LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

martes, 11 de febrero de 2014

Horizontes

Andaba dándole vueltas, Irán arriba, Irán abajo, cuando aparecí por mor de una de esas cosas raras que tiene el trastear en la red (azar y tal) en la web de la Turkish. Tras dos minutos de búsqueda y otro par de llamadas al día siguiente a la embajada iraní y a la propia compañía turca para confirmar lo de la "visa on arrival", compré unos billetes para catorce días en Irán con salida/entrada desde Bilbo y entrada/salida por Kermenshah. Una oferta atípica cuando parecían todas las puertas cerradas y ni siquiera la virtud de la previsión temporal podía jugar en mi favor. La ruta... no sé, imagino que las de los visitadores típicos: un poco de Yazd, Shiraz, Isfahan... o quizá aproveche el golpe de fortuna de un vuelo que me deja caer en medio de la nada turística y tire hacia Tabriz o Ahvaz, con calma y la ilusión de ver esa Irán alejada de Torremolinos que tantos touroperadores se empeñan en trazar. ¿Quién sabe? Y en el fondo, ¿qué más da? ¿Incluso qué más da si no soy capaz de garantizarme un visado a la llegada y me quedo de ruta, una vez más, por Turquía?  

Desde el cono sur americano la luz también resplandece hace días. Del primero de Mayo al mediado (trece) de Junio así será. Cuarenta y cuatro días de ruta, tirando de Avianca y algún código compartido, para pasear a través de Buenos Aires y área de Salta durante diez o doce días antes de emplear una semana por Atacama en Chile subiendo hasta una Bolivia donde aguardaran otros cerca de diez días por sus reductos históricos (Samaipata) y coloniales (Potosí-Sucre). De remate, y auténtica motivación del salto transoceánico, un poco más de dos semanas por Colombia dejándonos caer por Cartagena, cafetales y ciertos guiños al pasado colonial en forma de más vestigios (Barichara, Villa de Leyva).  

Todo ello se gestará, si Dios quiere (Inshallah), tras la opacidad de este espejo gélido actual, empaño por pura condensación, de una Donosti como Universidad en obligación laboral y tras la que el poderoso horizonte (aún) no da tregua dibujando sombras en simétricas dimensiones de ilusión y, por supuesto, obligación de aprendizaje para hacer del contacto con otras sociedades algo duradero y umbilical. ¿Y los vídeos? Ah, sí, ya vienen. Febrero y Marzo van a ser bastante movidos en el canal de Youtube porque quiero dejar acabados los cinco vídeos que quedan pendientes de los últimos meses (dos de China, uno de Myanmar-Tailandia y otros dos de India-Nepal) antes de tomar rumbo a Kermenshah. Y el tiempo, ¡coño, el tiempo! ¿Cuánto tiempo hace que deseo que me llegue a sobrar? Allá por Myanmar, allá por Noviembre cuando esto del mundo se haya empezado a quedar pequeño, cuando los vídeos acumulen recuerdos tras la gasa del color del ron añejo y solo la escritura me marque nuevos horizontes de tecla e ilusión. Será entonces tiempo de escribir, de pespuntar sueños acunados y, ¡quién sabe!, de llorar como Alejandro porque en ese momento no quedará (casi) nada por conquistar, (casi) nada con capacidad de llegar a la raíz.

No hay comentarios: