LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Volando a Isan

Se agolpan en mi memoria y con paso quedo vuelven a transitar por mi retina tantos y tantos momentos vividos por Tailandia. Claro que tengo un itinerario para la próxima estación, además alejado del norte de la brújula que señala mi corazón por Tai, pero a veces dudo, releo la ruta y acaso no me reconozco en ella … buceo en la red mientras escucho música de Isan y las dudas se tornan un acre y vaporoso telón que esconde lo que quizás pervive en mis entrañas y no es sino romper la idea de ruta y abandonarme, de nuevo, al nordeste tailandés donde una vez fui feliz y sonreía sin necesidad de que ocurriese algo divertido, solo volver a viajar por allí, viajar sin brújula, cámara ni reloj, aprender un poco del ya no tan complejo idioma Tai, chapurrear el dialecto Isan que a la larga hacía que tantos taxistas de Bangkok regresaran a sus orígenes (la mayoría proceden de Isan) mientras repetían asombrados mis expresiones para luego sonreir. Claro que voy a echar de menos muchas cosas propias del carácter Tai por tierras de Laos, Camboya o Vietnam pero, una vez más, la firme certeza de no querer consumir en pocos años, como si de un fósforo se tratara, un país con tanto por enseñar y mostrar hace que, incluso sumergido en la melancolía, tiente la calma y regrese al “queda tanto por vivir”. Aún así, trasladado al futuro y golpeado por el gran dragón chino, una vez allí, volando con la imaginación, quizás … quizás aparque el plan previsto y vuelva a bailar canciones de Isan en solitarios karaokes, vuelva a embriagarme del perfume arrastrado, imperecedero, del templo más cercano, vuelva a navegar por parajes humedecidos que una chica me susurre al oído, vuelva a pasear perdido por infinitos y seductores arrozales esmeralda donde la puesta de sol bermellón solo suma calma y pausa al momento y así me abrace a la inmortal idea de que un viaje no es (solo) descubrir ni sacar fotos o video, sino vivir, descansar, y, sobretodo, escuchar cómo late el corazón al abrigo del aquí y ahora. Seguro que volveré a dudar …

No hay comentarios: