LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

lunes, 17 de febrero de 2014

Primer vídeo completo y última intro de China-Tailandia 2013

Subido el primer vídeo de la ruta de dos meses por China, Yangon-Bago en Myanmar y Tailandia. Tiempo en este documental, de una hora de duración, de recorrer Xitang y Nanxun, pueblos de canales en las cercanías de Shanghai; Yantoucun, Cangpocun y Furongcun, pueblos bucólicos al norte de Wenzhou, capital de Zhejiang; Sanqingshan y Wuyishan como parques nacionales y, por último, otro repaso visual a algunas de las pintorescas aldeas del Condado de Wuyuan, en Jiangxi, incluido un especial regreso a Xiao Likeng. Dejo también la introducción al último vídeo de este viaje, el tercero, que recogerá a Yangon y Bago en Myanmar junto a nuevos (o viejos) lugares por tierras de Siam y que, por cierto, creo que lucirá espléndido (la atmósfera especial de Shwedagon ayuda seguro). Tal y como vengo haciendo estos últimos vídeos, se mezclan en la narración datos con apuntes y sentimientos vividos durante la ruta y recogidos en el blog. Insisto en ello porque alguien me escribía hace poco con relación a los comentarios que incluyo: es absurdo dar datos de transporte y alojamiento porque entonces esto no seria un vídeo, sería una guía y de ésas ya está la gente saturada. Y además a mí me gustaría que todos nos acostumbráramos a viajar, que repetir rutas es perfecto si cuadra con nuestros intereses, pero calcar hostales, restaurantes y hasta medios de transporte suele implicar un déficit de interés por la cultura y sociedad brutal. Eso es lo realmente lamentable y lo que yo desde aquí no voy a apoyar. Bastante daño hacen ya guías LP, foros y webs comerciales marcando la ruta a las ovejas como para hacer de estos vídeos otro clavo más en el ataúd de turistas acomodados. A este paso hasta les dirán hasta dónde deben abrirse la bragueta y echarse una meada y, por supuesto, todos haciendo cola. En estos vídeos las cosas, por fortuna, son más íntimas y únicamente responden a los días, con mejor o peor ánimo, que haya podido tener acumulando miles de kilómetros sin rumbo, pensiones o restaurantes definidos, mejores o peores, valorados por mí mismo en todo caso y cuyos nombres o direcciones, obvio, ya eran cenizas desde el mismo momento en que puse un pie fuera de ellos. Viajar, en todo caso.     


martes, 11 de febrero de 2014

Horizontes

Andaba dándole vueltas, Irán arriba, Irán abajo, cuando aparecí por mor de una de esas cosas raras que tiene el trastear en la red (azar y tal) en la web de la Turkish. Tras dos minutos de búsqueda y otro par de llamadas al día siguiente a la embajada iraní y a la propia compañía turca para confirmar lo de la "visa on arrival", compré unos billetes para catorce días en Irán con salida/entrada desde Bilbo y entrada/salida por Kermenshah. Una oferta atípica cuando parecían todas las puertas cerradas y ni siquiera la virtud de la previsión temporal podía jugar en mi favor. La ruta... no sé, imagino que las de los visitadores típicos: un poco de Yazd, Shiraz, Isfahan... o quizá aproveche el golpe de fortuna de un vuelo que me deja caer en medio de la nada turística y tire hacia Tabriz o Ahvaz, con calma y la ilusión de ver esa Irán alejada de Torremolinos que tantos touroperadores se empeñan en trazar. ¿Quién sabe? Y en el fondo, ¿qué más da? ¿Incluso qué más da si no soy capaz de garantizarme un visado a la llegada y me quedo de ruta, una vez más, por Turquía?  

Desde el cono sur americano la luz también resplandece hace días. Del primero de Mayo al mediado (trece) de Junio así será. Cuarenta y cuatro días de ruta, tirando de Avianca y algún código compartido, para pasear a través de Buenos Aires y área de Salta durante diez o doce días antes de emplear una semana por Atacama en Chile subiendo hasta una Bolivia donde aguardaran otros cerca de diez días por sus reductos históricos (Samaipata) y coloniales (Potosí-Sucre). De remate, y auténtica motivación del salto transoceánico, un poco más de dos semanas por Colombia dejándonos caer por Cartagena, cafetales y ciertos guiños al pasado colonial en forma de más vestigios (Barichara, Villa de Leyva).  

Todo ello se gestará, si Dios quiere (Inshallah), tras la opacidad de este espejo gélido actual, empaño por pura condensación, de una Donosti como Universidad en obligación laboral y tras la que el poderoso horizonte (aún) no da tregua dibujando sombras en simétricas dimensiones de ilusión y, por supuesto, obligación de aprendizaje para hacer del contacto con otras sociedades algo duradero y umbilical. ¿Y los vídeos? Ah, sí, ya vienen. Febrero y Marzo van a ser bastante movidos en el canal de Youtube porque quiero dejar acabados los cinco vídeos que quedan pendientes de los últimos meses (dos de China, uno de Myanmar-Tailandia y otros dos de India-Nepal) antes de tomar rumbo a Kermenshah. Y el tiempo, ¡coño, el tiempo! ¿Cuánto tiempo hace que deseo que me llegue a sobrar? Allá por Myanmar, allá por Noviembre cuando esto del mundo se haya empezado a quedar pequeño, cuando los vídeos acumulen recuerdos tras la gasa del color del ron añejo y solo la escritura me marque nuevos horizontes de tecla e ilusión. Será entonces tiempo de escribir, de pespuntar sueños acunados y, ¡quién sabe!, de llorar como Alejandro porque en ese momento no quedará (casi) nada por conquistar, (casi) nada con capacidad de llegar a la raíz.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Intro del segundo vídeo sobre China

Os dejo la introducción del segundo vídeo sobre China. Recapitulando un poco, y tras los últimos viajes, quedan cinco vídeos por montar y en los que ya estoy trabajando: dos de China, uno de Tailandia junto al poquito de Myanmar que pude visitar tras una semana en Yangon y otros dos de esta última experiencia por India y Nepal.



Tuve, quiero destacarlo, la enorme fortuna de conocer en Bangkok a Robert y su esposa (¿Nuramun?... prometo aprender a escribirlo algún día), seguidores fieles de este blog, grandes viajeros y, sobre todo, mejores personas. Siempre digo que hasta aquí se asoman solo viajeros capaces de ver con el alma, Robert y esposa me demostraron ser la prueba más clara de que este blog es para minorías con fronteras emocionales y sociales inmensas y que, en el fondo, saber que siguen con interés lo que uno puede intentar describir con la palabra desde el otro lado llena de ilusión y ganas de seguir perseverando en un estilo de viaje más cincelado en lo humano y solidario, menos de cartón y desapego. Gracias a ellos y a Ta por una velada inolvidable, lástima que las horas pasaran tan deprisa. Solo queda la convicción de que habrá otra ocasión en un futuro ojalá no muy lejano.



Y hablando de futuro, queda más o menos perfilado lo que será este año viajero ya que, tras los 34 días de Enero por el subcontinente indio, para Mayo saldré hacia Sudamérica donde junto a un hermano y por espacio de mes y medio trataremos de recorrer las zonas norte de Argentina y Chile (áreas de Salta y Atacama), Bolivia y una Colombia a la que dedicaremos bastante tiempo y de la que espero mucho. Será para después del verano (tiempo de trabajo y ahorro) cuando pueda regresar a Myanmar y al sudeste asiático para rematar el segundo libro, ya muy adelantado en su apartado Thai, por espacio de otros 40-50 días durante los ya tradicionales desde hace unos años meses viajeros de Noviembre y Diciembre. Podría disponer de unos quince o veinte días en Abril, otro tradicional mes viajero, pero lo cierto es que ni encuentro un destino que me atraiga (lo normal sería Irán vista la depreciación de su moneda y el VOA para menos o hasta quince días, pero los vuelos, incluso con la Pegasus con la que tan a gusto nos movimos allá por Abril de 2011 y que me sonaba que volaba a Teherán, se me escapan, ídem con los vuelos a un Egipto cuya tercera visita deberá seguir esperando) ni tengo claro que el presupuesto vaya a estar para alegrías. Quizás salga algo, quizás no.