LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

martes, 19 de noviembre de 2013

Loy Krathong en Tak y Chiang Mai

No sé muy bien por qué, pero tengo la sensación de que Chiang Mai me recibe este año de un modo hosco y poco amistoso. Chai yen, chai yen (corazón frío) pienso tras patear media docena de pensiones, todas en full, con esa inquebrantable querencia viajera de partir a otro destino que empieza a palpitar rabiosa ante la decepción. La vorágine del Loy Krathong me ha atrapado y la multitud de turistas que constantemente arriban a esta preciosa localidad norteña parece haberse citado en su totalidad justo en estas fechas. Chiang Mai se consume en frenética espiral interna mientras la mente navega de regreso al precioso festival vivido la noche pasada en Tak. Allí todo era un fondo de océano en llamas ante un enorme río Ping que refulgía con miles de krathongs arrastrando los pecados y malos deseos de miles de ciudadanos Thai. Siempre es agradable volver al calor del hogar, aunque en un determinado momento la torrencial lluvia decidiera poner fin al espectáculo en Chiang Mai, apagando las lucecitas de decenas de carrozas y sumiendo tantos corazones en desilusión. Es tiempo de recuperar ánimos y fuerzas con el adorable Loy Krathong de trasfondo, de dejar flotar río abajo tantas fatigas y penurias chinas, tanta decepción acumulada en una terriblemente cambiada tierra birmana. El krathong se marcha, con su llama titiulante, y pienso que siempre suelo diferenciar los festivales del sudeste asiático en dos clases: los de soplar alcohol por un lado y los más íntimos y religiosos por otro. Éste, afortunadamente, es de los segundos y así es muy fácil contagiarse de la espiritualidad que se multiplica a la ribera de ríos y lagos, con todas esas lucecitas flotando suavemente, hipnóticas, con tantas familias unidas en derredor de un simbólico cuenco de coco que purifique el alma…

No hay comentarios: