LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

viernes, 6 de mayo de 2011

El ocaso

Paladeo unos tragos de licor de hierbas por otro pueblo de la Castilla profunda, humilde, rudimentaria y canalla mientras cuatro lugareños deshebran la idiosincrasia de la naturaleza del ser humano, español para más señas, tan pasional y tramposo como ningún otro semejante. Cansado, tecleo y rememoro lo pasado por tierras otomanas, un lugar gris y triste, como todos los sitios turísticos, enfangado, con una ciudad del calibre de Estambul, cruce de culturas dicen “joder eso mismo resuda en Toledo y nadie parece tenerlo en cuenta”, triste paradoja pasear por el Gran Bazar, o por Santa Sofía o la Mezquita Azul …

Por qué poco vendieron su alma, las piedras son de Jaipur, los relojes de China, incluso matrioskas con diseños de mosaicos como los de San Salvador para atrapar a la ingente prole rusa … me duró media hora el supuesto mercado, privilegio de saber el origen de tanta y tanta chatarra, a mi no me pueden engañar con los precios, incluso alguno me ofrece trabajo si soy capaz de suministrar turquesas iraníes, ámbar polaco o lapislázuli afgano a buen precio … sé de donde proceden, idem del coral, plata rajasthaní o rubíes birmanos … a estas alturas en que mi madre deshace su hatillo por última vez uno se encuentra ante el saber proverbial innato de tantos y tantos artesanos, talladores, traficantes que dieron saber a mi camino y ahora emergen poderosos ante los mercaderes cainitas que pretenden enseñarme algo de unas artes orfebres que ni conocen ni tan siquiera necesitan porque la ignorancia del turista de a pie hace que les quiten de la mano piedras de pésima calidad a precios de a millón. Anatema transformada en logro en virtud de horas y horas aprendiendo, negociando y comprando de manos de quienes daban tonos, tallas y formas maravillosas a piedras y metales de naturaleza informe y grotesca por parajes y tugurios de pronunciación tan quebradiza como inolvidable.

Turquía quizás se resuma en lugares maravillosos y gentes de valor pesado en oro molido, seguro que por tierras de Anatolia oriental, ajenos a antros como Kusadasi o Selçuk, lugares podridos y desde ahora prohibidos para almas que rebuscan, golpeados por la virtud exterior, un eco de sabiduría interior.

“¿Puedes mirar ahí si va a llover?” -. Me grita otro casero ... le doy las húmedas noticias y regreso a Turquía. ¿Se salva algo?, si … supongo que si … pero eso queda para vosotros, para los de foto rápida y turismo fácil si resulta que cuadrais en esa pose … yo acabé saciado con apenas media ración … lo que me interesa ya sé que parte de Van y transita por tierras iraníes hasta Bandar Abbas … apuro el trago mientras recuerdo con los lugareños la vida del hermano de Armando, fallecido hace unos años, un buen tipo, y los vapores de las sobrevaloradas Santa Sofía, Mezquita Azul, ruinas de Éfeso y demás se diluyen como una mala resaca ahora que discutimos por qué todos los camiones que reparten cerveza van de verde siendo esta amarilla … el tiempo transcurre más pausado una vez que Turquía quedó a desmano y la inmensa China desgasta los nudillos tocando a mi puerta, así será por los próximos cuatro meses …

1 comentario:

Anónimo dijo...

nosotros tb estuvimos a principios de abril, como siempre me gusta tu relato alfonso comparte mucho de lo que dices. yo la tenia idealizada y quizás por eso.. yaiza