LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Solo un nombre



Para no olvidar

Y un poco de Laos ...

¿Qué está pasando en Laos?

Los videos del último viaje, cinco, estarán para mediados o finales de Enero, sigo buscando una alternativa para poder descargarlos vía descarga directa ...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Hasta pronto

Me escribió Somnus (la chica que conocí en China) desde Lijiang, finalmente llegó a Lijiang … y se acordó de mí. Le respondí emocionado, aquí en Tailandia, impregnado de estrógenos, había olvidado acaso el maravilloso tiempo que disfruté con ella … lo mejor del viaje … ni el vaivén emocional tailandés ha podido superarlo … daría media vida por poder volver ahora mismo a compartir días de ruta con ella por tierras altas de Yunnan. Visité a Ta José como culminación a tan magnética ruta … tremenda borrachera … me quedé dormido en el taxi de regreso al hostal de la manga que agarré y perdí el móvil en el coche … suerte que el conductor era conocido de la familia y esta mañana he podido recuperarlo … me lo entregó Ta con una mueca de sonrisa que no podía disimular el terrible clavo que seguro nublaba sus ideas. Hasta pronto, camarada, no me vetes si regreso en Songkran ¿eh? … pensaré en Tucata … jejejeje.

Trato de revivir la ruta … ¡¡¡ joder, si parece que fue ayer cuando aterricé bajo la persistente lluvia de Shanghai !!! … imposible sintetizar tanto vivido … me quedo con China a grandes rasgos, la ruta desde Hunan hasta Xishuangbanna ha sido increíble. Para repetir, sin duda. Tailandia ha sido otro rollo, jugaba en casa, se me puso cuerpo gitanito y salí a quemar noches y noches de charla y algo más para durante el día abrasarme al calor de impresionantes ruinas y templos … a descubrir qué se esconde en este maravilloso país bajo la fachada de ruta para guiris … luego apareció Pa, bajé las revoluciones del motor y me deje arrastrar por esa corriente que ha dado con mis huesos camino de Suvarnabhumi para regresar a España … por un lado no tengo ganas de volver, pero por otro sopeso la certeza de no querer quemar la imagen de este país … tengo motivos más que de sobra para echarlo de menos … y volver … volver … ahora recuperar la monotonía, agradable, de curro, amigos, familia … un poquito … vivir a caballo entre Donosti y sudeste asiático, el destino me enseñó sus credenciales … y le invité a compartir un cacho de mi vida …

lunes, 13 de diciembre de 2010

De bajón

Porque ya no se puede volver … se cerró una pequeña época … marchito … agotado … fin de la historia. Compré una nueva maleta, la “made in China” hizo honor a la fama, volverá a quedar atrás con historias, emociones y sentimientos, personas, lugares muchos de los cuales, quizás, nunca volverán. Volverá a quedar otra maleta abandonada, sin ataduras, con nostalgia … mucha …
Cambié los bártulos, presto poca atención a los detalles, me abandono en un mar de dudas mecido por emociones que han desbordado mi alma, camino cansado. Ójala me abandone el deseo carnal una vez completado mi ciclo, que me lleve la ruta, corazón intocable, que no vea mujeres, más mujeres … ójala …
Me regaló muchos deseos anhelados la ruta, contó sus riquezas, abrió sus pétalos a mi paso y me encontré un poderoso imán hacia esa Ítaca que quizás un día acabaré encontrando, el misterio se desentraña en la ruta, nunca en el destino … si eso ya lo dijo el Buda … entre congéneres de su pensamiento encuentro otra verdad …
Digo adiós a Pa que parte en un bus destino Udon para luego regresar a Nong Khai, añoro Isan, me hubiera ido con ella, pero el corazón viajero no entiende de falsos amores, lotos perfectos al abrigo del dinero … supe encontrar mi tiempo con ella, la dejé partir, hubiera sido fácil llevarla conmigo a Bangkok … un error … quemé una época, feliz, refugiado en una ruta que, repito una vez más, se ha tornado un quebranto constante de emociones y felicidad, desde Shanghai hasta Bangkok … sin lugar al desfallecimiento, borrachera de emociones que reventaron mi esencia con pausada cadencia … lo que buscaba … ni más ni menos. En retaguardia el sabor amargo, tristeza pertinaz, que envuelve la figura querida de una mujer de la que hablaba hace algunas entradas, perdió a uno de sus seres más queridos en el trance para infinita tristeza suya y de los que tratamos de regalarle un halo de esperanza en estos momentos amargos, trago de hiel para un corazón que me regaló muchos de los mejores momentos de mi vida. Un abrazo gigante, desde esta estación perdida a las afueras de Chiang Mai hasta la luna creciente. Alumbra una vela gigante en el templo Doi Suthep, lo hará por mucho tiempo, por el alma de Patxi y su pronta reencarnación en un ser superior, fortalecido, amado y armado desde la distancia de ese modo con que tu regalas tu pasión. Le pedí a Pa, budista hasta el tuétano, que regara esa presencia, inmanente, de su figura en nuestras almas, parió su mantra para teñir nuestro llanto dolorido. Los que quedemos seremos uno para darte todo lo que el cruel destino te arrebató desde tu más profunda raíz, compañera.
Desconsuelo inmenso … a medias … ruge con fuerza ese otro yo atado a una maleta que permanecía latente, alerta, mientras de mi corazón brotaba otra fuerza superior, anclada al deseo carnal … supo esperar su momento para enterrar la libido que surgía voraz … hasta que sació … llegó su hora … Bangkok … papel y boli … hora de quemar estas últimas horas con Ta José, compañero permanente en la capital, mojado de Singhas mientras desgarro rutas venideras … rutas en las que Pa asoma con una tibieza que pronto forjará una serena amistad … China y Tailandia volverán a darme la vida … Ítaca puede esperar otro trecho más …
Llego a Bangkok en un día gris, de bruma y lluvia, como mi ánimo ante el inminente regreso a casa. Me preparo para ver un par de templos inéditos y cerrar así el quinto y último video de este alucinante viaje, me reservo para mañana y pasado la calma en Sananwan Palace, calma que me ayudará a aclarar ideas y emborronar itinerarios futuros … quien sabe … Songkran queda a la vuelta de la esquina …

martes, 7 de diciembre de 2010

Todo del revés ...

Tiré la toalla, así de fácil. Es que es un agobio, para mí al menos. El traje, los plomos, el dichoso chaleco, la pesada botella … hasta la aletas … esas que tanto me gusta menear haciendo snorkel, viendo pececitos y coral duro. He quemado varios días de mi viaje en venir a una isla que está a un año luz de Tailandia, que quema de calor y mosquitos entre gentes, extranjeros, helados. Perdí mi brújula, pero al menos lo intenté, recojo mis bártulos y me vuelvo a Isan, a ver si vuelve a brillar mi estrella, a recuperar una senda que abandoné con tristeza y pena (algo no marcha bien cuando estas 2 palabras pueblan mis últimas entradas). El instructor lo intento hasta el final, pero mi seguridad … y la suya, son lo primero:

-Esto es un puto agobio tío-. Le digo mecido por la suave corriente a apenas 10 metros de la orilla donde practicamos unos ejercicios básicos, un tormento para un cuerpo encorsetado y forrado de plomo y aluminio. Llegamos en un barco poblado de extranjeros … otro agobio que me hacía recordar la ruta abandonada que hacía brincar de calma y felicidad mi espíritu.

-Tómate tu tiempo, ten calma-.

-No hay mucha necesidad de tomar tiempo. Esto no es para mí. No estoy cómodo, parezco un chorizo embutido … y a mí me gusta la libertad en el agua. Lo dejo … seguro … me agobio en la orilla, si bajo metros y paniqueo, ambos tenemos un problemón. Mejor parar aquí-. Me mira con condescendencia y comprensión.

-De acuerdo, además eso es lo importante, siempre hay que saber parar a tiempo. La seguridad es lo primero. Si no estás cómodo es momento de dejarlo-.

Así que me piro de este reducto de ONU llamado Koh Tao, vuelvo al sol de frente. Contento y feliz. También triste por la pérdida de tiempo, de emoción. Al menos lo intenté, pero eso no apacigua mi desazón. Quizás algún día lo intente de nuevo. No en Koh Tao … eso seguro. O, mejor, quizás ni lo vuelvo a intentar … si yo haciendo snorkel un día de cada 60 de vacaciones ya soy feliz …

Regreso a Nong Khai, la oficina de turismo de Sisaket me confirma que Khao Prah Viharn sigue cerrado … últimamente todo sale del revés, pasaré un par de días finales con Pa y me piraré … pero no sé donde ir … anoche pasé por Bangkok y me pareció apagado y gris, con un taxista que me birlo cerca de 300 baht con mucho arte llevándome por aquí y por allí … un artista, si no conociera Bangkok hasta podría pensar que me hacía un favor … un caradura, uno de tantos, con el que pasé de discutir, me hice el loco, tenía prisa por abandonar la gran urbe y no quería rollos, eso sí, con mucha educación le dije que era un poco cabroncete cuando me dejo en Mochit, sonreía como un idiota el infeliz. A ver si duermo unas horas y aclaro mi ruta con un café potente, me toca ordenar mis pensamientos …

jueves, 2 de diciembre de 2010

Deberes y derechos

Arrebato de pasión … parto melancólico, callado, mudo, dolor infinito, perdí mi sol, me inunda el recuerdo su piel, me siento mejor … al rato otra vez`peor …

-El jefe le ha dado el día libre … no está bien … ella quiere ir a despedirte a la estación-. Me dice una amiga suya. -Ella te lo ha dicho un montón de veces … up to you … lo que tú quieras … si es nada, nada … ella quiere estar contigo … tú decides-.
-No es sencillo, ella tiene familia, necesita el dinero que yo no tengo … ella cuida de su familia, después yo. Yo cuido de la mía … no quiero ir a Koh Tao … es una basura … pero mi hermano … mi sangre … necesita que vaya y saque el título de buceo … después Pa. Éste era un viaje para mi, a mi rollo … sin responsabilidades ni rutas fijas … ni aún así, parece que siempre hay una obligación. Y no puedo quejarme, primero mi familia, luego ella … same, same …
-Khun sai di (tienes buen corazón)-.
-Chan chop matma Pa (me gusta mucho Pa). Pa puyin sai di (Pa es mujer de buen corazón)-. Me devuelve una sonrisa cómplice, hechizadora, con una brillante aureola de calor.
-Sabes que siempre serás bienvenido. Ella te esperará, lo hizo en Loy Krathong cuando fuiste a Chiang Mai … es algo que ya sabes …-.La corto de raíz.
-Ella no debe esperarme, yo no tengo mucho dinero … ella lo necesita-.
-Khun kit matma (tú piensas demasiado), mai kit (no pienses) … Pa escucha su corazón, tú piensas, piensas …-.

Me piro contrariado a la mesa, miro serio a Pa … ella no sostiene mi mirada … cogemos un tuk-tuk, saco el billete y rezo para que las vueltas me regalen posos en forma de fuerzas de flaqueza … me piré feliz a Chiang Mai … amé a una mujer y partía hacia donde el corazón palpitaría con furia … volví … amé a la misma mujer … pero ahora parto con negro espíritu y ciega furia … salía de Tailandia … aprendí a vivir en soledad, regado de gentes tais que eran la gasolina de mi motor … salía a Koh Tao … obligado por sangre … salía a un sitio al que juré no volver jamás mientras encendía mis instintos, a flor de piel, entre gentes de etnia bamar … vuelvo obligado por sangre … hundido … hundido …

El bus quema kilómetros en noche estrellada, me esperan cerca de 20 horas de trayecto … una barbaridad, un disparate … obligado por sangre … triste … triste … como Pa trabajando en el bar … obligada por sangre … volveré … echaba un café en un garito al mediodía tratando de encender una luz que alumbrara mi negro porvenir … y se encendió … pasado mañana abren las autoridades camboyanas el paso a Preah Vihear, el Bangkok Post, panfleto político de tonos amarillos, me abrió la puerta … Preah Vihear, la joya más preciada de mi ruta a Isan que vivía estrangulada en disputas políticas … ha sido la única sonrisa del día … volveré a Isan, la media sonrisa en mi rostro me guiará a los brazos de Morfeo … mejor no pensar en lo que queda atrás, ni en el próximo futuro … un cacho más allá: Isan, Tailandia … y yo.

5:30 de la mañana, estación Mochit, saco el ticket a Chumphon, otro montón de horas, carísimo, 760 baht, otro trago de cabreo monumental, entro en la senda turística, salgo de Tailandia, todo caro, caro … me puede el cansancio pero si me apoyo en la mesa me quedo dormido, igual pierdo el bus, salgo a pasear, a que me queme un poco más el bochorno de la capital sumado a gases de innumerables tubos de escape, hago tiempo, arrastrado por andenes semivacíos, hasta las 7:15 … ni un nescafé instantáneo me devuelve la vida ni la alegría …

Una vez en Chumphon arreglo con Lomprayah el asunto del “visa run” en Ranong y el barco a Koh Tao para el día siguiente, total, mañana a las 3 de la tarde estoy de nuevo en Koh Tao con sello en el pasaporte para las 2 semanas que me quedan en Tailandia, llamo al brujo, el chaval español que es instructor de buceo, se escojona con mis peripecias, sabe que no quiero ir a Koh Tao, es un buen tío, hará todo lo posible para cerrar el curso en apenas 3-4 días … contento, sigo suspirando por regresar a Isan … a cada segundo queda menos … medito no volver a llamar a la familia, siempre condiciona, uno que soy idiota, que lo guapo era la movida con la chica china y no el rollo de la tailandesa, el otro que a ver qué escribo en el blog, el de más allá que o tiro a Koh Tao y saco el PADI de buceo … o mejor no vuelva a España, que si vaya viaje que llevo, que estoy de putas todo el día (¿¿¿¿????, solo he dormido con una mujer en todo el viaje), la otra que a ver qué coño hago tantos días en Nong Khai con una mujer, que compre más cosas … era un viaje para mí solo y por llamar a casa ya estoy siguiendo órdenes como un soldado raso … otra vez como una marioneta … en fín, 4 días y remato en la paz de Isan este increíble viaje que seguro, seguro repito el próximo año … China y Tailandia … nuevas rutas para profundizar un poco más en 2 culturas apasionantes …