LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

sábado, 21 de noviembre de 2015

La desgracia contra la tragedia

La desgracia le dijo a la tragedia,
“Tú yo somos muy parecidos. 
Haces a la gente sufrir y sentirse triste.” 
Respondió la tragedia, 
“Sí. Pero hay una diferencia.” 
“¿Cuál es la diferencia?” 
“Tú puedes visitar a cualquiera y yo no. 
Si la gente se parara (a pensar) una vez te conocen, 
Yo no podría acercarme a ellos. 
Porque la infelicidad continua es una tragedia.” 

Comprender y aceptar tu infelicidad (temporal)
Es una buena manera de evitar que la desgracia 
Se convierta en tragedia.

Traducido de un extracto de cuento para niños que acumulaba polvo en un poste de hormigón de la estación Geumjeong del metro de Seúl. 

Pasé una mañana entretenida en la fortaleza Hwaseong, otro icono turístico en la periférica barriada de Suwon. Mañana toca rehacer el hatillo para dejar atrás una Corea que, resumida en una frase, "pretende aspirar con esfuerzo reconocible a parecerse a Japón, pero a la mínima se asemeja a lo que lleva impreso en esencia: la China más profunda". Es la pura verdad una vez comprobado cómo, en el momento más insospechado, en el lugar más inesperado, ha surgido un verso que ha arañado las entrañas. No olvido que aún quedan muchas cosas que contar de este breve periplo por la Corea meridional. Acaso mañana sea un buen momento para teclear, día propicio porque felizmente me esperan muchas horas en un aeropuerto al que, como a todos, solo los turistazos más recalcitrantes pueden mirar con desdén y reproche tal si fuera una pausa que les roba tiempo a sus comentarios recauchutados y estériles fotos en destino. Acaso mañana, donde me espera un día de (igual) compras por el mercado de Yongsan y horas intensas, muchas horas intensas en el aeropuerto de Incheon antes de coger un vuelo que de madrugada me devuelva a China a eso de la cuatro de la mañana. Acaso entonces se dejen caer por este teclado otras tantas emociones vividas en un país que es febril Asia hasta el tuétano. 

No hay comentarios: