LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

sábado, 20 de abril de 2013

Reflexión cruzada con memoriasdelmundo.com


Reflexión original de Any

Hola

Leí esta entrada hace unos días, en Praga, pero viajando con el terremoto que es mi madre hube de quedarme con las ganas de responder hasta el regreso.

En realidad yo considero que, siendo tu frustración comprensible, este debate, en este país cainita y de blogers más preocupados del marketing que del concepto mismo de viajar, debería estar superado. Hace poco un escritor famoso de quien no recuerdo el nombre decía que el éxito en nuestros días se compone en un cinco por ciento de inspiración y un noventa y cinco por ciento de promoción (eufemismo de enchufismo y estómagos agradecidos)… yo, cuando leía blogs de viajes en español, comprobé que es verdad. 

Ahora no suelo leer blogs en castellano excepto dos o tres (uno de ellos éste, obviamente) pero puedo poner el ejemplo de la que escribe un blog desde Bangkok en un medio de difusión como es el diario “El Mundo” que es, sencillamente, patético y lleno de clichés en ocasiones muy agresivos hacia el pueblo tailandés. Y eso en un medio de tirada nacional y con muchos millones de visitas. Lo que debería ser un referente aunque solo fuera por repercusión es, lamentablemente, una triste visión distorsionada y encorsetada de algo que los que hemos tenido la fortuna de viajar por tierras tailandesas con asiduidad sabemos que está escrito con mala fe. Y, por supuesto, alguna vez que pretende hacer referencia a la sociedad tailandesa se pierde uniformizando todo en ridículos tópicos como la prostitución, el respeto a la monarquía, las relaciones extramatrimoniales y demás. Y éste es solo un ejemplo, que podría poner muchos más. En este país no hay cultura viajera, y los blogs en general son solo un ejemplo, un altavoz de lo necios, desinformados y uniformizados en ideas falsas que viajan los ciudadanos españoles a los países de los que buscan información en ese tipo de blogs y luego la calcan en los suyos. Eso, volviendo al tema, a mí me ayuda a entender porque ni Dios se para a preocuparse qué inquietudes o necesidades puede tener la población autóctona. Siempre hay mirlos blancos, por supuesto, incluso en grupos de touroperador que, por si fuera poco, tienden a reforzar aún más esta visión unidireccional. Pero, tristemente, son minoría.

Todavía hay otro factor aún más poderoso que ayuda a entender el porqué de esta nula preocupación por la cultura local que no es sino el reflejo de lo que tú lees en blogs. Me refiero a la potente subcultura que es el tipo de viaje en sí mismo en el que se busca estar rodeado, exclusivamente, de gente viajera, de bares chis de reggae, de Mcdonalds o de agencias de viaje a medida. Esto daría para una encíclica, pero voy a intentar resumirlo porque los que pasamos por este blog sabemos ampliamente de qué hablo. Todo el mundo hemos leído a gente que, antes de partir, hablaba en blogs o foros de su querencia por un contacto estrecho con la cultura local y, en consecuencia, su ruta era Khao San, Phuket y la zona de Loi Kroh en Chiang Mai. ¿Mienten? En realidad no, porque esa subcultura ha devorado la autóctona en esos sitios y ha creado un universo, la citada subcultura, para ellos. Y ciertamente es local porque está allí. El problema es pensar que esa es la cultura local y no entender que eso mismo, en la misma proporción, es lo que existe en Barcelona, Praga, Pai o Cuzco. Y existe porque ellos lo demandan, ellos han transformado la realidad local para acomodarse a lo que ellos demandan porque, mochileros o no, tienen un poder económico tan brutal que ha fagocitado y transformado lo local deseoso de lo que sale a borbotones de sus bolsillos. La guía LP dice una verdad como un templo (una de las pocas): el ochenta por ciento de los viajeros solo pisa el veinte por ciento de los sitios. Y es tal el poder de esta subcultura que ha evaporado todo a su paso. La triste realidad es que a esta gran mayoría de viajeros (y por extensión blogers) no les preocupa lo más mínimo qué suceda tres kilómetros más allá porque bastante tienen con tomar el sol, bailar reggae y comentarle al de al lado lo chulo que es el país y lo majos que son los tailandeses (¿¿¿???) sin darse cuenta de que solo conocen a los que les sirven tragos, les limpian la habitación y les organizan tours, o sea, los que están allí exclusivamente para darles servicios a ellos.

En fin, tampoco quiero aburrir porque este análisis, acertado o no, seguro que todos nos la hemos hecho más de una ocasión. Repito que para mí el asunto no tiene ni medio pase, es algo que ya ni me cuestiono. Sencillamente en ocasiones hasta me alegro porque la inmensa mayoría de viajeros no conciben un mundo, una realidad social más allá de sus guetos y eso nos proporciona a otros pocos la posibilidad de explorar mundos no contaminados.

En todo caso entiendo tu penar, Any, pero creo que no deberías pensar que esta gente actúa indiferente hacia la realidad social. Yo creo que sencillamente no la conocen porque no quieren (y cada uno viaja como quiere, por supuesto) o esa subcultura turística voraz les atrapa poniéndoles todos los vicios y caprichos al alcance de la mano para diluir las pocas inquietudes sociales que pudieran tener de antemano. Probablemente si la conocieran actuarían de un modo distinto. Yo prefiero pensar eso…

Un saludo y, una vez más, gracias por citar el blog :-)

P.S. Hubiera deseado postear esta respuesta como un comentario en memoriasdelmundo.com, pero la limitación de caracteres me lo impidió.      

martes, 16 de abril de 2013

Ceske Budejovice y el precioso Cesky Krumlov















Ya en Praga, fin de ruta. Mañana a Kutna Hora para oxigenarnos del gentío que abarrota la capital checa. Praga, por otra parte, da toda la sensación de haberse convertido en otro juguete (más) de esa subcultura que fagocita lo autóctono llamada turismo ignorante y desaforado. La misma que ha borrado casi cualquier rastro de cultura checa del centro de esta ciudad para convertirla en otro Khao San de a peso con los mismos bares (que no falten los de reggae), puestos de trenzas, retratos, artesanías donde se lee Czech por un lado y "Made in China" por otro y, en definitiva, todo eso uniformizado que se encuentra en cualquier reducto hiperturístico del planeta. Al menos la cerveza es de aquí, es barata y nos ayuda a suspirar por el paraiso dejado atrás, en Cesky Krumlov... lástima que nadie moviera un dedo mientras reconvertían el Puente de Carlos en la galería comercial de Carlos que asemeja ahora.

P.S. Ta ¡Feliz Songkran! Cesky Krumlov estaba plagado de tailandeses, me lo pasé como un enano charlando con ellos, y la Maite aburrida de hacer el wai y del sawati kha cada dos por tres, jejeje. Había montonazos de ellos, increible. A ver si dejaba de pararme a hablar con ellos me decía la tía, que menudo cariño les tenía, como para no, respondía yo, siempre me han tratado de cine en su país, como a un hijo. Y todo el mundo que si conocía Pattaya (¿¿?? mai), Phuket (¿¿¿??? maiiiii), y yo que suelo ir a Isan, a Nong Khai, Sakon Nakhon, que allí soy feliz, y muchos se reían y me decían que entonces debía tener novia allí, jejeje. Fueron unos días felices... ¿ti ni pai mai? chai, para Loy Krathong volveré a casa...   

sábado, 13 de abril de 2013

Área de Ceske Budejovice












Después de tres días abandonamos con pena el precioso Ceske Budejovice (las fotos en la próxima entrada), un lugar donde las cosas cuestan lo que valen, la gente sonríe con amabilidad y el viajero puede reencontrarse con todos esos detalles que le reconcilian con el viaje, todo aquello de lo que adolecía Croacia. La pena se ha difuminado rápido porque Cesky Krumlov no da resquicio para ello. Un pueblo precioso a cada parpadeo en el que hacemos parada y fonda por un par de días que van a ser tres con mucha seguridad. Se aproxima Praga y, con ella, el final de una ruta de hacer la goma, por momentos arriba y por momentos abajo. Toca entonar el mea culpa porque en este viaje he fallado con la planificación, sabía qué me podía deparar cada destino y aún así me quedo con la sensación de que no he distribuido bien los días. En todo caso con hambre de paisajes y gentes de la vieja Checoslovaquia no nos quedamos porque en Junio, del 12 al 28, andaremos por tierras eslovacas y del sur de Polonia.

P.S. Un cariñoso recuerdo para Roberto por su sentido e-mail acerca de los vídeos. Ese tipo de cosas son las que insuflan la vida, el ánimo para seguir colgando en la red los documentales. Los que faltan de Malasia y Tailandia están al caer, probablemente para finales de Mayo o primeros de Junio estén listos si consigo rematar un par de cosas que tengo todavía más atrasadas. 

martes, 9 de abril de 2013

Turbulento, nevado y soberbio: P.N. Lagos de Plitvice



















Ya en Zagreb, con el agradable regusto de un sitio excepcional como el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice que nos recibió desbordado y con un precioso manto níveo por doquier. Al fin un sitio que nos haya llamado la atención. Mañana rumbo a la República Checa desde un Zagreb que me ha impresionado muy positivamente pese a lo infravalorado que está. Creo que las mejores conclusiones (¡cómo si no las hubiera imaginado de antemano!) que se pueden sacar a bote pronto, aún a riesgo de equivocarme muy probablemente, son que:  

1. Cuando los turistas están en una porquería de sitio, cualquiera imaginable, pero éste, sorpresa, tiene unos gramos de arena (incluso guijarros como aquí), un agua translúcida y cuatro rayos de sol, ese sitio (voilá) es la repanocha y todos se ponen cachondos al mismo tiempo para alabar sus virtudes. Debe ser en ese punto álgido, sabroso de casi eyaculación, cuando hasta cualquier iglesia de tres al cuarto parece el Vaticano o la catedral de Siena y cualquier plaza de bellas losetas se convierte, por arte de magia, en la Plaza Roja de Moscú. La realidad, tristemente, es que Croacia en mi opinión destacará por su sol, calas, tragos y seguro que cien mil cosas más... por su patrimonio y sus gentes, bajo mi experiencia, ni para Dios. De hecho estos tipos croatas con los que hemos topado han demostrado ser hoscos y poco amistosos de un modo exagerado. Incluso entre ellos parecen comportarse de esta manera, así que creo que tampoco lo tomaré como algo exclusivo y dedicado para nosotros, circunspectos turistas.  

2.  Se cumple, una vez más y ya van no sé cuántas, el precepto de que cuanto más caro es un destino más tienden los turistas a sobrevalorarlo injustificadamente. Lo repito: Croacia es, en ocasiones, absurdo de caro, especialmente el sur de Dalmacia. Casualidad, por supuesto, la parte que más turistas recibe y que, ¡oh sorpresa! mejores críticas tiene...