LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

martes, 12 de abril de 2011

La desidia de lo que nunca podrás ganar

¿Qué quedará? … al final, sin odio, sin risco que partir, sin tiras de piel a arrancar, tú en mi, yo en ti … solo la verdad desnuda, solo el camino, solo la necedad de haber pretendido perseverar y triunfar. ¿Quién no?. Sin gasa, ni remedios, ni lluvia, ni bruma, ni sortilegios, tú, yo, un camino estrellado, un poso que deslumbra desde su oscuridad, sin caminos cruzados, solos al fin, solo al fin …

¿Qué quedará? … luna falsa, desgarrada, burlesca, disfrazada de “cruella de Vil” arrastrando un retoño que perdura, caído, marchito, sabiéndose flor del porvenir, sin atemperar el pasado, helado en penumbra desterrada, brío desnudo en fugaz “kratong” mecido a la querencia del arroyo más caudaloso … ya nadie que me quiera poseer … al fondo resurge el compañero que llevo dentro, urgido de pasión en otra escala, ungido de poemas disfrazados de panfletos al albur de rutas politonales que generen un hombre lloroso del trance olvidado un paso atrás … un teatro que descubría su verdad para un idiota nostálgico envuelto en odio feroz encendido por la ley del amor atemporal … el único que no podía percibirlo a la postre aunque presumiera de su careta como rostro de tiempos pasados y felices …

¿Qué quedará? … ¿qué frontera deberé reventar? … dinamitar, estallar … retal frotado a paño lento con virtud por tiempo inmemorial enterrado … vano … ¿cómo ganar cuando partes de panteón de llanto secado? … en calma destierro mis dentelladas de odio ahora apaciguado … quizás fuera de lugar … tal vez … sin más … solo soy como soy … despojado de disneas que no confunden mi sinrazón … ¿quién remienda mi corazón sin muerte? … ¿dónde habita mi absolución? … juzgado en tinieblas de madurez, ahora un corazón enganchado, presa de aquella elegía perenne de “queda tanto por vivir” …

¿Qué quedará madre mia? … cuando recoja mi alma en forma de trapos imperecederos abrazados al petate y estalle un itinerario transformado en “bindi” a sangre y fuego en el fondo de mi cerebro, púrpura, certero, azar como una sobredosis de lo que estaba por ganar … entonces volveré a sonreir, a ser yo, sin renegar de lo que dejé de amar, transformado en animal de futuro solo para bien … flores nocturnas … flores imperecederas del amor puro sin compromisos, ajados por el vil metal, deseosas de un abono sin misterios, con resonancia de Benjamin Franklin y solo por eso alejadas de humedades envueltas de aromas huecos, cancerígenos, melodías de caducidad en media hora, tan propias de tópicos y trópicos gélidos occidentales añorando eróticas caricias en viento sur … habrá versos molidos y resucitados del más allá, quizás nunca de lo que dejé de alumbrar … quizás nunca más …

“Al final de este viaje en la vida”
Silvio Rodríguez

El tema sonaba y la diestra desgarraba palabra tras palabra ... lo que no cuadre por fuera es cosa de contexto … el fondo no cambia ... a mi (nuestro) pesar … ni ruego y menos suplico por el “¿qué dirás o dirán?” … la ruta me hizo suyo … pero el enigmático tema nunca dejará de sonar aunque se disfrace, en ocasiones, de "Días y flores" y la vocación se trunque en dolor al no poder soñar en tu orilla ...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me guta lo que quedará……

Al final del viaje está el "horizonte",
al final del viaje partiremos de nuevo,
al final del viaje "comienza un camino",
otro buen camino que seguir
descalzos contando la arena.
Al final del viaje estamos "tú y yo" intactos.
Quedamos los que "puedan sonreír
en medio de la muerte", en plena luz.

Un abrazo hobbit