LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Fin de ruta japonesa: Kotohira y Marugame

Último día de visitas por Japón en este segundo viaje, maravilloso pero agotador, que seguramente pronto me verá maquinando un tercer itinerario de regreso a la tierra del sol naciente para el próximo año o el siguiente. Tantísima felicidad me ha regalado esta vez. Con un día de perros, he echado la mañana visitando el famoso santuario Kompirasan, contando cómo, efectivamente, son casi ochocientas escaleras hasta su santuario central, y posteriormente, como me pillaba de camino de vuelta a Takamatsu, he decidido parar en Marugame, ciudad hermanada con Donosti, para visitar su coqueto castillo. Ayer tarde, cuando al fin parecía que podría escribir un rato, me lié la manta a la cabeza para actualizar el portátil de Windows 7 a 8.1 y, de resultas, me dieron las dos de la mañana para solucionar una mierda de fallo de este ordenador Acer con el touchpad. A la una y media me veía como un idiota, actualizando la BIOS y modificando parámetros en ella, hasta que conseguí solucionarlo. El caso es que el ordenador ahora anda más fino, que es lo que buscaba, y confío que Corea del Sur me regale unos ratos de escritura... aunque visto el itinerario que llevo, aquello huele a un nuevo Japón en lo que se refiere a días cargados de visitas.

Echaré de menos esta tierra nipona toda vez que su gente sigue siendo una bendición por amabilidad y educación, y además sus rincones lo son de una belleza tremendamente cuidada y estética refinada al límite. Lo repito aquí pero es algo que ya dije en los vídeos anteriores de 2010: lo que China exportó a cascoporro a Japón en forma de religión o cultura, aquí ha sido depurado y embellecido hasta límites insospechados. El resultado, maravilloso, es un país de cultura única, de encuadre perfecto, salpimentado con un suave flujo de turistas y viajeros de perfil más cultural, de lectura y pretensión de comprensión de lo visto, de respeto en grado sumo a las costumbres locales, y gracias al cielo, un turismo muy alejado de pijochileros irrespetuosos que aquí ni asoman porque sabiendo cómo son los japoneses de estrictos con sus convicciones y valores habrían sido expulsados a ostias hacia ese sudeste asiático en el que fozan risueños, pasándose por la bisectriz qué opinen los locales de sus acciones. No ha habido escritura en el blog esta vez, pero sí una libreta llena de apuntes y anécdotas que, en cuanto pueda, pasaré a textos ya que en el próximo libro es seguro que incluiré dos o tres capítulos dedicados a estas tierras y a esta adorable gente.

No hay comentarios: