LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

sábado, 30 de abril de 2011

Turquía

Así pasan los días por Turquía, con calma, entre claros y nubes en todos los aspectos, retomar el camino turístico trazado es un dolor de proporciones progresivas que cotiza al alza pero eso no quita para que uno saque sus impresiones, a fuerza de que me cataloguen como el espíritu de la contradicción: Estambul está tan sobrevalorado como infravaloradas están las zonas de Pamukkale y Capadocia, así de simple, todo ello regado con un incesante torrente de turistas de touroperador que aparecen y se esfuman para ser reemplazados por hordas de semejantes a la búsqueda del encuadre perfecto (patético ver como el tram de Estambul ha de parar ante la riada de turistas que se adueñan de la vía en Sultanahmet para hacer la fotico de rigor a Santa Sofía ... solo un ejemplo ... "atropéllalos por idiotas, joder" es lo inevitable que se viene a la cabeza). Así la desesperanza se adueñó de nosotros en Estambul, San Salvador en Cora lo mejor sin duda, la ciudad te engulle y pasas a ser otro ser de gris sin atisbo de encontrar hacia fuera lo que esperas te griten en forma de pasión las entrañas desde dentro, unas entrañas acojonadas ante el desvario del Gran Bazar (fácil subir a los altares todas las experiencias mercantiles en lugares inéditos y pretéritos gracias a esta cueva de Ali Babá donde reinan más de 40 ladrones ...). Aún así la certeza de que las grandes urbes tampoco son mi fuerte cobra aún más fuerza. Capadocia ha sido otro rollo, claro, igual de comercial que Estambul es Goreme, pero es otro rollo, un pueblo, llanamente, un pueblo ... y eso cuando huyes de Estambul es una bendición para recuperar la brújula, la misma que con ánimo girado nos ha arrastrado a Pamukkale (belleza que no acaba de redondear) camino de Selçuk a donde nos traslada un autobús en un par de horas, a eso de las 16:30 ... Para los que pretendemos respirar este continente con valores ajenos a los occidentales esta Turquía no deja de ser un umbral que uno no sabe muy bien cuándo ni cómo traspasar, ni tan siquiera si acaso no traspasar y sumisamente dejarlo sumido a su (mala)suerte promaterial enarcada entre seres de múltiples y variados pasaportes y, salvo excepciones, patéticas costumbres viajeras ... en el trance mi hermano apura este "meze" de nombre Turquía mientras se relame ante el futuro por tierras chinas y el pésimo estado físico de mi madre apunta hacia un epitafio de esta inmensa experiencia viajera asiática que ha brillado durante 5 brillantes años por un buen puñado de destinos ... amigo Ta, me da que ésta no llega a devolverte la cena ...







1 comentario:

Anónimo dijo...

Uy uy uy!!!Ahora que le toca su ronda se hace la longuis!...Maiteee! que tenemos una cena pendiente!Cuidate y no sigas el ritmo de David que nunca esta parado.El restaurante ya esta reservado,ahora faltas tu...no falles!

Saludazos
Ta