LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

viernes, 4 de junio de 2010

Tabernáculo de odio

Uno no sabe como tantear lo innato y desconocido, eso que pasa a ser perdido porque quizás nunca fue presa de lo querido, nunca fue anhelado, o quizás terreno abonado al conocimiento circunstancial. Es inevitable. Quizás por eso deberé ser más conciso de lo normal, prefiero ser dueño de ese silencio no escrito, en forma de punto final, petrificado, al que deriva la lectura de lo siguiente. Topé, pues, con este precioso escrito de un poeta cubano, Rogelio Nogueras, que venía a decir así:


Recorro el camino que recorrieron 4000000
de espectros.
Bajo mis botas, en la mustia, helada tarde de
otoño
cruje dolorosamente la grava.
Es Auschwitz, la fábrica de horror
que la locura humana erigió
a la gloria de la muerte.
Es Auschwitz, estigma en el rostro sufrido de
nuestra época.
Y ante los edificios desiertos,
ante las cercas electrificadas,
ante los galpones que guardan toneladas de
cabellera humana
ante la herrumbrosa puerta del horno donde
fueron incinerados
padres de otros hijos,
amigos de amigos desconocidos,
esposas, hermanos,
niños que, en el último instante,
envejecieron millones de años,
pienso en ustedes, judíos de Jerusalem y Jericó,
pienso en ustedes, hombres de la tierra de Sión,
que estupefactos, desnudos, ateridos
cantaron la hatikvah en las cámaras de gas;
pienso en ustedes y en vuestro largo y doloroso
camino
desde las colinas de Judea
hasta los campos de concentración del III Reich.
Pienso en ustedes
y no acierto a comprender
cómo
olvidaron tan pronto
el vaho del infierno

Auschwitz-Cracovia, 21-10-79

Es algo que no merece ser perdido, y no por bello ... probablemente por equivocado, por generalista, porque así debería ser como la pasión irracional que se va, deseo que nace de la entraña, vengativo, ciego e irracional ... algo que no se debería olvidar, algo para recordar que detrás del más bello poema se halla la generalización, dilema del siglo XX, paradoja, mal hoy necesario, o eso espero, de lo que será el hombre del siglo XXI, cromañón de futuras generaciones, ese resorte mental que parte para no volver. Y colmar el fracaso colectivo de apuntar al Emperador para decirle que va desnudo (¡jodido niño!, con lo fácil que era alabar lo elegante del traje, remar a favor de corriente ... tan fácil como denostar al pueblo judio), que su traje es tan bello que es invisible y no es traje, con la inocencia, ¡¡¡gracias a Dios!!!, propia de la infancia pese a la necedad tan necesaria de la sociedad ... y también Andersen nos abrirá los ojos, apuntando la virtud del caballo perdedor en forma de niño que se encuentra y gana su carrera hacia el sentido común, adalid, espejo del otro propio que desató la soga sobre mi cuello terrorista por imperativo de partida de nacimiento en tierra vasca ... o palestina ... ¿a ojos de quién?, ¿del pueblo judio?, ¿de algún judio?, ...


En lo más profundo te recuerdo y llevo, madre, para que cuando vengan mal dadas, cuando llegue el dolor, directo a la yugular, deseoso de sangre, es entonces, en ese momento, cuando estos versos deberían resonar en la memoria colectiva para rememorarte, para que su belleza simétrica nos acerque a la raíz, esa que indica y subraya al animal de generaciones que todos llevamos dentro ... para lo bueno, la fe, solidaridad, tesón y amor ... o lo malo, la aversión, la ira, rabia ciega, puñalada trasera que invade el hígado con hoja teñida de ahora o nunca ... lo fácil es criticar al pueblo hebreo, alemán, norteamericano ... o a quien toque, revocar la bendición reconvertida que pasados horrores forjaron ... supongo que lo difícil es pensar que en parte, solo en parte, puede y debe ser así. Buscaré también tu mano, padre, para que el día que lo olvide esto sea solo una reminiscencia de tiempos pretéritos y, por si no cuadra la dicha, el día que pase a ser enviado celeste del dolor, víctima de mis miedos e incapacidades, sumado a la corriente, enarbolando la bandera común ... ójala ... ójala quede algo de mí lúcido, puro e incorrupto para volver a entender el mensaje de esta entrada, para hallar al viejo buey que representas y me ayuda día a día a arar mi pedregoso campo de humildad y respeto a todas las personas en su singularidad, para rememorar qué hizo de nosotros el viaje, la interacción con tantas gentes heterogéneas que no puedo, dolorosa insuficiencia, sumar en total a mi memoria desbordada por ese Yin-Yang que la narcolepsia embrujada de la sociedad pretende uniformizar. Ójala la necedad de definir sociedades, virtudes y defectos individuales subyugados a fuerza de intolerancia a la pertenencia a la sociedad, el resumir grupos culturales en términos grandilocuentes y absolutos, conceptos necios cabalgando y gobernando la (sin)razón social ... todo eso ... ójala todo eso sea cosa del pasado ... y, de corazón, madre, padre, me redimais los ancestros, pronto sabios en futura luz común, dueños de mi generación y las que nos postergarán a todos porque en esa redención alumbrará la conciencia de personas, buenas, malas, buenas en ocasiones, malas en ocasiones, por encima de generalizaciones tan absurdas como necesarias para ese "para bellum" del que viven tantos a costa de nuestros bajos instintos.

No hay comentarios: