LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Rumbo a Egipto, rumbo a Laos

Día de renovación de pasaporte y día de cierre del último viaje del año, allá por noviembre y diciembre como es tradición. Independientemente de por dónde moverme una vez en Bangkok, lo que sí tenía muy claro era que me tocaba quitarme una espina que tenía clavada: regresar a Egipto. País especialmente necesitado de visitantes tras unos años de turbulencias políticas, afortunadamente podré pasear por sus vestigios históricos, ya por tercera vez, en unos meses. No dejo de repetir que la gran fortuna de los que viajamos y escribimos libres es que podemos mantener una escala de valores intacta y eso, a su vez, siempre implica que destinos en apariencia más complicados se vuelvan más apetecibles porque, templos y pirámides al margen, es siempre la población, la auténtica razón de un viaje, la que más sufre los caprichos volátiles de los turistas. Es ahí donde este Egipto de principios del XXI está siendo azotado con tal fuerza que todo lo que podamos hacer en forma de visita más o menos prolongada, de más o menos dinero invertido, supondrá un mínimo alivio para los habitantes de este país tan dependiente del turismo. Será un rápido vistazo a El Cairo, Luxor y Aswan para el que emplearé una semana justo antes de embarcar rumbo a Bangkok y desde allí, casi de seguido, rumbo a Luang Prabang. Antigua capital del reino del millón de elefantes, precursor del moderno Laos, el único motivo por el que no he pasado más veces por esta preciosa ciudad con alma de pueblo (como el resto del país Lao) se debe a su aislada localización. O se debía, porque por suerte las circunstancias van cambiando y volar hasta ella se ha hecho, de un tiempo a esta parte, más asequible. Si sumamos a eso la preocupante influencia china en este rincón asiático, la percepción de que Laos va a ser, en su incorrupto entorno natural, aniquilado por la sed del gigante rojo, la decisión de regresar era más que obvia. Desde allí no queda muy lejos Nan, en el norte tailandés, lugar que será mi meta en una breve ruta que enlaza ambas localidades por una de esas puertas traseras y "off the beaten path" que tanto me atraen. De regreso a tierra Thai, remate de ruta en Chanthaburi y tiempo para publicar el nuevo libro que pretendo imprimir allí. Nueva ruta, nuevos líos en el horizonte que me tendrán entretenido desde el 22 de noviembre hasta el 18 de diciembre.


No hay comentarios: