LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

viernes, 2 de enero de 2015

San phra pum (Intro Mae Hong Son)

Son la más clara muestra de que no todo es budismo en Tailandia. La casa del espíritu o Casa del Señor del Lugar, San Phra Phum en tailandés, aparece reflejada en casi cualquier sitio al que dirijáis la mirada, y es la esencia de una creencia animista arraigada desde tiempos inmemoriales en la sociedad Thai. Generalmente con aspecto de barroca jaula de pájaros rematada de tejados superpuestos y dorada pintura sobre estuco, lo mismo que una pagoda en escala reducida, tal que juguete para niños, siempre aparece apoyada sobre un pedestal, de altura entre el metro y metro y medio, en un lateral exterior de cualquier vivienda. Se cree que, cuando se construye un edificio, ha de erigirse una nueva residencia para el espíritu que ha quedado desplazado de su ubicación original. Ésa es su función. Phra Phum es solo un espíritu de la miríada de ellos que habitan en la psique colectiva Thai, quizás el más reconocible y ubicuo dado lo habitual y pintoresco de su refugio. Luego están los otros espíritus, invisibles también, de entre los que destacan los destructivos, principalmente asociados a figuras femeninas, y que en el mundo rural es aceptado que acechan a sus víctimas en árboles, frutas o cruces de caminos con la intención de sorprenderlas. Todos ellos pertenecen al universo metafísico que los Thai denominan “Decha”, una tenebrosa dimensión paralela alejada de hogares, templos o monasterios y donde poderes potencialmente destructivos fluyen causando dolor, enfermedad y muerte. Este tipo de fuerzas malignas solo pueden ser calmadas y aliviadas por las habilidades de doctores de espíritus o monjes mágicamente ungidos bajo un poder sobrenatural y que actúan de exorcistas cuando la situación lo requiere. De este modo, no es extraño encontrar hileras de casas de espíritu en curvas peligrosas o puntos negros viarios con la intención de proteger a los automovilistas que por allí pasen. Naturalmente, del mismo modo que se cree en las capacidades malignas de muchos espíritus, también se cree en las protectoras de otras y, debido a eso, se considera que honrar a Phra Phum con ofrendas y rezos dará como resultado una bendición y buena fortuna a la hora de afrontar los eventos del día a día. 

Pese a que existan infinidad de tipos de casa de espíritu, desde las más elaboradas y recargadas con buenas maderas y cristalitos de colores hasta otras tan simples como un cubículo creado con tiras de bambú, la estructura es siempre idéntica: una habitación en la que vive Phra Phum y una especie de porche en el que se depositan las ofrendas del tipo de comida, flores, incienso o agua. También es habitual que se le ofrezcan objetos como sirvientes en miniatura, caballitos o elefantitos de porcelana que ayuden al espíritu a sentirse mucho más importante y confortable en éste su nuevo hogar. Incluso no es extraño que, en ocasiones, las creencias atemporales de fertilidad hagan presencia y el espíritu se vea ofrendado con pequeños falos de madera, cera o piedra para ayudar en la concepción de nuevas vidas. 

Las casas de espíritu siempre lucen un poco por encima de la estatura media de una persona de edad adulta, y cuando son instaladas se ejecuta una ceremonia de consagración que puede durar hasta tres horas. En todo caso, y como clara muestra de la influencia india en cultura, religión y costumbres del país, el ritual se celebra en el momento que se considere más oportuno desde un punto de vista astrológico, y siempre es efectuado por un brahmán hindú, no por un monje budista. Si, por el motivo que sea, las cosas no le están saliendo bien al dueño del recinto donde se ha instalado la casa de espíritu, un experto que generalmente es un monje de reputada experiencia o conocimiento puede ser llamado para inquirir al espíritu por qué no está contento y, acto seguido, completar los rituales necesarios para apaciguarle. Por increíble que pueda parecer, estos rituales tan alejados de la praxis budista en puridad no son exclusivos de regiones aisladas o deprimidas de Tailandia ya que, incluso en los hoteles más exclusivos de cadenas occidentales de una ciudad tan cosmopolita como Bangkok, siempre se adscribe la buena fortuna en el negocio a lo contento o irritado que pueda estar el espíritu que habita en la citada San Phra Phum. 

 Admirando la más hermosa casa de espíritu que haya visto jamás. Mae Hong Son. Noviembre de 2013

No hay comentarios: