos manifestantes cuyo cabecilla, micrófono en mano, no dejaba de llamar asesino a Peña Nieto, el presidente de la nación. Por momentos se ponía feo aquello. Para más inri, el Palacio Nacional, sede de algunos de los murales más afamados de Diego Rivera, estaba cerrado por ser el dos de octubre la conmemoración de una marcha histórica. Mi gozo en un pozo. Y como dicen que el que no se consuela es porque no quiere, al menos le ecuación tenía fácil solución: "si no hay Diego Rivera, habrá Frida Kahlo". Rumbo a la boca de metro más próxima y de allí a la barriada bohemia de Coyoacán. Pues allí tampoco, colega. La cola para entrar a ver su casa-museo, la Casa Azul, presentaba una longitud de más de cien metros. Imposible. Se torció todo al atardecer. ¿Y esto? "Es que la casa de Frida Kahlo se suele reservar para grupos grandes los fines de semana", aduce la vendedora de billetes para el subterráneo. Visto lo visto, tomar unas cervezas por Coyoacán, que al menos es un lugar hermoso y relajado, cenar y a la piltra. Oaxaca asoma pronto mientras Puebla espera mañana, y es seguro que saldremos para allí muy de mañana aprovechando el jet-lag que a las seis de la mañana ya nos tiene tiesos y desvelados. ¡Hay tantísimo que ver en este país que hasta lo de escribir se me está quedando rezagado!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues andale (her)manito...cuida al tres my guey!!...BM