LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

miércoles, 30 de junio de 2010

Paradojas

Y todo el mundo arrima el hombro, pide permiso, se afana en recrear el encuadre perfecto ... y alguien, despistado, pasa y ... te jode la foto. Vuelta a empezar. Pero no todo es Kinkaku-ji (el templo del pabellón dorado) o Nojo-jo (el castillo de Nijo) en Kyoto, repletos de multitudes de touroperador en pago o, pese a la mochila de 60 litros, en espíritu. Uno bucea, se sumerge, navega por la historia y descubre joyas tan maravillosas, con sabor añejo y un peso específico en letras de oro en el acervo cultural y religioso nipón como tienen Horyu-ji y Byodo-in. Y su sabor lento y pausado, su armonía desgastada como los surcos agrietados de sus pilares y hastiales y su quietud burlona, arrogante hacia los antes mencionados penetra por los poros y estalla con la viveza que se derrama en su milenaria historia, una pagoda, un Kondo y un pabellón del Fénix que iluminan y encienden la pasión de los nipones que lo visitan y de los que nos recreamos con el conjuto obra-espectador. Templos más allá del concepto, museos organizados, pequeños y coquetos que esconden tesoros nacionales que en buena medida llenarán la necesaria concepción histórica y religiosa de colegiales que acompañados de su tutor escuchan atentos la explicación ajenos a fotos del "yo estuve allí".

Y luego llegó Hiroshima, evocando la tragedia, el grito perenne que cientos de miles de personas, cadáveres de blanco y negro, se afanan en mostrar para martillear la conciencia. Y gente como ríos de lágrimas que brotan y resbalan por las mejillas de colegiales y turistas por igual que desfilan por la salida, para no olvidar y sucumbir en esta prehistoria de hombre de futuro que somos, caníbal de congéneres, este proyecto de ser humano que sigue haciendo que la historía la escriban los vencedores sin pagar castigo, peaje o tan siquiera resquicio de arrepentimiento y perdón. Matan a cien mil, unos y otros, huelen sangre y sacan lo peor de sí, el que gana se lleva el laurel, el que pierde es criminal de guerra ... y todos matan por igual, pero solo unos escriben, retocan los hechos, argumentan magnicidios como si la justificación bélica bajara el telón y apagará los focos de la función.

Así, 3 sitios para darle sentido a este viaje de dureza infinita, de esfuerzo económico gigante, de sociedad en blancos como los comentados y negros en forma de paradojas sonrojantes, paradojas inexplicables que definen la porquería, vil mercantilismo como la venta de camisetas con el refrán "Obamamanía" en la misma tienda del Museo de la Paz, vanagloriando la efigie del presidente de un país que convoca, genera guerras y con pena de muerte en vigor para presos desahuciados ... y ya nadie se rasca la cabeza sobre detalles infames como éste de las camisetas mientras empapa pañuelos de papel que al caer abarrotan papeleras evocando a Lungta y revelan, esparcen en su movimiento de caida mantras, oraciones desesperadas por los desdichados. Un viaje así, como ellos, como dan la sensación de ser muchos habitantes nipones aun con la certeza de equivocarme, en blancos maravillosos y negros inconcebibles.


















lunes, 28 de junio de 2010

Una de foticos

Venga unas fotillos que tengo esto parado desde que descubrí Skype y puedo dar la tabarra a la familia con gritos en vez de exclamaciones de estas ¡¡¡!!!. El asunto va bien, no llueve, pasan los días, los precios por lo general siguen siendo como una sacudida de desfibrilador ... y ahora por Kyoto pues hoy mucho calor, hemos pasado por Nara (está bonito) y Horyu-ji, cuna del budismo japonés y una maravilla que por suerte pasan por alto los que buscan la foto de colores vivos y no de historia viva. Mañana intentaré acercarme a Byodo-in, en Uji, otro de esos sitios fuera del folleto de touroperador que tanto me gustan y tanto representan para la sociedad nipona (para los que han pasado por aquí, es el templo de la moneda de 10 yenes). Después haremos un poco de turismo (Kinkaku-ji, igual Fushimi Inari aunque su fama no me convence, ...). Las fotos son de Takayama, Shirakawa-go, Kanazawa e Iseshi, tengo por ahí alguna de Nara y Horyu-ji pero tendría que volcarlas de la videocámara y no estoy por la labor ... para la próxima ...












miércoles, 23 de junio de 2010

Un mundo feliz



Porque a esa referencia me llevan muchos detalles que pasan, desfilan rítmicamente por mis circunspectas pupilas. La obra de Huxley no llevaba sello nipón, no lo creo, pero la necesaria sincronía en movimientos de, por ejemplo, los conductores de tren rememoran como un disparo en mi cerebro aquella maravillosa novela. Seres como máquinas mecánicas que convierten su repetida e inmaculada coreografía en un modus vivendi, status quo que sublima una creo yo que neurosis colectiva para mis ojos, devoción descarnada al concepto de "labor". Robots de carne y hueso. Unas marionetas con pensamientos como los haces de tendones del titiritero que las mueve. Y así, amarrado en el valle del Kiso, habiendo encontrado aquí y paladeando con calma la imagen que llevaba dentro de ese Japón feudal, enfundado en madera de ciprés, místico y mítico a partes iguales que se encierra en Tsumago y Magome, ruta indómita del Nakasendo, paisajes alpinos alfombrados del verde pálido de la hoja de bambú al verde jade de las espigadas y afiladas como esquirlas pinochas del pino ... y templos como Zenko-ji de Nagano, sin mirar más hacia atrás, todos de una absolutamente abrumadora belleza ... paisajes ... templos ... elementos que reconfortan un espíritu incomodado entre, ahora fuera de la capital afortunadamente menos, multitudes de seres de gris ambiguo. Miles y miles de seres como objetos inertes de tez blanquecina y faz tan impenetrable como invariable, seria, muda ... rostros que pretenden disimular una latente angustia que a duras penas parece que esconden y se dibuja obscenamente, concupiscente a unos ojos occidentales.


No en vano bajamar de multitudes en Matsumoto (o a ratos Matutano y a otros Muchamoto para la vieja ... sic) que le regala a uno momentos de tranquilidad y momentos de sonrisas como cuando hablé a la gorda de que aquí, en esta ciudad, comenzaban los alpes japoneses y al segundo dedució que Heidi, en consecuencia, debía vivir por aquí ... En fín, que si, que esto está bonito, pero que muy bonito ... y por si fuera poco los medios litros de cerveza a 2 euros de los Seven Eleven ayudan a que lo parezca todavía más mientras empezamos a arrastrarnos, a acumular horas de sueño deseado porque matamos a Morfeo, lo arrojamos al paso de un Shinkansen en el que montamos y ya no descabalgamos víctimas de un deseo inagotable de acumular sitios y experiencias ... al cabo, descontamos las horas que quedan para llegar mañana a Takayama ...


Por cierto, haríais bien en leer el libro de Huxley, aunque no vengais a Japón, seguro que esas sociedades uniformes están por llegar a nivel global ... ¿o estoy confundido y era 1984 de Orwell? ... en todo caso, olvidad Japones, robots, morfeos y procurad haceros con una copia de ambos libros. Eso sí que merece la pena y, probablemente, os pille más a mano.




lunes, 21 de junio de 2010

Matsumoto

Estamos ya por Matsumoto, esto es más relajado que Tokyo. Hemos pasado un par de días entre Nikko y Kamakura, yo me quedo con la segunda, esto es muy sencillo para moverse, está indicado hasta el punto de sentirse uno tonto, o al menos por momentos parece que lo toman a uno por tal. La ruta turística imagino que es así, salirse será otro cantar, para la próxima ... Esta bonito lo que hemos visto, tampoco es difícil que me lo parezca porque no esperaba mucho francamente. Todos los sitios de interés llenos de turistas japoneses, cosa que yo agradezco (el interés que muestran por su cultura quiero decir), tanto o más que China por lo visto, y ciertas zonas con tufillo de parque de atracciones ... alucino que muchos (comentario dedicado a los de la Lonely) machaquen a los chinos por lo que masifican las zonas turísticas, encima criticando a machete la RENOVACIÓN de muchas y luego pasen de puntillas por la masificación de japoneses en sitios turísticos (cosa loable, repito) y apenas mencionen la RECONSTRUCCIÓN de sitios emblematicos (Meiji Shrine en Tokyo, sin ir más lejos) ... claro, es que lo aniquilaron los yanquis y eso queda feo ponerlo en letra alta ... Por lo demás esto es carísimo, pero caro de cojones, ni comparable a España ni gaitas (la caida del euro no ayuda), algunas cosas son absurdamente caras como el transporte y ciertas comidas, otras como el alojamiento hasta cierto punto lo puedo entender. Y, en fín, poco más, que esto es cuadriculado, nada ocurre por sorpresa, mataron la improvisación los hombres de gris en que se convierte la ciudadanía de Tokyo cuando no duerme, o eso me ha parecido, y aburrido pues también un montón, no hay perritos por la calle (sino atados y mostrados con ufana vanidad), no hay ratas en las vías del tren (más bien podríamos comer sopas, encima siempre llega a tiempo), tampoco crios jugando felices entre el polvo del camino ... no hay nada que haga sonreir ... uno se cansa rápido de trajes horteras, medio vagón dormido en el metro y medio vagón escribiendo en el móvil ... una sociedad en Tokyo como me temía bastante cerrada, ensimismada en sus historias ... de Matsumoto hacía delante veremos si empieza el verdadero Japón como comentan algunos, de momento Matsumoto es tranquilo, que ya es un lujo despues de sentirme como Paco Martínez Soria en la estación (¿? ... o lo que fuera semejante jauría humana) de Shinjuku, por cierto, meca del consumismo exagerado que parece el deporte nacional de muchos habitantes capitalinos en fines de semana ... otro rato escribo más, voy a ver si duermo un poco que llevamos tute. Que alguien me cuente en el correo algo de la familia, la vieja tine morriña al caer el sol ya que no puede enumerar su carro de la compra, jejeje, de momento solo ha comprado una muñeca "Hello Kitti" ... y era un encargo, jajaja.

viernes, 18 de junio de 2010

Aterrizando en Tokyo

Hemos llegado a Tokyo sanos y salvos, esto es feo de cojones (eso dice mi jet-lag, también dice que la vida era maravillosa, y más barata, hacia el sur, jejeje), el templo Senso-Ji tiene un pase, alguna anécdota divertida para el recuerdo también, tengo un sueño del copón y nos vamos corriendo a Shinjuku. Que algún alma caritativa le diga al viejo que ya hemos llegado a China (no es broma, él ya sabe). Jesús te he mandado un sms, ¿te ha llegado?. Escribid un comentario, el primero que lo lea y avise al viejo, please. Una fotito os dejo echa trasteando con el móvil.

miércoles, 9 de junio de 2010

Júbilo compartido

No dudo que fue, una vez más, un encuentro casual, algo fuera de toda premeditación que, en resumen, tejió unas conversaciones inborrables. Llegamos a Beijing mustios, veníamos de Datong en un día luminoso y clareado como vimos pocos en el reino medio, un día que arrancaba destellos en cristales y lozas como alucinaciones, agua que nos retorna a nuestro ser, desraizadas en el oasis contaminado de Datong, ojerosos, medio derrotados por la ruta, envueltos por un aura impregnada por el polvo grisáceo de la terrosa, ceniza Shanxi. Al límite de llegar un vistazo lateral descubrió una imagen ansiada, la famosa muralla se perdía en el horizonte y el paso al hostal daba una querencia, flaqueza de deseo taraceado y alimentado con ese otro nuevo descubrimiento que el repentino cambio climatólogico, acompañado del inevitable deseo de taxistas de arrancar unos yuanes fáciles a estos turistas desorientados no iba a destruir.

Y tampoco tenía una idea clara del hogar, magnífico hostal, presente en caducidad para 4 noches, el nombre tampoco importa, para eso hay 3 millones de webs que desgranan lo bueno y degüellan lo malo de hostales/hoteles para todo tipo de presupuesto en el asedio a la ciudad imperial, este blog últimamente tampoco va de eso ... arrojamos la maleta, la mochila, el polvo bajo un agua templada de ducha y llegó la Tsingtao con unos deliciosos, difíciles de olvidar, noodles al estilo Singapur.

Y, al cabo, como tampoco es difícil topar con otro compatriota en esa China turística, se puede decir que casi nos hicimos viejos al ritmo quedo del paso de las cervezas, era un catalán que llevaba 4 años aprendiendo chino en Suzhou, ahora estaba en Beijing por mor de una entrevista laboral para una empresa burgalesa que quería afincarse allí y necesitaba un intérprete. Lo normal quizás acaba aquí, Eugenio, el catalán de quien hablo, tiene medio cuerpo paralizado por causa de una distrofía muscular hereditaria, y, podeis crerme, quizás supuso un valioso paradigma al discernir el tesón y la fe personalizados a bocajarro, es dif... es imposible de creer que alguien en sus circunstancias ya de por sí pueda vivir de manera independiente en su entorno familiar ... pero echarse al viento y al atroz frio gélido paridos en tierra extraña, a casi 9000 kilómetros del hogar, una tierra de competencia tan feroz como irracional, una cultura de visillos infranqueables a priori ... eternos para muchos, sin mayor estandarte que la ilusión y libertad, con ahinco, sin más tesoro que su tan impar y desequilibrado como recio porte, con empeño desmesurado, sin garantes de triunfo, trifásicos, carta de presentación, con ese poderoso arrojo que detonando invoca incluso a la conciencia más necia, la de rompe y rasga por sistema ... sin más apoyo que un brazo y una pierna, sobre el terrible papel: medio ser ... es admirable, eso sí que es algo que flagela con un potente latigazo al corazón más enrocado. De ahí que hoy, como muchos otros días, haya revivido su fantasma para no olvidar lo afortunados que muchos nos debemos sentir pudiendo tratar de tú a tú a este jodido destino que tarde o temprano acabará con nosotros, un ejemplo en valores ajenos al tradicional concepto de viajar para todos los que desfilamos por su decidida, obstinada y pertinaz mirada. Alguien que ya se ha encontrado en este mar de desechos que cobija naúfragos en valores materiales y ahora nada, con un brazo, una pierna y un océano de tenacidad, su único valor intrínseco no sujeto a volatilidades, en busca de su orilla de autoafirmación haciéndonos saber a muchos de los que hemos compartido momentos de su existencia que solo con empezar a nadar hacia ella, que nadie lo dude, ya la ha conquistado.

viernes, 4 de junio de 2010

Tabernáculo de odio

Uno no sabe como tantear lo innato y desconocido, eso que pasa a ser perdido porque quizás nunca fue presa de lo querido, nunca fue anhelado, o quizás terreno abonado al conocimiento circunstancial. Es inevitable. Quizás por eso deberé ser más conciso de lo normal, prefiero ser dueño de ese silencio no escrito, en forma de punto final, petrificado, al que deriva la lectura de lo siguiente. Topé, pues, con este precioso escrito de un poeta cubano, Rogelio Nogueras, que venía a decir así:


Recorro el camino que recorrieron 4000000
de espectros.
Bajo mis botas, en la mustia, helada tarde de
otoño
cruje dolorosamente la grava.
Es Auschwitz, la fábrica de horror
que la locura humana erigió
a la gloria de la muerte.
Es Auschwitz, estigma en el rostro sufrido de
nuestra época.
Y ante los edificios desiertos,
ante las cercas electrificadas,
ante los galpones que guardan toneladas de
cabellera humana
ante la herrumbrosa puerta del horno donde
fueron incinerados
padres de otros hijos,
amigos de amigos desconocidos,
esposas, hermanos,
niños que, en el último instante,
envejecieron millones de años,
pienso en ustedes, judíos de Jerusalem y Jericó,
pienso en ustedes, hombres de la tierra de Sión,
que estupefactos, desnudos, ateridos
cantaron la hatikvah en las cámaras de gas;
pienso en ustedes y en vuestro largo y doloroso
camino
desde las colinas de Judea
hasta los campos de concentración del III Reich.
Pienso en ustedes
y no acierto a comprender
cómo
olvidaron tan pronto
el vaho del infierno

Auschwitz-Cracovia, 21-10-79

Es algo que no merece ser perdido, y no por bello ... probablemente por equivocado, por generalista, porque así debería ser como la pasión irracional que se va, deseo que nace de la entraña, vengativo, ciego e irracional ... algo que no se debería olvidar, algo para recordar que detrás del más bello poema se halla la generalización, dilema del siglo XX, paradoja, mal hoy necesario, o eso espero, de lo que será el hombre del siglo XXI, cromañón de futuras generaciones, ese resorte mental que parte para no volver. Y colmar el fracaso colectivo de apuntar al Emperador para decirle que va desnudo (¡jodido niño!, con lo fácil que era alabar lo elegante del traje, remar a favor de corriente ... tan fácil como denostar al pueblo judio), que su traje es tan bello que es invisible y no es traje, con la inocencia, ¡¡¡gracias a Dios!!!, propia de la infancia pese a la necedad tan necesaria de la sociedad ... y también Andersen nos abrirá los ojos, apuntando la virtud del caballo perdedor en forma de niño que se encuentra y gana su carrera hacia el sentido común, adalid, espejo del otro propio que desató la soga sobre mi cuello terrorista por imperativo de partida de nacimiento en tierra vasca ... o palestina ... ¿a ojos de quién?, ¿del pueblo judio?, ¿de algún judio?, ...


En lo más profundo te recuerdo y llevo, madre, para que cuando vengan mal dadas, cuando llegue el dolor, directo a la yugular, deseoso de sangre, es entonces, en ese momento, cuando estos versos deberían resonar en la memoria colectiva para rememorarte, para que su belleza simétrica nos acerque a la raíz, esa que indica y subraya al animal de generaciones que todos llevamos dentro ... para lo bueno, la fe, solidaridad, tesón y amor ... o lo malo, la aversión, la ira, rabia ciega, puñalada trasera que invade el hígado con hoja teñida de ahora o nunca ... lo fácil es criticar al pueblo hebreo, alemán, norteamericano ... o a quien toque, revocar la bendición reconvertida que pasados horrores forjaron ... supongo que lo difícil es pensar que en parte, solo en parte, puede y debe ser así. Buscaré también tu mano, padre, para que el día que lo olvide esto sea solo una reminiscencia de tiempos pretéritos y, por si no cuadra la dicha, el día que pase a ser enviado celeste del dolor, víctima de mis miedos e incapacidades, sumado a la corriente, enarbolando la bandera común ... ójala ... ójala quede algo de mí lúcido, puro e incorrupto para volver a entender el mensaje de esta entrada, para hallar al viejo buey que representas y me ayuda día a día a arar mi pedregoso campo de humildad y respeto a todas las personas en su singularidad, para rememorar qué hizo de nosotros el viaje, la interacción con tantas gentes heterogéneas que no puedo, dolorosa insuficiencia, sumar en total a mi memoria desbordada por ese Yin-Yang que la narcolepsia embrujada de la sociedad pretende uniformizar. Ójala la necedad de definir sociedades, virtudes y defectos individuales subyugados a fuerza de intolerancia a la pertenencia a la sociedad, el resumir grupos culturales en términos grandilocuentes y absolutos, conceptos necios cabalgando y gobernando la (sin)razón social ... todo eso ... ójala todo eso sea cosa del pasado ... y, de corazón, madre, padre, me redimais los ancestros, pronto sabios en futura luz común, dueños de mi generación y las que nos postergarán a todos porque en esa redención alumbrará la conciencia de personas, buenas, malas, buenas en ocasiones, malas en ocasiones, por encima de generalizaciones tan absurdas como necesarias para ese "para bellum" del que viven tantos a costa de nuestros bajos instintos.

martes, 1 de junio de 2010

Algo de Japón

Todo esto ... hummm ... yo venía a contar que vamos a pasar por varios Toyoko Inn, que comeré fideos Soba de trigo sarraceno pero, al fin, bien cocinados (no como los preparo yo), que debo una de Sake en el curro, que Diciembre es una bonita incognita teñida entre sombras de tango y un sonido, el golpear potente, atroz y rítmico que revienta sentidos en Batubulan ... y algo más ... pero se me torció la tarea, se perdió el hilo difuminado en el trance, la idea, el volar sobre las teclas ... y salió, pensando en Japón, algo así ... me encontré de este modo ...


Seguramente no podré deambular frotado con alcohol, eso que tanto me gusta. Pero eso no resta ganas. Tampoco bucearé dentro de mi, al fondo, para darle una explicación más que menos racional a una sociedad de tonos ambiguos, extraños en la parte de sociedades asiáticas que menos que más conozco. No buscaré la razón en sí, lo prohíbido, oscuro, puro ... la matriz ... esta vez no. Ni eso va a restar fe. Y las grandes ciudades ahogarán esta vez deseos de hallar melodías, historias parejas que cuadren mi mente esta vez diluidas en seres anónimos, oscuros, recios en porte, invisibles para estos 2 que pasarán a ser parte de la gris marea que, con el tesón de un cantero, acabe haciendo polvo la bruñida roca que simbolizan las pasiones interiores de cada individuo. Y no encontraré remedio para la mente ... o para las entrañas. Sin duda, eso tampoco va a desgastar el tesón, la tenacidad que parió anteriores fugas ... las luces previas que siempre alumbrarán nuestro camino, nuestra suerte resumida entonces en un pasaje reciente:
Un día, de comida familiar, una cuñada me habló sobre Japón, partiendo de la (para mi razonable, y compartida) base de que a ella ése es un país que no le atrae ... "a mi tampoco" repliqué, buscando un poco de empatía, un lazo de unión ... "y ¿por qué vas?, no puedo entenderlo" ... abría los ojos enarcando las cejas, la lluvía golpeaba los vierteaguas de las ventanas en un día burgalés engullido en un sopor aliviado por el tequila añejo, una pipa de agua y un futbolín de jugadores lesionados que arrancaba batallas de rato en rato ... "esa" le dije "quizás es una pregunta típica de turistas. Desgastar el alma en lugares ni soñados ni anhelados pero que suman experiencias, culturas y conocimientos sin un fín basado en la foto es, a día de hoy, una bonita manera de viajar ... mientras nos quede todavía, para seguir creyendo en lo nuestro, quizás nuestro deber, quizás ..." silencio ... y sonreimos mientras paladeaba el último quizás, una vez diluida la afasia transitoria, con la tranquilidad apaciguada no por el detalle, el sentido, el destino o la conversación ... aún quedaba tequila para más rondas y el olor a manzana desenmascaraba un lánguido "aún queda tema".



PD. No quiero dejar pasar la ocasión para agradecer a Zigor Aldama, de quien hablaba en la anterior entrada, la referencia que ha hecho en su blog de dicho artículo. Una muestra más de la humildad y buen rollo de este viajero que ejerce de periodista. Pronto llegarán las cervezas. Eskerrik Asko.



http://zigoraldama.spaces.live.com/blog/cns!7166569912B625C0!5251.entry