LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

martes, 6 de julio de 2010

¿Aquí no hay coolies?

O eso me preguntaba yo. En realidad si, los hay ... pero de otra manera. Quiero decir como algo, un ente, dedicado a coger tu maleta en A y dejarla en B. Obviamente, no es lo mismo. Otra muestra de la sencillez, el amplio abanico de opciones y facilidades por y para el turista. Allí, en India, es distinto. El coolie te busca, se ofrece a cargar tus trastos por un módico precio y, tirando de tracción humana, coloca tus pertenencias en el vagón indicado. El polvo y la suciedad son su sombra, sus manos encalladas no entienden de universidades ni enciclopedias. Las gestiones, ajustes contables, índices de productividad, procesos mecanizados ... son una quimera indescifrable para alguien que, asombrado, mira y valora el poder que surge de sus macilentas y rugosas manos. El bien que aporta sustento para los suyos. Su sonrisa al recibir sus bien ganadas rupias, su "deneva" envuelto en un halo de sencillez y humildad ... interacción en estado global y puro. Muy lejos del mundanal ruido, de las desgastadas isletas de brea que difícilmente marcan los caminos, los billetes de Yen, refrigerados por el sistema de aire acondicionado de última generación, que tras una firma cambian de mano y despiden una maleta que ya no verás hasta el destino y se sumerge en un sinfín de cintas transportadoras, clasificada, amontonada entre otra multitud con un ingenioso código de barras que identifica, casi, hasta su contenido. Viajará en trenes que miden leguas por minuto, ingenios humanos que hacen del órden, rapidez ... eficacia en estado puro, su esencia de ser. Allá, en el otro lado, los trenes simulan amasijos de hierro casi incasdencentes al calor del verano indostaní, avanzan a ritmo de metros por hora y la maleta, ajada, se llega a convertir en un reposapies improvisado, compañera de fatigas al albur de paisajes de quietud exagerada e hipnótica cadencia.
2 maneras de entender la ruta, 2 ejemplos, 2 formas de entender el viaje y los viajeros, otra clara muestra de resumir lo que muchos aprecian de Japón (yo no) y repudian o desagrada de India. Para mí el coolie y con él breves 5 minutos de conversación que enseñan más de una sociedad de lo que he aprendido de Japón en 17 días (claro, para eso de costumbres, gastronomía, religión, tradiciones ya hay guías con pequeños capítulos dedicados al respecto, tan breves como mínimo el número de viajeros interesados en ellos, quizás por eso a India van tan pocos como muchos a Japón ... quizás). Las fotos de Japón, por supuesto, han quedado preciosas ... casi tanto como vacía el alma. Como ir al cine, sentado, comiendo palomitas, recreándonos en el movimiento artificial sobre lo estático, idéntico para todos los espectadores. La vida a través de una gasa, monócroma, como una fina película que marca el límite e impide conocer un trecho más allá. Porque así es Japón, una peli, un estreno de millones de dólares y propaganda ilimitada, en la que no podrás participar, una aldea global (aunque alguien que leí hace poco definía al país como algo en antítesis a ésta ... leer para creer) en contraposición al estado indio, una maravillosa obra de teatro en la que el protagonista, si así lo deseas, pasas a ser tú. Japón, país de postal para viajeros de postal. Así lo fuimos por un tiempo, así lo deseamos ...
Como decía en otra entrada, quizás era nuestra deber visitar este destino, lo difícil, duro, inapetecido no deja de enseñar lo que uno puedo llevar dentro ... porque de eso se trata cuando, al menos yo, me echo la mochila en ristre. Quizás era nuestro deber. Quizás volver a darnos un chapuzón, navegar por tierra inhóspita, de contacto nulo, y así ver lo que lleva en las entrañas nuestra desconocida alma.
Ahora, después de la tempestad, lo bonito, porque sin embargo hay motivos para ello, sería enmoquetar bellas palabras, dar forma de poesía a Shinjuku, Kyoto, Nikko ... resaltar lo bueno, obviar lo malo y poner énfasís en la tópica amabilidad nipona hacia el extranjero (tópica ... y cierta por mi experiencia ... la misma que me dice que en una sociedad tan homogénea y uniforme como ésta no es difícil hacer ciertos los tópicos ... afortunadamente la diversidad de múltiples sociedades en el resto del mundo los convierte en papel mojado y banas e injustas generalizaciones) e invitar, lisa y llanamente, a todo el mundo a visitar el país. Como sabes, de eso ya se encargan muchos en magazines a costa del vil metal. Yo solo pretendo ser justo con mis sentimientos. Así han sido mis vivencias por ese país y así quedan retratadas ... si acumulara sellos estaría contento con otra muesca en mi revólver ... lo cierto es que pensar que esa pueda haber sido una de mis motivaciones, ahora, de regreso, es lo que más pena me da ...

No hay comentarios: