LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

domingo, 24 de mayo de 2015

Iguazú, desde el recuerdo

Es algo terrible enfrentarte a un paisaje tan hermoso como el de las cataratas de Iguazú y, de súbito, no saber qué escribir, cómo transformar y reducir un bramido unísono de pardo caudal o una decena de arcoíris caleidoscópicos tras la bruma que esconde miles de destellos solares… la fuerza casi insolente de la naturaleza en texto. Incluso más lo es ser solo capaz de recordar las lágrimas de una madre ya fallecida y que, al cabo, también por su recuerdo, el de cataratas y madre, se enrojezcan los párpados tornándose acuosos los ojos. Y que todo se vuelva de trazos curvos, quebradizos, en el horizonte. Y quizás sea ésa la mejor memoria, como todas las que surgen del corazón y no se pueden coleccionar, narrar o fotografiar. Partiendo de esta base, sabedor de la derrota e inutilidad de este texto de antemano, no debe quedar mucho por lo que preocuparse cuando teclear debería ser solo un pasatiempo frugal a la espera de que la suma de cervezas y su efecto llegue a poner un punto final. Se escriba lo que se escriba, Iguazú ya es parte de una manera única de entender la vida que forjó una casi anciana, fallecida a los setenta y seis, empeñada en hacer buenas las palabras de Salvador Dalí: los que no llegan a ochenta es porque se empeñan en seguir viviendo en los cuarenta. 

En un entorno de undécima dimensión, tras tupidos vergeles donde la vida estalla de tal modo que las flores, tucanes o coatíes son solo esquirlas diminutas, las cataratas de Iguazú son millones de partículas de agua desprendidas de saltos majestuosos. No. Majestuosos, no. Inenarrables, más bien. Y da lo mismo dónde se pose la mirada porque es tal su poder que, de modo inevitable, uno se siente parte de una función alejada de esas cosas tan terribles que angustian al ser humano del veintiuno como son el tiempo y el espacio, la polarización de conceptos que aquí provocan risas tan sonoras como el golpe del agua al caer. Mejor solo así, mejor solo fotografiar, mejor solo apurar después unos tragos y dejar que las lágrimas se sumen a la corriente. ¿Por qué empañarlas con palabras?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
Muy chulas las fotos,descansar y pasarlo bien en rió de janeiro
Un saludo
JB

Anónimo dijo...

Por que? Porque en este caso desde mi perspectiva me llenan mucho mas cualquiera de las menos de mil palabras que una sola cualquiera de las imagenes... disfrutad iguasu brindando por ELLA...BM.