LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

sábado, 16 de octubre de 2010

Viejo

Te veo a menudo, padre. Te veo en el anciano reposado que fuma sentado a la puerta de casa, te veo en el otro que regresa con la azada de trabajar el campo, en los críos que corren con una raja en la parte trasera del pantalón y el culo al aire tal y como ibas tú por Requejo, en el que pedalea sobre una bici con cubiertas remachadas sin ese dibujo que pereció en caminos de barro y polvo, te veo en ese de chaquetilla índigo que echa de comer a las gallinas, en el que aventa el trigo, en el que lo vuelca y esparce con un rastrillo al sol, al fin el sol, en inabarcables telas, acaso en el que regresa con la red y los plomos al hombro o en el que, hundido el rostro hacia la madre tierra, recoge los haces de arroz. Incluso veo a tu madre en cientos de rostros arrugados y figuras de chepa prominente, porvenir doloroso e inevitable de multitud de horas escardando garbanzos, cardando el algodón, bordando, cosiendo y tejiendo … ójala cuando tú no estés sigan quedando, inmortales, retazos con semejante fuerza vital en pueblos de difícil recorrido, gentes y comunidades con el valor de solidaridad, colaboración y humildad por bandera, siempre con una sonrisa en el rostro hacia el extraño y una pieza de fruta o un cuenco de arroz como regalo, pueblos memorables como los que el viento y el tiempo borró de nuestra tierra y así, padre, siempre vendrás conmigo en cada viaje y quedará un pedazo todavía más grande de tu presencia y virtudes. Yo tampoco sé que será de nosotros el día en que el fango y el lodo de comida basura y pulso acelerado inherente a nuestras ciudades haga que olvidemos el saber ancestral, el saber vivir la vida como viene, un día a día sin mirar un paso hacia delante, el saber como decía Delibes en una de sus maravillosas obras para qué sirve el caldo cocido y en ungüento de la flor del sauco. Saber eterno que no repara en clases, en pudientes o no, en mejores o peores … saber universal, saber sin derechos privados, bien común labrado en generaciones. Así se percibe la estampa de Zhaoxing, así asoma Guizhou, ejemplos desdentados y corvados vivientes, gentes de campo, maravillas derramadas en torres, puentes, casas, ménsulas … trabajadas con la dulzura que da el saber que son representación de un pueblo y su sociedad. Aquí aún es así, aún se puede respirar hondo por sus calles de adoquín y mirar la estela de polvo que se levanta a cada paso, aquí se puede mirar hacia dentro, cerrar los ojos y olvidar la cámara aunque a cada plano visual el encuadre sea perfecto … iba a estar una horas paseando y partir, pero aquí, como en Dehang, lo he visto claro y he apagado la cámara … mi padre me ha recordado que quizás eche más de los 3 días de calma y reposo que su enseñanza exige al alma … calma, humildad y reposo, tal y como es su ejemplo … ¿acaso no es lo que buscaba? …

3 comentarios:

Anónimo dijo...

tb recuerdo a tu padre sentado en la piedra vieja de tu casa fumando y retorciendose de dolor del puto lumbago, y encima se descojono de nosotros por bebernos el vino picao de la bodega...
esto me hace recordar a mi viejo y su continuo dolor constante e imperecededo que hace que nos preguntemos donde esta el limite y el aguante de nuestros mayores y si nosotros seremos capaces de aguantar lo mismo que ellos, lo dudo somos la generacion de los dolores fantasma y del quejiquismo... un saludo camarada botas...
pd:tenia una piel tio...

David dijo...

Momentos buenos y agradables los que pasamos en tu pueblo.
Yo también tengo el recuerdo esa imagen de tu padre sentado fumando y aunque dolorido,dispuesto a echarnos una mano en lo que sea.
Y es que siempre digo que estos "viejos" están hechos de otra pasta.

Un saludo David

Gustavo dijo...

A mi lo que más me gusta de mi tío Botas es su filosfía ante la vida, un día me estaba contando que le dolía algo (no recuedo qué) y le pregunté que por qué no iba al médico a mirárselo, y me dijo:
- Mira sobrino, si voy al médico me va a decir que tengo de todo, que deje de fumar, que deje de beber..., yo prefiero ser feliz y no saberlo, ¿para qué?, lo único que me pasa es que soy viejo, y tengo achaques, nada más, el día que tenga que irme, me íré, sin problemas.
Esto fue hace 10 años, por lo menos, y ahi sigue...