LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

miércoles, 30 de junio de 2010

Paradojas

Y todo el mundo arrima el hombro, pide permiso, se afana en recrear el encuadre perfecto ... y alguien, despistado, pasa y ... te jode la foto. Vuelta a empezar. Pero no todo es Kinkaku-ji (el templo del pabellón dorado) o Nojo-jo (el castillo de Nijo) en Kyoto, repletos de multitudes de touroperador en pago o, pese a la mochila de 60 litros, en espíritu. Uno bucea, se sumerge, navega por la historia y descubre joyas tan maravillosas, con sabor añejo y un peso específico en letras de oro en el acervo cultural y religioso nipón como tienen Horyu-ji y Byodo-in. Y su sabor lento y pausado, su armonía desgastada como los surcos agrietados de sus pilares y hastiales y su quietud burlona, arrogante hacia los antes mencionados penetra por los poros y estalla con la viveza que se derrama en su milenaria historia, una pagoda, un Kondo y un pabellón del Fénix que iluminan y encienden la pasión de los nipones que lo visitan y de los que nos recreamos con el conjuto obra-espectador. Templos más allá del concepto, museos organizados, pequeños y coquetos que esconden tesoros nacionales que en buena medida llenarán la necesaria concepción histórica y religiosa de colegiales que acompañados de su tutor escuchan atentos la explicación ajenos a fotos del "yo estuve allí".

Y luego llegó Hiroshima, evocando la tragedia, el grito perenne que cientos de miles de personas, cadáveres de blanco y negro, se afanan en mostrar para martillear la conciencia. Y gente como ríos de lágrimas que brotan y resbalan por las mejillas de colegiales y turistas por igual que desfilan por la salida, para no olvidar y sucumbir en esta prehistoria de hombre de futuro que somos, caníbal de congéneres, este proyecto de ser humano que sigue haciendo que la historía la escriban los vencedores sin pagar castigo, peaje o tan siquiera resquicio de arrepentimiento y perdón. Matan a cien mil, unos y otros, huelen sangre y sacan lo peor de sí, el que gana se lleva el laurel, el que pierde es criminal de guerra ... y todos matan por igual, pero solo unos escriben, retocan los hechos, argumentan magnicidios como si la justificación bélica bajara el telón y apagará los focos de la función.

Así, 3 sitios para darle sentido a este viaje de dureza infinita, de esfuerzo económico gigante, de sociedad en blancos como los comentados y negros en forma de paradojas sonrojantes, paradojas inexplicables que definen la porquería, vil mercantilismo como la venta de camisetas con el refrán "Obamamanía" en la misma tienda del Museo de la Paz, vanagloriando la efigie del presidente de un país que convoca, genera guerras y con pena de muerte en vigor para presos desahuciados ... y ya nadie se rasca la cabeza sobre detalles infames como éste de las camisetas mientras empapa pañuelos de papel que al caer abarrotan papeleras evocando a Lungta y revelan, esparcen en su movimiento de caida mantras, oraciones desesperadas por los desdichados. Un viaje así, como ellos, como dan la sensación de ser muchos habitantes nipones aun con la certeza de equivocarme, en blancos maravillosos y negros inconcebibles.


















3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que tal la vieja? ha comprado ya algo? o esta flipada con lo caro que es ese pais. De todas formas para la proxima vez que viajeis ya estaremos nosotros por encima de japon gracias a los brotes verdes que se avecinan jajajajaja bueno aprovechar el tiempo que os queda
saludos

Botitas dijo...

Pues hoy sonó la campana y se ha rascado un poco el lateral del pantalón para sacar a paseo unos papeles llenos de ceros. Hasta ahora, sin choping, se quería volver a casa ... ya no. A la mercader que se disfrazó de viajera se le ha ido corriendo el rímel, humedecido y ajado por la ruta, para dejar al descubierto una persona aburrida de templo y parque desde el segundo uno, pero, como digo, hoy eso ya es historia ...

Anónimo dijo...

joder camarada botas, me abruman y adormecen tus palabras, llenas de sabiduria muchas veces, otras veces reivindacativas, y la mayoria de paja mental, palabras que comparto la mayoria de las veces, porque la minoria de las veces no te hago ni puto caso.. en fin camarada botas, disfruta de lo que te queda y enfria las cevezas y trae kilos de comida japonesa que ya sabes que yo como de todo..
saludos de mi pequeño futbolero que alucina con su primer mundial ( con la chorrada me los veo todos) y recuerda las semis en tu casa...
pd:tenia una piel, tio...