LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

jueves, 29 de abril de 2010

¿Y Laos?

¿Y qué ha sido de Laos? ... ¿qué fue de Casiopea? .... pues tanta y tanta mierda lo han sepultado ... o eso parece. Todavía resuenan en mi cabeza las aventuras y ninguna desventura que una joven pareja suiza narraba en Udaipur, un pedazo de la ancestral tierra gitana por antonomasia (Rajasthan) en plena nochebuena, tiempo ha, al calor y posterior dolor de una botella de vodka, sobre su paso pausado (6 meses no es una vida ... ¿o si?) por el país Lao. La plena inocencia de su gente se mezclaba con la sed de la ruta aislada por estos viajeros para dar un acicate infinito al alma, una recompensa que nacía y moría a lomos de una bicicleta descacharrada, tanto o más que las dependencias de ese hogar donde había que hacer noche, lejos del mundanal ruido, y con un agujero en la Madre Tierra como retrete, incluso lejos de la mísmisima Beer Lao en su misma patria (esa cuya imprescindible presencia marca la ruta hoy en día a tantos y tontos en lugares como Vang Vieng en conjunción indisoluble con el "tubbing") ... el mensaje del viajero de Carabanchel con quien topé en Antalya y que también vivió 6 meses por allá cuando su espíritu era joven no difería en mucho del de los helvéticos ... lo dicho, Casiopea un pequeño trecho más allá ... esto no debía ser tan fugaz pero ... sin embargo, feroz y voraz, cambiando el tercio como quien parte la pana al mismo tiempo que apuntalando lo que suspiraba fueran solo rumores, el marinero bretón que invierte varios meses con cadencia anual por aquellas tierras a lomos de su Minsk y ahora, por entonces, ahogaba su tragedia más intima, su paraiso prostituido, a lomos de cervezas Myanmar encadenadas al cobijo soporífero del Lago Inle ... se le moría Laos. Y tantos otros, parejos en definición y experiencia a este último que no entran (ni quiero, el mensaje va a quedar claro) en el blog, y cuya voz ahogada agita mi conciencia como un espectro perenne, remacha mis febriles temores y hace endeble mi ánimo de regresar por allí ... O, para acabar de resumir, la borrachera de ocasión y triunfo en forma de alza de precios al cubo local que la gente regresada de Luang Prabang escupía al poco de volver a Bangkok y, chasqueando los dedos, cuadraba al ver la deriva política tailandesa de fines de 2008 que había ahogado de turistas la antigua capital laosiana (si, no todos cancelaron el billete a Bangkok en aquella época, muchos enfilaron la estable ruta laosiana). Dadme un punto y moveré el mundo ... o mejor ... dadme un lugar, rodeadlo de un halo atractivo para jovenes pijos, pasadlo pornográficamente de boca en boca, nombradlo patría del relax absoluto, del universal eco-turismo quizá, por ejemplo, en Luang Namtha (no me jodas, así, sin prudencia ni humildad ... esto sí que es terrible) ... y entre todos lo mataron y él solo reventó ... asesinaron a Calíope ... destrozaron la poesía que surgía de sus labios en forma de anónimos viajeros con el corazón anudado para siempre a la brújula Lao. Y si no es así, pronto lo será. Para mi los sentimientos y las lágrimas de desesperanza de todos ellos ... para muchos otros las Beer Lao, su neumático y las instantáneas del Tak Bat robadas muchas de ellas a golpe de estupidez (ahondando y dando forma a este adjetivo, Si Phan Don nunca van a ser 1000 islas), falta de comprensión y sobrada incultura a y hacia los jóvenes monjes laosianos ... ¡ si el dólar pudiera comprar un poco de respeto para quien lo posee ! ... Arquímedes podría seguir moviendo el mundo pero Laos, ese Laos que muchos ya ni llegamos a conocer, seguiría vigente como un faro que da la luz a impenitentes viajeros ... un brindis que no será huérfano y en forma de referencia en este blog por esas almas gemelas, aquellos que nutrieron la raíz, nuestra raíz onírica, de un Laos que ya nunca sabremos.

No hay comentarios: