LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

martes, 6 de enero de 2015

Intro Phrae

Hasta finales de 1941 el paso de Tailandia por la segunda gran guerra mundial se reducía al de testimonial mero espectador ubicado en una peligrosa posición entre el frente japonés, por oriente, y el frente aliado, por occidente. Neutral y despreocupada, prefería dejar hacer y deshacer más allá de sus límites. Entonces Japón decidió mover ficha y, el día ocho de diciembre, inició una tan rápida como bien estudiada invasión marítima y terrestre por tres áreas. Primero capturaron las ciudades de Pattani y Songkhla, en el sur, y acto seguido desembarcaron tropas en las cercanías de Bangkok aparte de iniciar otra acción ofensiva terrestre a través de la frontera camboyana. En tan poco tiempo como un día, el gobierno Thai había accedido a que los japoneses, a cambio de evitar una sangría entre la sociedad civil, usaran todas las bases militares del reino iniciando así una ocupación militar pacífica. Sin embargo, la política internacional nipona demandaba una mayor implicación tailandesa y de este modo el gobierno Thai fue forzado a declarar la guerra a los aliados para finales de enero de 1942. Así, en dos meses que en términos históricos no de dejan de ser apenas algo tan fugaz como un parpadeo, Tailandia se encontró con que, oficialmente, había entrado en la Segunda Guerra Mundial. 

Resulta obvio entender, en este punto, que una nación de un perfil tan nacionalista como la tailandesa difícilmente iba a quedarse cruzada de brazos tras ser ocupada, y bajo ese sentimiento social surgió lo que se conoce como movimiento de insurrección Free Thai. Agrupando en un principio a jóvenes con escasa formación militar, acabó desarrollando, sin embargo, una labor de investigación y de espionaje que aportó información veraz y exhaustiva a los aliados sobre los movimientos tácticos militares de los japoneses en suelo Thai. 

Paradójicamente, es destacable el hecho de que el movimiento de liberación se gestó de un modo más intenso entre ciudadanos tailandeses viviendo en países occidentales que entre la propia población dentro de sus fronteras. Ellos, allende los mares, fueron los primeros en estructurar el movimiento Free Thai, o Seri Thai como es conocido en idioma tailandés, y de entre todos destaca la figura de Seni Pramoj, embajador de Tailandia en Washington, quien se negó a transmitir la declaración de guerra al gobierno yanqui y, por el contrario, empezó a trabajar con éste en la gestación del movimiento de liberación y en la movilización de voluntarios Thai, jóvenes estudiantes universitarios en el extranjero, para que prestaran ayuda a los aliados. De igual modo, un movimiento de similares características surgió en las islas británicas. Con ellos el movimiento de liberación daba sus primeros pasos. 

Ya en suelo tailandés, en Phrae concretamente, fue asignado el antiguo parlamentario por esta región, de nombre Thong Kanthatham, como responsable de captación de nuevos miembros que abarcaran una red de espionaje y que fijaran su base, lejos de las vigilantes miradas japonesas, en la localidad de Pae Pieng. Se estima que en total llegaron a ser unos quinientos hombres, principalmente aldeanos y maestros de escuelas rurales, los que se asociaron en este movimiento de liberación de la región de Phrae haciendo de éste uno de los principales bastiones. Fue en ese momento, una vez articulada la red en Phrae, cuando el líder del movimiento en Estados Unidos, Seni Pramoj, consiguió que la inteligencia americana se involucrara activamente enviando por un lado abastecimientos vía aérea, y por otro destinando a tres oficiales de inteligencia cuya misión sería instruir a simpatizantes y miembros del grupo amén de reportar partes de movimientos de tropas japonesas en la región. 

Para marzo de 1945, el grupo de Phrae era ya responsable de toda la región norte del país, donde había creado una estación de radio desde la cual reportaba informes sobre cantidades, movimientos y equipamiento de tropas japonesas en la zona a otra estación británica ubicada en India. El conocimiento sobre puentes y bases niponas era lo suficientemente amplio como para poder iniciar un ataque en la zona a la más mínima necesidad y, partiendo de esta posibilidad, el grupo Free Thai de Phrae también había impartido adiestramiento bélico a muchas gentes del lugar de modo que el ataque contara, a su vez, con apoyo en superficie. Así, decenas de miles de ciudadanos fueron preparados para un choque que, sin embargo, no acabó siendo necesario ya que el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki precipitó la rendición de Japón dando fin a la Segunda Guerra Mundial en su frente oriental. 

 Museo Free Thai, Phrae. Noviembre de 2012

No hay comentarios: