LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Intro Chiang Saen

Hay muchas leyendas sobre su origen, decenas de ellas. Porque el opio, y los efectos de su consumo, han supuesto tantos momentos de alegría y depresión como ningún otro elemento presente en el reino natural. Para todas las generaciones, para todos los imperios, en todos los continentes. En Tailandia conocí las dos versiones de la gente Akha, la versión india ya la llevaba grabada en la memoria desde hacía varios años…

“Hace muchísimos años, tantos que se perdió su origen, existía una preciosa joven Akha tan hermosa que todo varón que cruzaba su mirada con ella quedaba instantáneamente prendado. De todos los pretendientes que la ansiaban, solo siete llamaron su atención. Y el día indicado, como era preceptivo, los siete fueron a pedir su mano en matrimonio. Pero la chica no era capaz de decidir. Era tal su aflicción ante el dolor y envidia en que dejaría sumidos a los otros seis que decidió, tras meditarlo largamente, casarse con los siete. Eso sabía que la obligaría a mantener relaciones con todos y que, más temprano que tarde, acabaría debilitada, enferma y, con seguridad, muerta. Pero, en todo caso, estaba feliz con su sacrificio. Cuando pasaron los días y las semanas llegó un momento en que alcanzó su límite, y presta a fallecer en el lecho lúgubre pidió al dios, el mismo omnipotente que gobierna en el cielo y la tierra, que le concediera la posibilidad de reencarnarse en una preciosa flor. Antes de fallecer pidió a sus familiares, incluyendo sus siete esposos, que pusieran todo su amor en cuidar su tumba, pues de ella habría de brotar una flor enraizada directamente en su corazón sin pálpito. Les habló del agradable sabor de la savia de dicha flor, de su capacidad ensoñadora, de lo difícil que sería abstenerse de ella una vez probada, pero también, en su suspiro final, tuvo la fuerza suficiente para advertirles de que el ángel, pero también el diablo, habitaban en dicha savia.”

La segunda variante, más corta que la anterior, también de modo romántico hace hincapié en las bondades y perjuicios de la adormidera.

“Hace un tiempo inmemorial, habitaba en una pequeña aldea Akha una joven de aspecto tan delicado y precioso que era la envidia de todas sus vecinas. Pero sufría de un mal irreparable: su cuerpo desprendía un mal olor tan intenso que alejaba a cualquier pretendiente posible. De este modo, inevitable, la chica tuvo un fatal final avocada a la soledad, con su corazón fracturado por la desidia de los chicos que pretendía. Antes de fallecer pidió a sus vecinos un deseo final resumido en que cuidaran con mimo su tumba, a lo que ellos accedieron con cariño. Así, en su preciosa tumba y al cabo de unos meses, surgió una preciosa flor que todos admiraban. Y cuando alguien probaba la savia caía rendido y enganchado a su delicado sabor, sin poder abstenerse del placer que otorgaba su efecto en el cuerpo y la mente, mas con el tiempo también aprendía del terrible sufrimiento que también otorgaba”

La versión india, una preciosa leyenda, nos habla acerca del origen de la adormidera para relacionarlo con los múltiples efectos nocivos que encierra su consumo en adictos crónicos.

“Hace muchísimo tiempo, en la ribera del río Ganges, vivía dichosamente un santón iluminado que dedicaba su tiempo a la más pura meditación. Vivía modestamente en una choza de paja que le ofrecía cobijo cuando el agua de lluvia arreciaba, y que compartía con un ratón que había decidido a su vez aprender algo de la recta actitud del santón. Pero como el ratón sentía un miedo atroz de los gatos que le perturbaban en su meditación, pidió al santón, pleno de poderes, que le convirtiera a su vez en gato y así podría dedicarse, en cuerpo y alma y sin perturbaciones, a imitar la conducta del santón. Mas el ratón, una vez convertido en gato, desconocía la existencia de los perros, y estos comenzaron a importunarle. El pobre gato maullaba, herido en su orgullo, en presencia del santón mientras le suplicaba que, ésta vez, le convirtiera en perro. El santón, generoso en su capacidad de poder, accedió una vez más. Sin embargo, los problemas continuaron para ese perro que a duras penas podía emular el ejemplo de su protector ya que era presa del incordio de los muchos monos que habitaban en las cercanías. Le irritaban, le robaban la comida, impedían su descanso y meditación con sus chillidos estridentes… el pobre perro ya estaba desesperado, y volvió a reclamar al iluminado. Por una cosa u otra, siempre había algún animal que impidiera su paz. Así fue pasando, merced al inagotable poder de su iluminado protector, por mono, jabalí, elefante y, finalmente, por una preciosa doncella. Esta preciosa mujer, de nombre Postomoni, se casó con un rey, aunque tampoco esta vez fue duradera su alegría puesto que, poco después, cayó enferma y acabó falleciendo. El atribulado rey, presa del dolor, acabó arrodillado a los pies del santón, en busca de un poco de consuelo. Lloraba y lloraba, lamentando su desdicha. Éste, en su infinita gracia y benevolencia, le prometió que haría inmortal a su mujer para liberarle de aflicción y desazón, y convirtió el grisáceo cuerpo inerte de la joven en una planta llamada posto o, como es comúnmente conocida, amapola. El santón hizo levantarse al rey y le dijo:

-Una pequeña parte de esta planta, su bulbo, producirá algo llamado opio. El ser humano lo consumirá avariciosamente, sin límite. Incluso más allá de sus deseos naturales. Pero lo que no saben es que, quien participe de su consumo, adquirirá una característica única de cada uno de los animales en los que Postomoni fue previamente transformada. Te lo explico en otras palabras y con sencillez, para que lo entiendas, el consumo intenso de ese producto, herencia de tu esposa, les convertirá en seres tan traviesos como un ratón, tan deseosos de leche como un gato, tan indomables como un perro, tan sucios como un mono, tan salvajes como un jabalí, tan fuertes como un elefante y, por supuesto, tan ardientes como una reina-.”

Tres leyendas, muchos más conocimientos, e infinitos recuerdos y sentimientos seis años después. Museo del Opio de Sop Ruak, en el llamado Triángulo de Oro. Noviembre de 2012.

P.S. Tras varios días por el interesante Mae Sai, el sorprendente Phrae, y el excepcional Nan, me llega la hora de tirar para casa, de descansar unos días por Isan (aún no sé por dónde) antes de volar a España. Tenía pensado tirar para Mae Hong Son y Mae Sariang pero no me da la energía. Han sido varios capítulos, muchas páginas y decenas de horas invertidas en lo que será la continuación y remate de Río Madre. En Mae Sai, Phrae y Nan tengo ideas claras de qué contar, pero eso será en el futuro porque ahora lo que me pide el cuerpo es descansar después de este último mes tan intenso. Lo de ayer aquí en Nan fue de sobresaliente. Acudí a una ceremonía de agradecimiento a monjes con bailes y un remate final de ensueño en forma de cielo moteado de preciosas linternas iluminadas, llamadas Khom Loy y que son típicas de la festividad de Loy Krathong que ya se avecina. Tiempo de descanso, con Myanmar en el deseo próximo una vez de regreso de la aventura sudamericana en Enero.

No hay comentarios: