LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Intro del borrador de Mae Sot para ponerme al día




Fue aquella vez por la provincia de Sisaket, justo antes de saltar a Anlong Veng, en Camboya. Estoy casi seguro de que fue allí. El tipo, un anciano tailandés que hablaba un poquito de inglés por azares de vaya usted a saber qué destino, lo soltó sin más en lengua Thai, y luego la traducción que, en su chabacano inglés, sonaba así como que cuando hay agua, uno se apresura a recogerla. Más tarde, como tantas otras cosas, lo olvidé, tanto la frase original como su significado. Intentaba recordarlo en ocasiones, pero el tailandés es tan confuso y escurridizo que se me hacía imposible. Sin embargo ese día volvió a mi memoria. Almorzaba tranquilamente al día siguiente de llegar a Mae Sot, tratando de recuperarme un poco de la falta de sueño, de los adelantamientos suicidas y del tobogán constante de sube y baja, gira y gira, que es la carretera hasta aquí a partir de la localidad de Tak, cuando se me hizo la luz. “Nam Khuen Hai Reep Tak”, exacto, eso era. Pregunté a un tipo, dueño del local, aparentemente acostumbrado a lidiar y charlar con turistas, por su significado. Rió sorprendido y me dijo que significaba que cuando el agua está alta, hay que apresurarse a recogerla, que es un viejo proverbio suyo, o sea Thai, y que jamás se lo oyó decir a un extranjero. Dijo que lo del agua tenía que ver, como suponía, con eso del arroz y su necesidad de agua abundante para crecer. Algo así como el dicho español de que, cuando vienen bien dadas, hay que aprovechar. Curiosamente lo recordé allí. Le miraba al tipo sorprendido por su explicación y, sobre todo, sorprendido conmigo mismo porque había de ser en Mae Sot, justamente en Mae Sot, donde lo recordé. Y es que, por encima de todo, estaba perplejo porque, después de unas horas allí, no podía concebir un lugar al que dicho refrán le casara mejor.

Y es que Mae Sot es una localidad de frontera con Myanmar donde el agua fluye sin cesar. Agua en forma de refugiados, principalmente de etnia Karen, de miembros de organizaciones no gubernamentales que tienen en esta gente Karen su razón de existencia, de chinos y tamiles que trapichean gemas birmanas, teca birmana o lo que se tercie, sea o no birmano, de turistas y expatriados que acuden a la llamada de tanta mezcla racial o para renovar su visado, y de unos pocos tailandeses que, también al igual que el resto, se apresuran a recoger su agua en forma de negocios de diversa índole, mayoritariamente textiles. Mae Sot, no en vano, está inundado. La ciudad luce un aura de prosperidad que le obliga a uno a rascarse el cogote y preguntarse dónde coño ha ido a parar, y también cómo ha podido salir del país sin haber pasado por ningún puesto fronterizo. Como una ciudad malaya, de esas tan multirraciales, pero puesta en Tailandia por arte de magia. Los templos son principalmente birmanos, cosa que se agradece por afinidad emocional, pero también hay chinos, hindúes y mezquitas. Es más, juraría que si me da por husmear, acabaría por encontrar una sinagoga en alguna calleja escondida. Y todos lucen hermosos porque, como digo, el agua fluye, y ésta constantemente aparece tan alta que los templos también pillan su cacho de simiente arrocera en forma de adornos y donaciones. Caminando, pensando en el refrán, tengo muy clarito que Mae Sot es una inundación que ni el famoso Diluvio Universal.

Estaba allí por negocios y logística, para tramitar un nuevo visado. El actual me caducaba en poco tiempo, y necesitaba un margen de días para pasar por Lampang o Chiang Saen antes de repetir la operación en la frontera de Mae Sai. Salir y volver a entrar tras pasar unas horas en Myanmar, en la colindante Myawaddy en este caso, sonaba francamente apetecible. Y Mae Sot, por todo lo comentado, debía darme un poco de espectáculo multicultural. La suma era perfecta para abandonarme dos o tres días entre sus tripas.

... 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te robaron el telefono?
Como no contestas...
Ta

Anónimo dijo...

hi bro
tomate tu tiempo y coge fuerzas que nunca estan de mas en tus aventureros viajes.
y escribe, escribe y escribe.... mientras te bebe tu dulce nectar color sol ;-).

un abrazo de esos que no te molan