LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Solo un nombre



Para no olvidar

Y un poco de Laos ...

¿Qué está pasando en Laos?

Los videos del último viaje, cinco, estarán para mediados o finales de Enero, sigo buscando una alternativa para poder descargarlos vía descarga directa ...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Hasta pronto

Me escribió Somnus (la chica que conocí en China) desde Lijiang, finalmente llegó a Lijiang … y se acordó de mí. Le respondí emocionado, aquí en Tailandia, impregnado de estrógenos, había olvidado acaso el maravilloso tiempo que disfruté con ella … lo mejor del viaje … ni el vaivén emocional tailandés ha podido superarlo … daría media vida por poder volver ahora mismo a compartir días de ruta con ella por tierras altas de Yunnan. Visité a Ta José como culminación a tan magnética ruta … tremenda borrachera … me quedé dormido en el taxi de regreso al hostal de la manga que agarré y perdí el móvil en el coche … suerte que el conductor era conocido de la familia y esta mañana he podido recuperarlo … me lo entregó Ta con una mueca de sonrisa que no podía disimular el terrible clavo que seguro nublaba sus ideas. Hasta pronto, camarada, no me vetes si regreso en Songkran ¿eh? … pensaré en Tucata … jejejeje.

Trato de revivir la ruta … ¡¡¡ joder, si parece que fue ayer cuando aterricé bajo la persistente lluvia de Shanghai !!! … imposible sintetizar tanto vivido … me quedo con China a grandes rasgos, la ruta desde Hunan hasta Xishuangbanna ha sido increíble. Para repetir, sin duda. Tailandia ha sido otro rollo, jugaba en casa, se me puso cuerpo gitanito y salí a quemar noches y noches de charla y algo más para durante el día abrasarme al calor de impresionantes ruinas y templos … a descubrir qué se esconde en este maravilloso país bajo la fachada de ruta para guiris … luego apareció Pa, bajé las revoluciones del motor y me deje arrastrar por esa corriente que ha dado con mis huesos camino de Suvarnabhumi para regresar a España … por un lado no tengo ganas de volver, pero por otro sopeso la certeza de no querer quemar la imagen de este país … tengo motivos más que de sobra para echarlo de menos … y volver … volver … ahora recuperar la monotonía, agradable, de curro, amigos, familia … un poquito … vivir a caballo entre Donosti y sudeste asiático, el destino me enseñó sus credenciales … y le invité a compartir un cacho de mi vida …

lunes, 13 de diciembre de 2010

De bajón

Porque ya no se puede volver … se cerró una pequeña época … marchito … agotado … fin de la historia. Compré una nueva maleta, la “made in China” hizo honor a la fama, volverá a quedar atrás con historias, emociones y sentimientos, personas, lugares muchos de los cuales, quizás, nunca volverán. Volverá a quedar otra maleta abandonada, sin ataduras, con nostalgia … mucha …
Cambié los bártulos, presto poca atención a los detalles, me abandono en un mar de dudas mecido por emociones que han desbordado mi alma, camino cansado. Ójala me abandone el deseo carnal una vez completado mi ciclo, que me lleve la ruta, corazón intocable, que no vea mujeres, más mujeres … ójala …
Me regaló muchos deseos anhelados la ruta, contó sus riquezas, abrió sus pétalos a mi paso y me encontré un poderoso imán hacia esa Ítaca que quizás un día acabaré encontrando, el misterio se desentraña en la ruta, nunca en el destino … si eso ya lo dijo el Buda … entre congéneres de su pensamiento encuentro otra verdad …
Digo adiós a Pa que parte en un bus destino Udon para luego regresar a Nong Khai, añoro Isan, me hubiera ido con ella, pero el corazón viajero no entiende de falsos amores, lotos perfectos al abrigo del dinero … supe encontrar mi tiempo con ella, la dejé partir, hubiera sido fácil llevarla conmigo a Bangkok … un error … quemé una época, feliz, refugiado en una ruta que, repito una vez más, se ha tornado un quebranto constante de emociones y felicidad, desde Shanghai hasta Bangkok … sin lugar al desfallecimiento, borrachera de emociones que reventaron mi esencia con pausada cadencia … lo que buscaba … ni más ni menos. En retaguardia el sabor amargo, tristeza pertinaz, que envuelve la figura querida de una mujer de la que hablaba hace algunas entradas, perdió a uno de sus seres más queridos en el trance para infinita tristeza suya y de los que tratamos de regalarle un halo de esperanza en estos momentos amargos, trago de hiel para un corazón que me regaló muchos de los mejores momentos de mi vida. Un abrazo gigante, desde esta estación perdida a las afueras de Chiang Mai hasta la luna creciente. Alumbra una vela gigante en el templo Doi Suthep, lo hará por mucho tiempo, por el alma de Patxi y su pronta reencarnación en un ser superior, fortalecido, amado y armado desde la distancia de ese modo con que tu regalas tu pasión. Le pedí a Pa, budista hasta el tuétano, que regara esa presencia, inmanente, de su figura en nuestras almas, parió su mantra para teñir nuestro llanto dolorido. Los que quedemos seremos uno para darte todo lo que el cruel destino te arrebató desde tu más profunda raíz, compañera.
Desconsuelo inmenso … a medias … ruge con fuerza ese otro yo atado a una maleta que permanecía latente, alerta, mientras de mi corazón brotaba otra fuerza superior, anclada al deseo carnal … supo esperar su momento para enterrar la libido que surgía voraz … hasta que sació … llegó su hora … Bangkok … papel y boli … hora de quemar estas últimas horas con Ta José, compañero permanente en la capital, mojado de Singhas mientras desgarro rutas venideras … rutas en las que Pa asoma con una tibieza que pronto forjará una serena amistad … China y Tailandia volverán a darme la vida … Ítaca puede esperar otro trecho más …
Llego a Bangkok en un día gris, de bruma y lluvia, como mi ánimo ante el inminente regreso a casa. Me preparo para ver un par de templos inéditos y cerrar así el quinto y último video de este alucinante viaje, me reservo para mañana y pasado la calma en Sananwan Palace, calma que me ayudará a aclarar ideas y emborronar itinerarios futuros … quien sabe … Songkran queda a la vuelta de la esquina …

martes, 7 de diciembre de 2010

Todo del revés ...

Tiré la toalla, así de fácil. Es que es un agobio, para mí al menos. El traje, los plomos, el dichoso chaleco, la pesada botella … hasta la aletas … esas que tanto me gusta menear haciendo snorkel, viendo pececitos y coral duro. He quemado varios días de mi viaje en venir a una isla que está a un año luz de Tailandia, que quema de calor y mosquitos entre gentes, extranjeros, helados. Perdí mi brújula, pero al menos lo intenté, recojo mis bártulos y me vuelvo a Isan, a ver si vuelve a brillar mi estrella, a recuperar una senda que abandoné con tristeza y pena (algo no marcha bien cuando estas 2 palabras pueblan mis últimas entradas). El instructor lo intento hasta el final, pero mi seguridad … y la suya, son lo primero:

-Esto es un puto agobio tío-. Le digo mecido por la suave corriente a apenas 10 metros de la orilla donde practicamos unos ejercicios básicos, un tormento para un cuerpo encorsetado y forrado de plomo y aluminio. Llegamos en un barco poblado de extranjeros … otro agobio que me hacía recordar la ruta abandonada que hacía brincar de calma y felicidad mi espíritu.

-Tómate tu tiempo, ten calma-.

-No hay mucha necesidad de tomar tiempo. Esto no es para mí. No estoy cómodo, parezco un chorizo embutido … y a mí me gusta la libertad en el agua. Lo dejo … seguro … me agobio en la orilla, si bajo metros y paniqueo, ambos tenemos un problemón. Mejor parar aquí-. Me mira con condescendencia y comprensión.

-De acuerdo, además eso es lo importante, siempre hay que saber parar a tiempo. La seguridad es lo primero. Si no estás cómodo es momento de dejarlo-.

Así que me piro de este reducto de ONU llamado Koh Tao, vuelvo al sol de frente. Contento y feliz. También triste por la pérdida de tiempo, de emoción. Al menos lo intenté, pero eso no apacigua mi desazón. Quizás algún día lo intente de nuevo. No en Koh Tao … eso seguro. O, mejor, quizás ni lo vuelvo a intentar … si yo haciendo snorkel un día de cada 60 de vacaciones ya soy feliz …

Regreso a Nong Khai, la oficina de turismo de Sisaket me confirma que Khao Prah Viharn sigue cerrado … últimamente todo sale del revés, pasaré un par de días finales con Pa y me piraré … pero no sé donde ir … anoche pasé por Bangkok y me pareció apagado y gris, con un taxista que me birlo cerca de 300 baht con mucho arte llevándome por aquí y por allí … un artista, si no conociera Bangkok hasta podría pensar que me hacía un favor … un caradura, uno de tantos, con el que pasé de discutir, me hice el loco, tenía prisa por abandonar la gran urbe y no quería rollos, eso sí, con mucha educación le dije que era un poco cabroncete cuando me dejo en Mochit, sonreía como un idiota el infeliz. A ver si duermo unas horas y aclaro mi ruta con un café potente, me toca ordenar mis pensamientos …

jueves, 2 de diciembre de 2010

Deberes y derechos

Arrebato de pasión … parto melancólico, callado, mudo, dolor infinito, perdí mi sol, me inunda el recuerdo su piel, me siento mejor … al rato otra vez`peor …

-El jefe le ha dado el día libre … no está bien … ella quiere ir a despedirte a la estación-. Me dice una amiga suya. -Ella te lo ha dicho un montón de veces … up to you … lo que tú quieras … si es nada, nada … ella quiere estar contigo … tú decides-.
-No es sencillo, ella tiene familia, necesita el dinero que yo no tengo … ella cuida de su familia, después yo. Yo cuido de la mía … no quiero ir a Koh Tao … es una basura … pero mi hermano … mi sangre … necesita que vaya y saque el título de buceo … después Pa. Éste era un viaje para mi, a mi rollo … sin responsabilidades ni rutas fijas … ni aún así, parece que siempre hay una obligación. Y no puedo quejarme, primero mi familia, luego ella … same, same …
-Khun sai di (tienes buen corazón)-.
-Chan chop matma Pa (me gusta mucho Pa). Pa puyin sai di (Pa es mujer de buen corazón)-. Me devuelve una sonrisa cómplice, hechizadora, con una brillante aureola de calor.
-Sabes que siempre serás bienvenido. Ella te esperará, lo hizo en Loy Krathong cuando fuiste a Chiang Mai … es algo que ya sabes …-.La corto de raíz.
-Ella no debe esperarme, yo no tengo mucho dinero … ella lo necesita-.
-Khun kit matma (tú piensas demasiado), mai kit (no pienses) … Pa escucha su corazón, tú piensas, piensas …-.

Me piro contrariado a la mesa, miro serio a Pa … ella no sostiene mi mirada … cogemos un tuk-tuk, saco el billete y rezo para que las vueltas me regalen posos en forma de fuerzas de flaqueza … me piré feliz a Chiang Mai … amé a una mujer y partía hacia donde el corazón palpitaría con furia … volví … amé a la misma mujer … pero ahora parto con negro espíritu y ciega furia … salía de Tailandia … aprendí a vivir en soledad, regado de gentes tais que eran la gasolina de mi motor … salía a Koh Tao … obligado por sangre … salía a un sitio al que juré no volver jamás mientras encendía mis instintos, a flor de piel, entre gentes de etnia bamar … vuelvo obligado por sangre … hundido … hundido …

El bus quema kilómetros en noche estrellada, me esperan cerca de 20 horas de trayecto … una barbaridad, un disparate … obligado por sangre … triste … triste … como Pa trabajando en el bar … obligada por sangre … volveré … echaba un café en un garito al mediodía tratando de encender una luz que alumbrara mi negro porvenir … y se encendió … pasado mañana abren las autoridades camboyanas el paso a Preah Vihear, el Bangkok Post, panfleto político de tonos amarillos, me abrió la puerta … Preah Vihear, la joya más preciada de mi ruta a Isan que vivía estrangulada en disputas políticas … ha sido la única sonrisa del día … volveré a Isan, la media sonrisa en mi rostro me guiará a los brazos de Morfeo … mejor no pensar en lo que queda atrás, ni en el próximo futuro … un cacho más allá: Isan, Tailandia … y yo.

5:30 de la mañana, estación Mochit, saco el ticket a Chumphon, otro montón de horas, carísimo, 760 baht, otro trago de cabreo monumental, entro en la senda turística, salgo de Tailandia, todo caro, caro … me puede el cansancio pero si me apoyo en la mesa me quedo dormido, igual pierdo el bus, salgo a pasear, a que me queme un poco más el bochorno de la capital sumado a gases de innumerables tubos de escape, hago tiempo, arrastrado por andenes semivacíos, hasta las 7:15 … ni un nescafé instantáneo me devuelve la vida ni la alegría …

Una vez en Chumphon arreglo con Lomprayah el asunto del “visa run” en Ranong y el barco a Koh Tao para el día siguiente, total, mañana a las 3 de la tarde estoy de nuevo en Koh Tao con sello en el pasaporte para las 2 semanas que me quedan en Tailandia, llamo al brujo, el chaval español que es instructor de buceo, se escojona con mis peripecias, sabe que no quiero ir a Koh Tao, es un buen tío, hará todo lo posible para cerrar el curso en apenas 3-4 días … contento, sigo suspirando por regresar a Isan … a cada segundo queda menos … medito no volver a llamar a la familia, siempre condiciona, uno que soy idiota, que lo guapo era la movida con la chica china y no el rollo de la tailandesa, el otro que a ver qué escribo en el blog, el de más allá que o tiro a Koh Tao y saco el PADI de buceo … o mejor no vuelva a España, que si vaya viaje que llevo, que estoy de putas todo el día (¿¿¿¿????, solo he dormido con una mujer en todo el viaje), la otra que a ver qué coño hago tantos días en Nong Khai con una mujer, que compre más cosas … era un viaje para mí solo y por llamar a casa ya estoy siguiendo órdenes como un soldado raso … otra vez como una marioneta … en fín, 4 días y remato en la paz de Isan este increíble viaje que seguro, seguro repito el próximo año … China y Tailandia … nuevas rutas para profundizar un poco más en 2 culturas apasionantes …

martes, 30 de noviembre de 2010

Partir

Partir abrazado al desconsuelo, dejando tras de mí huellas profundas, imborrables, que no son sino un “hasta pronto”. Odié Vientiane, no entiendo como una ciudad puede sucumbir de un modo tan extremo al embrujo de dinero fácil en manos de multitud de extranjeros … y en apenas 2 años. Llegué con una alegría inmensa que se disipó en apenas 5 minutos, una vuelta por Ban Mixai … “Dónde está la preciosa ciudad encadenada a un alma de pueblo, ahora seres estrangulados por billetes rojos de 50000 kip, olvidaron su decencia, su alegría … solo seres mustios encarcelados entre multitudes occidentales de pasta y pizza”. Ciudad gris, sin alma, sin una esencia arrojada con una mole de 5000 kilos al cuello al fondo del Mekong … hasta nunca … me fui muy preocupado por lo que ví, sabía que Laos se había puesto de moda, pero el influjo de masas ignorantes, masas de tubbing en Vientiane ha destrozado una de las pocas joyas de Indochina … aún queda Phnom Penh … creo. Escribí una entrada hace unos meses sobre la decadencia laosiana en proporción inversa al interés que suscita en mochileros de “Visa Oro” … sabía lo que hay … pero aún tenía una esperanza que estalló como una burbuja de jabón.

Partir de Nong Khai dejando relegada al olvido a una preciosa mujer que me dio mucho del aliento que hoy me regala la vida. Una mujer de envidiable humildad y tesón por sacar adelante su familia. Una mujer. Siempre es cuestión de dinero pero hay matices alejados a la sombra del baht que marcan una gran diferencia entre distintas mujeres. Otra enseñanza recogida en la mochila, otra lección para no olvidar. Sociedad tailandesa de matices infinitos, ocres, brillantes … mujeres de diversa condición … y hombres. Ayer acompañé a Pa al médico, tenía un dolor en la rodilla … anclados en la sala de espera … “puedes pasar” le dice el doctor regalándonos una sonrisa … 5 minutos, una inyección y una tira de pastillas, 10 pastillas, un sucedáneo de Ibuprofeno … 650 baht … Pa alucina, y yo también … entra en un salón a hacerse la manicura … yo hago un recado y regreso a los 10 minutos, me mira la empleada del salón, buen inglés …

-Pa me ha dicho que le han cobrado 650 baht en la clínica … es muy caro-. Me suelta con gesto contraído.
-Si. Es alucinante, me ha dicho que en Ubon eso son 200-250 baht-.
-Claro … aquí también … pero te vio el doctor, tú, un extranjero … dinero. Es mejor que vaya sola la próxima vez. Kondiao (sola)-. Asiento de modo condescendiente, amargado.

Suspiro de tristeza, otro estigma anclado en la mentalidad tailandesa, critico hasta la saciedad y abogo por la ruptura de tópicos en mentalidad occidental hacia la gente tailandesa … pero en sentido contrario también tiran con bala, desde luego yo no iba a escapar a este fuego cruzado. Entonces supe que era momento de desaparecer. No hoy, mañana. Hoy recojo algunas experiencias en este blog, anclado a la vera del Mekong, suspiro porque no quiero ir a Koh Tao, amargado, entristecido, pero he de abandonar a Pa, mi presupuesto supura heridas de guerra, y yo ya no le puedo aportar más que inconvenientes … lo del médico fue un claro mensaje. Tiraré a Bangkok, después Koh Tao. Ya no quiero dormir con Pa, ahora quiero regenerarme … de nuevo … en soledad … yo y mis pensamientos. Le dije a Pa que la buscaría a mi regreso, ella sabe que no miento, como un amigo, como regresé a Chiang Rai por Jo. Partir abrazado al desconsuelo, dejando tras de mí huellas profundas, imborrables, que no son sino un “hasta pronto”.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Retazo

Es un pozo de tristeza infinito, echo tragos mientras Pa echa la siesta, la cabeza gira en múltiples direcciones, trato de encajar tantas historias humanas profundas y desgarradoras … en calma, poco a poco, podría escribir sobre decenas de almas cercenadas, ignorantes ante un futuro negro, aterrador para ojos occidentales, que no pasan de un “life is life” para muchas mujeres de sobrada inteligencia, de necesitada pasión con fondo monetario.

Conocí a otra chica en Chiang Rai, lo cierto es que ni recuerdo su nombre (con lo fácil que es María) … más trabajo de investigación, más miseria azotando mis entrañas …

-O sea, que tu estás casada con un extranjero, ¿no?-. Le suelto acodado en un breve respaldo de madera, con mis pies desnudos balanceando sobre unas poco lustrosas chanclas. La cerveza resuda al calor de una noche abrasadora tailandesa.
-Si-. Me mira a los ojos.
-¿Te gusta?-. Sostengo sus melancólicos fijos en los míos, es un reducto de batalla perdida, derrota que supura y quema sus mortecinas pestañas ... ya me sé su respuesta.
-No … no me gusta-. Vacila, piensa y mide sus palabras … baja los ojos.-Pero él tiene el dinero, él cuida de mi hijo … pero no me gusta. Tiene cosas horribles, todas las noches borracho, a la mañana llora como un niño, gimotea su desdichada resaca, con lagrimones como charcos … por momentos le odio, no puedo verle … luego recuerdo quién tiene el dinero. Él cuida de mi hijo … es un buen hombre-.
-¿Él es su padre?-. Me mira angustiada al oír esto.
-No … mi hijo es Thai. Es un buen chico, caprichoso. Si quiere internet, mi marido holandés se lo da. Si quiere ropa nueva, mi marido se lo da. Si tengo que ir al médico mi marido nos paga todos los años a los 2 un buen seguro privado. Es un buen hombre …-.
-Él solo tiene el dinero … -. Me corta y empieza a señalar la recua enturbiada que pulula por la barra.
-¿Quieres saber? … tú no observas a ninguna chica, solo hablas con Jo, es una buena mujer …-. Asiento y le hago un gesto alzando las pestañas para que continúe … quiero saber.-Ese es americano, tuvo mujer thai … murió … ahora se hace cargo de los hijos de ella. Es un buen tipo. Todas le conocemos … pero borracho es endeble. La chica con la que está …-. Señala a una preciosa mujer que se restriega sobre su hombro, parece Shan, tiene rasgos Shan, seguramente refugiada vía Tachileik.-... también le conoce, viene mucho … es fácil, bebe mucho … pero nunca va con ninguna chica, fijan el precio, el paga … y llora, las chicas, la que esté con él, le consuela, el dinero está en el bolsillo, 5 minutos, cuando él se va al baño y vuelve … la chica está con otro … easy money-.
-Le estáis robando, seguramente añora la mujer que ya no tiene-.Le reprendo con dureza pero ella sabe por dónde se mueve.
-Oye, él paga, la chica cobra … asunto concluido. Tú piensas demasiado-.
-Quizás … ¿y aquel?-. Señalo a un tipo pegado a otra bonita joven Thai, unos 50 años, fino bigote, tez oscura, parece del medio oriente.
-Es turco, viene cada 3-4 meses … tiene mucho dinero y siempre está con la misma. La adora …-. Me fijo en sus ojos, completamente embobado … y borracho, tónica habitual del personal a este lado de la barra.-... es un buen negocio, ella tiene novio thai, un buen chaval, él sabe que cada cierto tiempo ha de decirla “adiós” por unos días … luego se funden juntos la pasta que ella le saca-.

Para vomitar … pienso … pienso … se acelera la conversación y los clientes van saliendo, bajan 2 de las 3 persianas del garito, solo 3 extranjeros empapados sostenidos a duras penas por la barra del bar.

-Sabes-.Le comento.-Llevas mucha razón en lo que dices, es todo cuestión de dinero en estos garitos, ellos llegan, soplan como cosacos, os miran como quien va al zoo, sois ganado para ellos, la mitad impotentes, la otra mitad a duras penas se sostiene de pie … hacéis un buen trabajo … bueno para vosotras … porque os dejan … porque son idiotas enfundados en billetes de dólar …-.

Llegan 2 chicas jóvenes en una moto, sale uno de los borrachos que se acerca a ellas y empieza a intentar sobarlas para disgusto de ambas.”You come inside with us, you drink with us” les grita el sujeto de un modo impertinente. Las chicas, asustadas, ni se bajan de la moto, aceleran y se van. El hombre se tambalea y regresa al redil. Miro a la chica.

-Ganado … solo sois ganado. Tú pareces inteligente … pero te falta algo, hay algo que no cuadra. Tienes dinero, mucho, el holandés cuida de ti y de tu familia. Perfecto-. Fijo sus mortecinos ojos en los mios.-Entonces, ¿qué haces aquí?-.
-Vine porque Jo me llamo, me dijo que estabas aquí, ayer me dieron las 3 contigo charlando aquí, estuve a gusto. Jo lo sabe, por eso me ha llamado-. Me pasa una mano por el hombro.
-No … seguro que te ha llamado. Ella me lo ha dicho. No mientes … no lo has hecho en toda la noche, podemos ser buenos amigos-. Humillo la mirada y entiende que estoy enrocado. Recula y me atraviesa con dulzura.
-Te podía haber traido a cualquier chica, te lo he dicho varias veces durante la noche … pero no has querido-.
-Me gusta charlar contigo, quiero entender unas cuantas cosas antes de volver a España … y no soy de piedra, conocí una mujer en Isan, te lo he dicho antes … una de verdad …-.
-Solo quiere tu dinero-.
-Ya, seguro, pero mi dinero vale mucho en Isan, compra cosas que aquí esta terna de borrachos no pueden ni imaginar ... y, por supuesto, la cuadrilla de underbitch llorarían solo de insinuar un trago de pasión compartida ...-. Remato con dureza.-... si estos fulanos supieran que Isan existe y les diera por viajar allí … este bar cerraba en 3 días-. Me mira con curiosidad.
-¿Qué tiene Isan?-.
-Qué no tiene … extranjeros … ¿qué tiene? ... respeto para empezar ... tú eres de Ubon … ya lo sabes … yo nunca miento, te lo he dicho varias veces esta noche-. Asiente y me da un beso en la mejilla.
-¿Volveremos a vernos?-.
-Yo nunca olvido a mis amigos … Jo lo sabe, le dije que volvería después de Loy Krathong … yo nunca miento. Volveremos a vernos-.

Enfilé con una sonrisa la ruta a Nong Khai. Ahora paseo a orillas del Mekong por el lado laosiano … crucé una frontera física con una mujer … pero no voy a cruzar la otra, cargué la mochila de un poco de experiencia sobre mujeres tailandesas …

PD ¿Quién no busca Ítaca? ... quizás ya naufragué en ella pero puede que sea algo que todavía no comprendo ... bonita poesía para humedecer un poco más unos ojos empañados de alcohol ... ¡¡¡gracias (b)ro!!! ... ;-)

jueves, 25 de noviembre de 2010

Resumen ajado de noches quemadas

Me hastié del asunto de la vida nocturna. Saqué mis conclusiones, eso era lo que buscaba aunque ya lo suponía, 2 mundos opuestos, 2 Tailandias, una la de los tais, recogida como oro molido en paño de seda sobre las costuras de las 19 provincias del nordeste, Isan, un regalo para los sentidos de intachable factura, gira la vida nocturna en torno al deseo y la pasión reflejada como antorchas en vivarachos ojos masculinos y femeninos, todo lleva un orden y se trasluce como una danza de sincronía perfecta entre mujeres y hombres de etnia thai. Sin ambigüedades, borracheras infinitas, ni manos que palpan obscenamente, pozo de calidez donde el aire rezuma pureza en cada rincón oscuro del bar. Luego está la otra Tailandia, la de los extranjeros, garitos impuros, underbitch, fulanas que ni llegan a eso con infinita negrura y amargura que gritan a los cuatro vientos sus miserias desde las cuencas de unos inertes ojos, el recurso al dinero fácil del extranjero empapado en alcohol, que ni se le levanta del colocón, por eso allí se alquilan por horas, por dinerales infinitos, y eso es algo que no cabe en su debe … es algo que recae sobre la cuadrilla de viejos extranjeros obscenos, amargados, que en su puta vida entenderán el significado del amor por una mujer … recurso fácil para jóvenes gatitas, mentirosas y caprichosas a partes iguales, que tiemblan ante la presencia de jóvenes extranjeros con ojos encendidos … su diana está clara, comen de las manos de sesentones demacrados, y, lo repito, nada que reprochar, 2000 baht por una hora … precio para extranjeros, por supuesto … hablar con thais en zonas turísticas (Chiang Mai, Chiang Rai) sobre un asunto tan obvio y comúnmente aceptado en la sociedad Thai como la prostitución es un libro abierto que deja un poso de amargura tan intenso, negro y agarrado como la pez a la tinaja. Los tais saben cómo se corta la pana en los garitos para extranjeros ... por eso no entran nunca, ellos no tienen dinero a espuertas ... pero tienen sus lugares, su estilo … su pasión ... su manera de entender el concepto de prostitución desde el respeto mutuo ... no me decían nada nuevo ... lo había visto en Isan … y añoraba volver.

Así que volví a Nong Khai, pasaré unos días aquí con Pa (algunas underbitch alucinaban de que hubiera pasado 5 noches con la misma mujer, eso no se estila por sus patios de recreo, los jóvenes “falang” jugamos con el corazón, los viejos “falang” con la cartera, vacilan como mariposas de flor en flor … se podían sentir “afortunadas” de tener que abrir las piernas solo las horas impares mientras dejan permanentemente cerrado el corazón por desahucio) antes de bajar seguramente a Koh Tao para hacer buceo, aunque odio esa isla, tan alejada de Tailandia como los bares de chicas de la ruta turística de este gran país. Así han sido mis conclusiones de muchas horas, muchas noches de charla con Tais, mujeres obligadas a prostituirse, ladyboys, underbitch, viejos “falang”, jóvenes “falang” … he quemado muchas noches y buena parte del presupuesto maravillándome por un lado y vomitando por otro … muy intenso, acorde con la magnitud y potencia de la ruta que llevo … ha merecido la pena … creo que ya me queda menos por aprender de esta sociedad y de esa otra rémora que lleva lastrada en forma de prostitución para occidentales (afortunadamente solo un ínfimo porcentaje de las prostitutas de este país se dedican a extranjeros, no llega al 10 por ciento … perdón, no prostitutas, underbitch en gran parte).

domingo, 21 de noviembre de 2010

Underbitch

Total, que llegué a Chiang Mai. “Queda mucho bacalao por Tailandia, hay tela que cortar, tiempo para volver con la chica de Nong Khai quizás …”. A la noche vagaba por la zona de bares con un hormigueo en el estómago. Entré en un bar. Un ladyboy (travesti) por aquí, otro por allá, unas chicas guapas … una preciosidad tras la barra. Zassss. Ya está liada. Hablamos. “Joder, que preciosidad … increíble” pienso. Pactamos. Toda la noche. Hay tiempo para un trago. Me relamo como un gatito.

-¿De dónde vienes?-. Me pregunta

-Vengo de Isan-.

-¿Isan? … nadie va a Isan-.

-Quizás no soy un turista convencional. Está muy chulo aquello-. Me sonrío.-Conocí un ladyboy en Sakon Nakhon, ¡vaya movida!, no me gustan los ladyboys, yo soy solo de mujeres. No fue agradable pasar de ella, además jugó sucio conmigo-.

Me mira, sonríe, me guiña un ojo …

-Espera, tengo clientes-. Se va al otro lado de la barra, me mira, la miro … “No va a quedar nada de ti, te voy a destrozar esta noche” … se acerca de nuevo, me da un beso … húmedo … me pone aún más a tono …

-Tienes que saber algo, ¿estás seguro que quieres que vaya contigo?-. Me dice con suavidad al oído. Miro a los clientes, enarco las cejas … vigilo … “¿qué pasa?” …

-Claro, ya te lo he dicho, por mi no hay problema …-. Fija sus ojazos negros en los mios. “Para comérselos …” pienso …

-Yo no soy una mujer, yo soy un ladyboy … lo siento-.

JODER …. “esto no está pasando” … “¡qué ganas de vomitar! … no es posible” …

-No te creo, no he visto más de 3 mujeres más bellas que tú en una decena de viajes por Tailandia … me mientes-. Humilla la mirada, afligida …

-Lo siento, tú has dicho que no te gustan los ladyboys … no te miento … espera, quiero que veas algo-. Se acerca a por el bolso, saca la cartera, su tarjeta de identidad … la misma preciosa mujer en foto de color … Mr. (Mister) no sé que …

JODER … LA MADRE QUE ME ECHÓ …

Me vuelve a pedir disculpas, la miro con dulzura, me cambia el cuerpo a mejor de nuevo …

-Mai pen rai … no problema … has jugado limpio conmigo. No me puedo quejar. Si hubieras venido a mi habitación sin decir nada hubiera sido mucho peor. Pero has jugado limpio. Me agrada charlar contigo-. La sonrío. Me sonríe. Seguimos charlando … muy a gusto … con palmos de distancia, sin contacto físico … pero muy a gusto …

Nos dieron las 6 de la mañana, charlamos, tomamos tragos, me enseñó muchas cosas de la dura realidad de los ladyboys en Tailandia … le comento desde el corazón lo putrefacto del ambiente de prostitución de Chiang Mai, mucha underbitch, mucha underbitch ... mal corazón, rascan dinerales a viejos occidentales sin poner un gramo de pasión ... underbitch ... viniendo de Isan el ambiente de prostíbulo para occidentales es pura basura ... es pura basura ... prefiero estar charlando con ella que mirar en derredor ... underbitch ... para vomitar ... con la práctica totalidad no me iría ni gratis ... ojos mentirosos ... underbitch ... "has aprendido mucho por la Tailandia real" me dice ... "quizás, por eso sé que esto es basura, tú, un ladyboy, tienes más de sinceridad y humildad que toda la recua de underbitch que pulula por aquí" remato con franqueza bordada de tristeza ... una lección en toda regla … hasta el final, con el alba, intentó venirse conmigo …

-Lo siento, ya te he dicho que no puedo dormir con un ladyboy. Tú has jugado limpio conmigo y yo contigo-. Le doy un beso en la frente, pero sus labios buscan los míos, giro el rostro … sigue siendo preciosa … mucho … pero es un hombre …

-¿Te veo mañana?-. Me dice a la desesperada bajándose del tuk-tuk.

-Claro, me gusta hablar contigo. Hoy he aprendido muchas cosas. Podemos ser amigos-. La sonrió en la distancia, me hace un gesto de adiós con la mano. Se lo devuelvo.

Duermo 4 horas, vuelvo a vagar por Chiang Mai con unas gafas de sol y unas chanclas resudadas a partes iguales. “Vaya historia … increible”. Camino, camino … un letrero “masaje de pies 120 baht” … rasco el bolsillo … “¡sorpresa¡ … hay presupuesto … y quiero dormir otro rato” … la chavala empieza con el masaje, yo roto, hundido, le comento lo del ladyboy de la noche anterior, que apenas he dormido. “You relax” me dice … me abraza Morfeo … nado entre 2 mundos … sus manos suben … me frotan la entrepierna … despierto …

-Sorry, sorry … only foot massage-. El corazón empieza a bombear fuerte, hacia abajo …

-You tired, you relax-.

“Joder, esto no está pasando … no me lo puedo creer”. Sigue frotando los pies, vuelve a subir. “Joder, esta tía no entiende o que”. La miro, me mira …

-Take off clothes, you relax-.

Me froto el rostro … me vuelvo a frotar el rostro … “a morir” … me quito la ropa, la tiro en un lateral … “Up to you” la digo con gesto serio … sonríe … sigue frotando … me pongo malo … me está destrozando con suavidad … empapado de aceite … su mano me frota rítmicamente … decide que es hora de jugar con la boca, me vengo arriba … “ostia, eso no, con la boca no vale” … rítmicamente … suave … estallo con una latencia acompasada … ella marca el ritmo …

Una hora después camino sin rumbo, derrotado … pero contento. Hoy sigo caminando sin rumbo por Chiang Mai …

miércoles, 17 de noviembre de 2010

A fuego lento

Si, claro que volví, claro que volví … todavía no me había sacudido el polvo del todo … pedí una cerveza, pero ella no estaba … pregunté … el dueño del garito tiene 2 locales … "quiero verla, ¡¡ya!!" le susurro a otra camarera que me guiña un ojo y sale a buscarla al próximo bar … sonreía al cruzar la puerta, su sonrisa me descomponía … ansias que volverían a abrazar la aurora … su amiga se acercó un momento que ella fue al baño …

-Tú le gustas, dice que eres muy bueno …-.

-No soy bueno, solo soy joven … pero yo no tengo el dinero, solo lo tengo para un rato … el viejo “farang” (extranjero) tiene el dinero … yo solo tengo mi mochila y mi corazón …-.

-Ella está contenta contigo-.

Hemos pasado 3 días increíbles, le enseño un poco de inglés, me enseña tai, paseamos por la vera del Mekong, hacemos risas en un karaoke del pueblo …

Ayer tomaba una cerveza en el bar, la miraba, la miraba … se acercó un canadiense que también estaba de paso pero, como yo, decidió anclarse unos días …

-Solo te voy a decir una cosa … no te enamores. Se te ve en la mirada. Duerme con ella 3-4-5 días pero jamás, jamás te enamores. No olvides jamás que estás en Tailandia-.

-Mai pen rai (no pasa nada)-.

Anoche la volví a amar con locura, me sacié de mi estrella, con el poso del tiempo, del conocimiento mutuo, confianza … fue un estallido de pasión en sus entrañas, mi amor, mi esencia, mi furia, conquistando, sin lugar al receso, fraguando un fondo de humedad, empantanado, tuve que parar cuando se arqueó su espalda en un gemido final hasta el límite, temblando, jadeando, derrumbada, estremecida hasta el tuétano, hasta la última raíz … amada … pero no me miraba … no lo hizo en toda la noche … no quería … y yo sabía el porqué … la realidad es inexpugnable … mi ímpetu, brioso, podía encender su abigarrado corazón … no podía mirarme, no podía permitírselo, pudo el primer día, el segundo, el tercero … pero ya no podía más … se giró, yo maldecía mi desdicha, volvería a resucitar, se me hundiría su recuerdo en el olvido, amor sin misterios … yo, un “farang” … ella, una chica de bar … sin lugar para la melancolía … sin lugar para la melancolía … me recordó sin palabras que yo tampoco debería mirarla … ella también llegó a su frontera y no podía cruzarla, ni yo forzarla … hora del adiós. Quería venir a Chiang Mai … imposible, mi presupuesto llega de sobra … pero no debo, lo ví en lo que no llegué a ver en sus ojos, en ese sedoso velo corrido que formaba su precioso pelo azabache empapado en mi sudor. Romper amarras.

Ahora el Mekong recoge mis suspiros, los agita en turbulentos remolinos y se los lleva al fondo … volveré a partir con ojos rojitos camino de Chiang Mai. La rabia envuelta en una fina gasa de ansiedad todavía no encontró un antídoto dentro de mi luz … buscaré un alma nueva posando en otra bella flor … buscaré un alma nueva libando en otra bella flor … amé la bala con que maté … amé la bala con la que ahora moriré … alma en harapos, recogida, trozo a trozo, camino de la próxima frontera … camino en silencio … camino sabiendo que pronto volveré a ser patria de libertad, preñado de deseo, con las pupilas al acecho ante la próxima batalla … solo el corazón sabe si volveré …

PD Este temazo me sigue allá por donde vaya, conocía Da Endorphine de otros temas pero este se me había escapado, ya hay tema principal para los videos ...
Da Endorphine-Parb Luang Tah-

domingo, 14 de noviembre de 2010

Estremecido en la frontera

Habito en la frontera, oteo el horizonte desde la terraza de la pensión, a la sombra, recogido de un sol que castiga de modo despiadado … tecleo. Allí Laos, un trecho más acá el Mekong, yo piso tierra Tai … vivo en la frontera. Anoche salí a dar una vuelta, marchito, castigado por circunstancias que revelan un cruel destino que me muerde en cuanto pretendo bañarme en sudores de mujer. Entré en un bar, tomé un trago, ya no esperaba a nadie pero apareció ella … volvió a saltar el resorte … el destino macabro cerró por vacaciones … eché abajo el último bastión … lo degollé … se hizo mi historia … estalló en mil pedazos mi avatar encadenado … todo salió como debía … sin sangre por abajo, sin travestis encaprichados … todo se desbordó. No hemos dormido ni 3 horas, esta mañana la habitación olía a sudor hervido teñido de pasión y deseo, devoré la primavera … no habla inglés, ni media, nos entendíamos con el portátil, con un traductor online de inglés a tai, quise que se sintiera a gusto, confortable … con el ordenador lo conseguí, el resto salió del alma … a la mañana le escribí en el ordenador: “Es hora de que descanses … si te quieres quedar, te quedas … pero debes dormir unas horas … aquí o en tu casa”. Ni un te veo luego … nada. La mente carburaba, la vida se me escapaba por los poros, me piré a ver un par de templos, solo, deseoso de tiempos venideros, relamido de los pretéritos, con el ánimo girado, enganchado a nuevos impactos emocionales, llevaba tiempo buscando eso, descansó el corazón … la ruta del futuro ya es un caleidoscopio multi-emocional … me regalé una pulsera de plata, ya no vería en mi muñeca la ausencia de la chica Akha, había amado a otra mujer … ya podía lucir otra pulsera que arrastrara en blanco metal lo vivido, lo disfrutado la pasada víspera. Sigo odiando Nong Khai pero vuelvo a partir de cero, con espíritu renovado. Liberé mi alma, fulminé el atroz sortilegio … sin embargo vivo en la frontera, si vuelvo al bar bucearé en el mar de las dudas … Nong Khai, la frontera, en cuerpo … mi mente, mi corazón … fraguados y fundidos … si regreso luego al bar y la veo … si ahondo en la cicatriz que ahora sana feliz … la frontera … mi reflexivo cerebro, mi anhelante corazón, mi castigado cuerpo … todos en la frontera. Oteo el horizonte bañado en cábalas … llueve sobre mojado … reflexivo, ardiente … si miro para fuera, la frontera … si miro para dentro, la frontera … oteo el horizonte bañado del rojo fuego que inunda la ciudad al ponerse el sol …

PD Ahora en serio :-), se admiten apuestas en los comentarios, ya me conocéis … ¿volveré a buscarla esta noche? … en un par de días os cuento … ;-) A ver si le dais un poco de vidilla a esto, ¡¡¡ leñe !!!. Urko, ya era hora de verte por aquí, macho, te llevo a tí también en la mochila pero no me "hablas" nunca, jejeje. Dale un besito a la Moni de mi parte. Eso de las especias esta hecho, ¿que quieres? comino, cardamomo, pimienta, cúrcuma, clavo, canela ...

sábado, 13 de noviembre de 2010

Nong Khai

Se pone el sol en Nong Khai, llegué apenas hace 2 horas … y ya me quiero marchar, las pensiones caras, la comida cara, los turistas por doquier en este sinónimo de Carrefour que, para variar, tenía que caer en mi ruta. Siempre cae algún pueblo de estos. Me piré con pena de Sakon Nakhon, la última noche no fue muy agradable, la chica con la que teóricamente había quedado por mediación del laidi-boy no apareció … quería saber el porqué … otra preciosidad con la que me iba a ir resulta que el travesti la dijo que tenía que bailar hasta las 2 … quería saber el porqué … no problem, la esperé hasta las 2, lo pacté con ella, pero desapareció … quería saber el porqué … y, finalmente, resulta que le había molado demasiado al travesti y quería enrollarse conmigo … en ese momento supe muchos porqués … la mandé a tomar por culo sin disimulo, me la había liado buena la tía … con una borrachera del 7 la tía se echaba las manos a la cabeza, gemía su desesperación, me contaba películas raras de por que la chica de las 2 había desaparecido … mentía … lo pacté con ella, lo ví en sus ojos, el asunto estaba claro, ella bailaba hasta las 2 y después nos pirábamos … pero me relajé y el travesti, que tanteaba mi jugada con la chica, actuó para dejarme en fuera de juego, quizás le comento a la bailarina que estaba interesada en mí … ¡¡¡ qué sé yo !!! … pero mi cabreo era monumental. Increíble lo de este viaje … medito volver a Sakon Nakhon, ese pueblo tiene algo muy especial. Por lo pronto mañana veré un par de sitios aquí y probablemente del 15 al 18 vuelva a Sakon, tengo tiempo hasta la Loy Krathong que subiré a Chiang Mai para proseguir a Chiang Rai camino de Nan, dejé algo pendiente allí …

viernes, 12 de noviembre de 2010

La historia de los 10.000 Baht

Va, venga, os voy a contar como alguien puede ser tan gilipollas, o quizás tan afortunado … resulta que la chica Akha me volvía loco, y quería su calor, estaba desatando tormentas en lo más profundo de mi ser. Yo, constantemente, quemando naves, le decía que viniera conmigo, que tenía dinero, nos magreábamos pero al segundo ella decía no … y así todo la noche …
-Vamos a ver si me aclaro, que esto está muy bien, llevo 6 horas clavado en este asiento y me estás volviendo loco … vente conmigo a dormir … ¿Cuánto quieres?-. La desesperación jugaba con mis deseos …
-Ya te lo he dicho, no voy con clientes del bar-.
-A ver, me estás comiendo a besos, me estás volviendo loco … ya vale … vente conmigo … o mejor yo me voy contigo porque a estas horas de la madrugada todavía no tengo hostal …-.
Se sonríe, me mira, piensa … dispara …
-10000 baht-.
“Joder, no me mates, ¿por qué?” … le digo que no puedo pagar ese dinero, se descojona, me da otro beso, me suaviza … 10000 baht, la mitad de mi presupuesto para 20 días en Tailandia … imposible … “me mato a pajas” es lo primero que pienso para descojonarme por lo bajo.
-Era una broma, yo nunca voy con clientes del bar-. Remata con dulzura … está jugando conmigo … "así que quieres jugar, jugaremos" ... arrieros somos …
Al día siguiente busqué una explicación, se sentó conmigo … me mataba con sus ojazos negros … me estaba volviendo loco … afilé las garras … “vamos a jugar, que me toca mover ficha”.
-OK, puedo darte 10000 baht … vámonos-. Saco el dinero del bolsillo, 10 billetazos de 1000 baht … al cambio cerca de 250 euros … por una noche.
Me mira incrédula, me sonríe y acaricia mi rostro …
-Aquello era una broma, yo nunca voy con clientes del bar. Era una broma … y tú no deberías estar aquí-.
-Puedo pagarte … ya lo ves-. “A tirar de la cuerda” …”A ver por dónde sale, si acepta ya ganaré tiempo para salir del lio …”
-Era una broma … tú tienes buen corazón … no deberías estar aquí-. Dice ahora con gesto serio.
-Muy bien, si me besas y no quieres mi dinero … vamos a hablar-. “Empieza la función” …
Así salió toda la historia del suizo, estoy convencido de que lo ha desplumado, creedme si os digo que la tía era como para volverse loco, y no fue agradable para ella hablar de ello, seguramente lo hizo por el peso del dinero … o porque tenía dudas … un extranjero convencional sencillamente ante una negativa mueve ficha y ataca a otra chica … instinto natural … yo no gasto de eso … pero esta mujer no necesitaba mi dinero … ¿qué coño hacia en el bar? … con el tiempo recuerdo muchas de sus frases, tú eres muy joven, repetía, la gente joven no tiene dinero … quizás los abuelos, como el suizo, sí … pero entre beso y beso tenía dudas … me lo susurraba al oído … y la naturaleza femenina en días señalados salió cruz para rematar la historia …

Llegué a Sakon Nakhon, tomé unos tragos y saltó el resorte, el bar de donde salían preciosidades en bañador quedaba al lado de este garito after hours desde donde tanteaba el futuro encharcado, todos los tais a mi lado brindando y relamiéndose para el momento de entrar al garito con las damas … y este pobre imbécil que escribe con los ojos fijos como estacas en una preciosa camarera … le digo que venga …
-Hola cariño, ¿y tú cómo te llamas?-. Le suelto.
Me mira como a un marciano … no entiende nada … no habla inglés … no me lo puedo creer … “esto no está pasando” pienso. Llama a su hermana que chapurrea 4 palabras en inglés y esta me dice que su hermana solo habla tai … “es que es acojonante” … pero lo mejor está por llegar.
Se me acerca un travesti, ya sabeis, un “lady-boy” de esos de género indefinido, muy majo … perdón, maja … habla inglés … y no solo eso, el bar de las chicas en bikini es de su propiedad … me guardo una bala en la recámara, pero envenenada. Le comento la película de la chica Akha, lo de los 10000, que debo ser feo de cojones … no se lo cree. Abre la boca y levanta las cejas sin apenas emitir un breve sonido gutural de sorpresa mayúscula.
-¿Qué le dabas 10000 baht a una chica y te dijo no? … me estas mintiendo-.
La pose de mi cara, mi gesto serio, el ladear de mi cabeza la desarma, no da crédito.
-¿Por qué no entras en mi bar?. Hay muchas leidis … eres atractivo, tú no tienes porque pagar 10000 baht. Seguro que alguna te gusta-.
Cambio el tercio sin pasodobles, ahí la tengo en mi terreno, le comento lo mucho que me gusta la camarera de este bar, se la señalo … que ella no habla inglés ni yo tai, que quiero saber cuánto, y que quiero irme con ella ya …
Le he caído simpático, se levanta y vuelve al rato, me da un papel garabateado con su número de teléfono … pero no me gusta su gesto.
-Sale a las 4 … pero olvídala. No se va a ir contigo, tú le gustas, te ha estado observando … pero no puede irse contigo. Entra en mi bar, charla con otra chica, no seas idiota-.
Le digo que tengo dinero, que puedo pagar, joder, ella ya sabe que le ofrecí 10000 a una chica de Chiang Rai. Se levanta, me sonríe y me manda un beso, me señala su bar. Pero soy terco y obsesivo como pocos … me dan las 4 de la mañana, ella, la hermosa camarera, se acerca, ni Dios la toca … “qué coño tiene esta chavala” … se sienta enfrente mio. “Joder, ¿y qué digo? …” me sonríe y se va … no la volví a ver.

Hace 2 días volví a la escena del crimen, el único extranjero en la party de Sakon Nakhon, allí estaba ella, volvió el travesti … nos caíamos simpáticos mutuamente. La vuelvo a señalar, me señalo con el dedo índice el cerebro … suspira y niega con la cabeza …
-Olvídala, hay decenas de mujeres aquí, entra en mi bar … no seas idiota … ¿qué tiene ella?-.
-Tienes que hacerme un favor, llévala a tu bar y yo entro … en 5 minutos, que deje de servir mesas unos minutos-.
-Lo hago por ti, cariño, pero estás siendo un estúpido … cuando entres a mi bar lo entenderás-.
Y tanto, decenas de chicas preciosas que yo obvié la noche anterior por tener solo ojos para una camarera. Entra la preciosa camarera con el travesti y se sientan en mi mesa. El travesti dispara tras las presentaciones formales.
-No puede irse contigo, tú le gustas pero no puede irse contigo-.
La camarera me sonríe, estoy desarmado … y no puedo hablar con ella. El travesti se pira y me quedo a solas con la camarera. “¿Qué pasa?” … me sonríe y me señala para a continuación señalar el estrado donde bailan las chicas en bikini. La miro, la señalo, me señalo el cerebro, el corazón … solo la quiero a ella … se ríe, se pone roja … se levanta y se va. “¿Qué coño pasa?” … se me acerca una de las chicas de la zona de baile, preciosa … nos enrollamos, me estoy quemando … me dice si nos vamos … no puedo … tengo que esperar a una camarera. Se va indignada … “pero ¿cómo soy tan gilipollas? … ¿qué tiene la camarera que me hace perder el sentido?” …
Pasan las horas, las doce, la una, las dos, las tres … cerró el bar de chicas, bebo cerveza anclado en una mesa del after donde curra la camarera que me destroza el cerebro. Ya no puedo más, ya no puedo más … saco un papel, escribo “5000, 6000, 10000 … ???” y cuando pasa la chica lo dejo caer en su mano. Lo mira, me mira … no puede ser … no puede ser … me lo devuelve y me dice que no con gesto serio. Y sigo sin poder cambiar una palabra con ella. Cerré la segunda noche con otra derrota con gol en propia puerta, ¡¡¡ cómo me jode !!!.

Ayer pasaba de todo, hablé con una chica en la cafetería del hostal, otra que no daba crédito a los dichosos 10000, hablamos de la camarera del after …
-Dame su número de teléfono y le digo que quieres estar con ella-. Me dice con cariño.
-Eso ya lo sabe, quemé 2 noches hasta las 4 esperando por ella … no puede ser-.
-Mira, aquí una chica vale unos 1500 baht, toda la noche … tu eres guapo, no tienes por que perder el tiempo con una chica que no te aprecia …-.
-Claro, eso ya lo he aprendido-.
Me sonríe y me pasa la mano por la espalda …
Anoche arrastré mi fatigado corazón de vuelta a los tugurios de Sakon … me lo pasé de cojones. Solo me dieron las 3. Quería cerrar una historia para hoy … si, es una mujer … no, no es la camarera … me despedí de ella, la amiga de la cafetería del hostal tradujo un breve texto de inglés a tai … cerraba así “Lo siento, ahora es momento de olvidar …” se lo dí cuando entraba a currar … lo leyó, me miro con ojos melosos, ambos sonreímos … fin del cuento …
Me perdí en el bar de chicas en bikini … la chica con la que me enrollé el día anterior seguía allí, bailando, con un cuerpazo descomunal … el travesti se acerca, le invito a un trago … para alguien que habla inglés …
-La vas a olvidar, ya lo estás haciendo, sé que te gusta esa chica que baila … enseguida te la traigo-.
Salgo a echar un pitillo y chapurreo cuatro versos con una señora muy mayor que anda por allí … “a esta señora la vi ayer por aquí, ¿esperara a alguien?” … no tiene pinta de tener mucha salud, con una tez pálida que recubre un cuerpo escuálido, y al hablar parece que no estuviera del todo lúcida … “¿de qué me suena la cara de esta señora?” …
Una vez dentro, el travesti me da un abrazo de locaza … hay cosas que hacen que me parta de risa, pero me cae muy simpática … y solo ella habla inglés …
-¿Cuánto?-.
Me guiña un ojo.
-Eso ciérralo con ella … eso es entre vosotros-.
La chavala me gustaba un montón, era puro fuego. Cerramos el trato … pero algo falla … a las 2 se tiene que ir a cuidar a su madre … hasta las 2 puede estar conmigo, más no … “no” …
-Ella tiene que dormir conmigo-. Le digo al travesti colega.
-No puede, me ha dicho que tiene que cuidar de su madre. No sé más-.
-Oye, juega limpio conmigo … ¿qué historia es esa de su madre? … si no le gusto que lo diga con claridad, sabes que he perdido 2 noches por fijarme en quien no debía …-.
El travesti pone cara de sentida angustia, así muy a la manera de los lady-boys, con mucho gesto exagerado y tal ... me descojono pero ella lo está pasando mal …
-Te digo lo que hay … no te miento. Ella quiere irse contigo … pero tiene que volver a las 2 para cuidar de su madre-.
Cerré la partida, le digo que no hay trato, me carcome la desesperación … otra que no … el travesti sufre un montón … echamos unos tragos …
-Oye no puedo asegurarte lo que quieres con ninguna chica. Hago todo lo que puedo … la que quieras te la traigo … tienes una sonrisa preciosa … que ilumina tu cara … la gente mataría por tener un colmillo superpuesto como tú … aquí es señal de gran belleza … no dejes de sonreir …-.
-La chica Akha me dijo lo mismo del colmillo, en España no se entendería eso ...-.
Seguimos de tragos y palique, se me va pasando el mal rollo, el travesti me ve contento y se le pasa también el disgusto, se sienta conmigo otra chica que no me gusta, pero no puedo echarla, me empieza a sobar … “no me puedo creer todo lo que me está pasando en este viaje con las mujeres … la virgen santa del Pilar” … me escabullo como puedo, pero la tía insiste en seguir sentada, le digo que parece cansada cuando la veo bostezar … “a ver si me pilla” … no hay manera … le he gustado, pero ella a mi no … me piro a fumar.
A eso de las 3, borracho de sensaciones, todavía no hay mujer para fijar mi soledad en su alma, muero de inanición, se me quedo olvidado en el olvido el diccionario de tailandés y ahora solo puedo fustigar mi desesperanza … me levanto para ir a mear …

“Joder … joder … pero que idiota he sido”

¡¡¡Qué gran idiota!!!

Veo a la chica de la pista de baile en su moto, "cómo me molas, Maria" pienso, ella espera a alguien … de repente todo cuadra, las piezas encajan en mi cerebro … la señora mayor de tez pálida aparece de un lateral, me sonríe, me dice adiós con la mano, se sube a la grupa de la moto, se asegura y se piran las 2 …
“Joder, pero que imbécil, era cierto lo de su madre. No había juego sucio. Joder, si lo vi ayer … si lo vi ayer … por eso me sonaba la señora mayor … ayer se fue con ella en la moto, como hoy … pero que idiota, no lo recordé”
Se me ablanda el corazón, mucho, mucho … algo chirria para menear los engranajes de mi revoltoso motor rojito ... ahora sé lo que quiero ... Me vuelvo al bar de chicas, busco al travesti, le extiendo un billete de 1000 baht para cerrar el asunto del baile (en Tailandia si te vas con una chica que baila has de pagar unos 300 baht al bar), me mira extrañada …
-He sido un estúpido, ¿recuerdas la chica de la pista de baile?, la primera …-. Hace gestos afirmativos, no entiende que pasa … -Mañana, a las 7 y media de la tarde, la espero en este bar, llámala por teléfono … confía en mí, lo de su madre era verdad. He sido un idiota. No le quise creer-. Empieza a entender, recoge el billete …
-Llámala, mañana a las 7 y media … ella mañana no baila, por eso te doy el dinero … cuando venga mañana hacemos cuentas, confía en mí-.
Me piré a dormir jurando en hebreo, todas las mujeres de este viaje han sido justas y honradas conmigo … todas … pero mis dudas y falta de confianza, una vez más, me abandonaron en el mar de la desesperación …

PD Ta, no tengo puesta la tarjeta en el móvil, ando con la española pero mañana la cambio y te llamo o me llamas y charlamos. Ya ves, tenía ganas de darme un capricho y ahora ya soy el "falang" más popular en la zona de marcha de Sakon, en realidad soy el único. Hasta algunos/as me llaman por mi nombre y todo ...aunque yo las llamo a todas Maria ... jajaja. Esta de muerte este pueblo y sus gentes pero ya tengo que empezar a hacer el petate, mañana tiraré a Nong Khai a ver qué se cuece. Aún me queda una noche aquí ... ;-)

jueves, 11 de noviembre de 2010

Sakon Nakhon

Es la paz … adoro esta ciudad o, más bien, pueblo grande. Este es mi tercer día por aquí y me quedo otros 2 más. Francamente, si esto es Tailandia, no sé por donde he pasado en mis anteriores visitas a este país. Son como 2 polos opuestos, independientes, que funcionan de manera sincronizada para, como estoy comprobando por el rural y relajado Isan y como ya tenía visto por la senda turística del país, hacer de Tailandia una joya de dimensiones mayúsculas. Isan me tiene embrujado, hay sitios con tufillo a prostitución barata y zafia para thais y turistas por igual como Udon Thani o Khorat ... pero lugares como Nang Rong, That Phanom o, especialmente, Sakon Nakhon dan una verdadera medida de qué potencial tiene esta zona para espíritus errantes deseosos de vivir Tailandia con gente tailandesa, hay zonas que me recuerdan y hacen revivir en mi muchas de las emociones que me regaló China. Cambié mi billete de regreso para el 16 de Diciembre, así haré casi 3 meses por esta tierra asiática que se ha convertido en mi segundo hogar. Tampoco tengo muy claro qué hacer, dónde ir esos días extras pero ahora no quiero ni pensarlo ... donde me lleve el primer bus ...

Ayer visité That Phanom, resplandecía encalado al fuego de un sol despiadado. Echo unos tragos al caer el sol en la zona de marcha, es genial, 5 bares haciendo una especie de U. Claro, muchas chicas, muchas risas … como siempre una que despierta mi atención … como siempre no la puedo tener ... esta vez os ahorro los gemidos emborronados de madrugada en una servilleta por un extranjero despechado ... pero me divierto con la gente local, ya me han dado las 4 de la mañana un par de noches … sin embargo hoy quiero algo distinto. Así pues un par de días más por aquí, la gente del hotel me deja dormir 2 noches más por 10 euritos … creo que ya me hacen precio amistad. Aprovecharé para recuperar un poco mi maltrecho estómago. Me piro a ver un par de templos del lugar … hoy no tengo ganas de escribir, solo quiero callejear y echar una siesta.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cuentas pendientes

La ruta me mataba, volaba sin motores, pisaba arenas movedizas en mi espíritu, trago a trago … la ruta me hundía, explotaron emociones como un calambrazo en mi ser … la ruta me quemaba, buscaba mi tiempo, tanteaba el abismo, Tailandia inabarcable por momentos … buscaba emociones, tiempos pretéritos, sensaciones que viví con Noi en noche fogosa hablando, sudando, quemándonos con la ahora cercana Buriram entre ceja y ceja … me acercaba a un objetivo resudado entre chicas de China y de Tailandia, una de etnia Han y otra de etnia Akha … ya quedaba menos, creía que había descansado en el bus pero la placidez de Phimai me invitaba a ir a dormir con la caída del sol … al rato lo quería todo, como una mujer de 24 años me susurraba a horas golfas en la ya lejana Chiang Rai … encontré un tiempo de pausa en China, en un bus desvencijado camino de Xijiang, se me presentó como el regalo más insospechado jamás imaginado … encontré un compás a mi ritmo … y lo maté … ya solo quemo recuerdos entre una china Han y una gitanaza Akha que se había convertido en veneno puro … nadaba vacío y en vacío entre 2 mares que ya no podía cruzar … el itinerario me destrozaba la razón agitado como un sonajero en manos de un bebé …

Pero la ruta sin compañía, a eso de las 6 menos 20, me abrió su doctrina, después de todo mañana será otro día, descansado, sobrio … o sin descanso, ebrio … paso a paso … aprendí a escupir en esta hoja de Word sensaciones que de no hacerlo derivarían en tragedias de insomnios permanentes, manejaba las emociones medidas con la parsimonia de quien lleva repóker de ases y solo ha de esperar a mostrar la jugada … la ruta solitaria, alejada de multitudes sin ojos rasgados, en manos de la gula de pizza Hawai a 3 euros, sin pasaportes de colores y sellos acumulados me lo reveló … tan sencillo como que solo me enseñó a trasladar emociones con efecto “valium” y un “buenas noches” a frágiles teclas que, agotado, me derrumban en la cama y cierran esta entrada del blog … mas aquí empieza la Tailandia añorada … hoy soñaré con eso … mañana todo será un crisol de tonos en color … aprendí algo … aprendí a controlar, medir, calibrar y sincronizar las angustias de lo que ya no puedo tener con el tic-tac del reloj.



Vagabundeo al día siguiente por Nang Rong, llegué vía bus desde Chumpuang, me abraza la cálida Isan, ajena a estereotipos, alquilo una motito para llegar mañana a Phanom Rung y se confirman mis sospechas de que Khao Phra Viharn está cerrado por disputas con la gente de Camboya (este templo está en la frontera y ambos paises reclaman su posesión), volveran a sobrarme días en Isan pero ya solo me emociono ante la sorpresa inédita que marcará mi camino, la ruta hace tiempo que quedó en neón por causas ajenas a lugares preconcebidos ... genial . Al rato me envuelve la cálidez del ambiente, una temperatura seca y confortable y una gente que se desvive por mi confortabilidad. Llamé a Emirates, mi vuelta a España está abierta para el 15/16 de Diciembre o 23 de Diciembre ... sigo pensando ... hago cálculos ... descubrí mi ritmo ... arrugué la meditada ruta y la abandoné en un cubo repleto de despojos ... ¡¡¡ a volar !!! ... también saldé por teléfono otra vieja deuda, reposada y bañada en cariño, con otra amiga ... mi mejor amiga ... esa que me enseñó de qué iba esta historia humana de amor, naturaleza y fragilidad en momentos que no supe valorar ... ella sabe lo mucho que la quiero ... ella en su hogar ... otros, como cantaba "Extremoduro", seguimos en la hoguera ...

sábado, 6 de noviembre de 2010

Phimai

Llegué a Khorat todavía con el espíritu demolido pero con un cuerpo recuperado. Un acierto eso del bus nocturno de Chiang Rai a Khorat, un lujazo, he dormido mejor que en varias pensiones del camino. En Phimai me esperaba otra belleza sin cuerpo de mujer pero con cuerpo de vestigio del antiguo imperio Angkor tan especial para mí, sienta de cine salir de la senda turística para hundirse en aromas de la civilización Khmer. Aquí la gente vuelve a mirarme extraño, son todo amabilidad … recuperé lo que el sello de salida de China me robó. Un templo de proporciones perfectas, con dinteles abrumadores y una madre que me brinda alojamiento en una pensión impecable por 6 euros … un consejo: olvidad los sitios del evangelio, son baratos pero pura basura. Todavía no salgo del asombro al procurar entender qué coño me está pasando con muchas personas en general, las mujeres en particular, que tropiezo en mi periplo, y el caso es que no salgo de mi asombro por lo positivas y fuera del tópico barato que están siendo las circunstancias … pero tampoco le doy más vueltas, sin posiciones horizontales la escoba del olvido trabaja más suave, y la fregona del tiempo acabará por dar lustre a mi cerebro y hacer caer en el abismo de la mente oscura muchas cosas. Queda mucha Tailandia, mucha Isan en el horizonte para perder el tiempo en razonamientos imposibles viniendo de una cultura tan diferente como la nuestra … sobre todo en lo que se refiere a amabilidad, respeto y hospitalidad hacia el extranjero.

PD Pilar, wapíssima, ya sabes que soy un poco zorro viejo y he hecho varias escalas por Tai, yo tenía el termostato como la carne ... justo al punto, justo como ella ... "sarna con gusto no pica" ... jejeje ... queda mucha Tailandia y acabo en Chiang Mai (a 3 horas de Chiang Rai) con una semana final (del 21 al 28 de Noviembre) sin ideas, ni planning ... adivina donde va a arribar mi barco zalamero, jejeje ... las frutas hay que dejar madurar ... Gus, tú vete preparándote y olvida las granjeras esas, ya sabes, las colegas del Obama, cuando vengas para aquí conmigo nos van a contratar los de Michelin para probar "gomas" ... ¡¡¡ afila el lapicero que Asia engancha !!!. Camarada, si ahora ya sé yo porque te ciega el rojo ... jajajaja ... que esto son cosas de mujeres no de gomas ... pregúntale a tu esposa, pregunta, pregunta ... o mejor, intenta menearte en la cama los días X ... intenta, intenta ... yo ya sé quien va a hacer la colada esa semana ... sábanas blancas después del amor que cantaba Silvio ;-). Villa tu mensaje no llegó (¿lo mandaste por Correos como suelo hacer yo? ... jajaja), no te preocupes, los discípulos del amigo Mao sacan los machetes a paseo sin mirar franqueos ... me doy por felicitado ... y muchos días por delante desde mi partida de Barajas, tambien felicidado ;-) Por cierto, me han echado de la escuela de idiomas, el profe me ha dicho que sea feliz ... y no tenga prisa por volver, le dije que estaba "de viaje de placer" en vez de negocios y no ha colado para justificar faltas de asistencia ... snifff ... Al menos esta vez no hay que agradecer papeleo ... ;-)

Procurad ser felices

viernes, 5 de noviembre de 2010

Causas y azares

Al día siguiente todo era historia, había una chica y un chico diferentes en los mismos cuerpos, de nuevo tuve que alzar las orejas como el conejo al husmear el peligro, en los bares de chicas de Tailandia siempre 2 y 2 suman 4, no hay excepciones ni márgenes de error … me habló de un antiguo novio de Suiza … y todo encajó, por eso no quería mi dinero, ya había desangrado al pobre hombre helvético, parecía que le echara de menos, “como para no” pensé … pero podía haber tenido el mío y no lo quiso, me respetó como a un amigo, a mí y a mi cartera y eso era lo que no acababa de entender que me hubiera sucedido en un bar de alterne… por eso volví anoche, necesitaba comprender que escondía su cerrado corazón para tratarme de modo tan especial. Me emociona que conmigo haya sido honesta y no haya habido juego sucio, se portó genial y en ningún momento me vendió historias raras, incluso me animó a cerrar mi fogosidad con otra chica … quizás olió que yo era un poco perro viejo, solo tenía ojos para ella, no era un típico “farang” pensando con la entrepierna y por ello me dio calidez hasta donde pudo… quizás … pero fue legal … jugamos una noche, lo pasamos bien sin entrar en humedades profundas y ella no pidió absolutamente nada a cambio, solo quería estar a gusto conmigo, ella trataba de olvidar a un suizo y yo a una china … fue un acuerdo tácito, no escrito y fugaz para 2 corazones atormentados, flaqueaba y jadeaba mi rampante cansancio y enrojecidos ojos y me dio necesitado amor y compañía en vez de sexo de todo a cien … todo cuadró en mi mente al día siguiente. Le di una pulsera que odio porque sé que la gente Akha adora la plata, siempre se me pone más negra que el demonio por la acidez de mi sudor, he acabado odiándola y por lo menos le encontré una mejor salida que no guardarla en el cajón donde aún guardo un par de ellas más. Le pedí que se la regalara a su madre, me había contado la pasión de esta gente por este metal, las barbaridades que llegan a pagar por adornos y tocados y así confirmé lo que ya sabía de antemano sobre esta etnia y su pasión por la plata, dicen que les ayuda a repeler los espíritus, una curiosa creencia animista para gente de actual confesión cristiana. Me invitó a tragos dulces y me dio alojamiento sin pedir absolutamente nada a cambio … qué menos podía hacer que regalarle algo a cambio. Mi corazón me lo agradece. Ahora estoy en paz con una amiga. “Procura no pensar en mí, disfruta de Isan y sus templos … ahora sé que no va a haber más chicas en tu recorrido, conozco tu corazón” me dijo al cerrar el telón … hasta el final se comportó como una amiga sin deseo de que me atara a ella, respetando siempre mi camino e independencia … como yo hice con la suya.
Y tampoco dio para mucho más la noche, charlamos y charlamos esta vez con una mesa de por medio, volvemos a ser solo 2 corazones solitarios con coraza de amistad … pero ahora la ruta vuelve a llamar a la puerta, he recuperado muchas fuerzas, muchas ganas de adentrarme en Isan y rematar la segunda mitad del viaje, estos 4 días anclado entre Chiang Rai y Mae Salong me han dado la vida … se acabaron las emociones femeninas por este viaje, ya he tenido bastante y además he ganado un par de amigas en el trayecto, no necesito olvidar estrellas fugaces en noches de pasión … con la libido en conserva, sin querencia por estallar, solo puedo estar contento con lo que me está deparando el destino en forma de mujer. No necesito más que echarme la mochila al hombro y usar en unas horas este billete de bus para Khorat que ya guardo en el bolsillo. Además, con una sonrisa permanente, es lo único que deseo.


PD Mí número de Tailandia por si no estoy en el otro es 0804912486. Pilar gracias por estar ahí wapetona, ya veo que la nieta se maneja bien con los mapas ... tiene buena maestra.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Jugando y regenerando

Me volví golfo, salió la pasión arrebatada, la furia cegada por el entusiasmo, me lancé al abismo … a morir, lo llevaba en fuego por las venas, las pupilas dilatadas, solo la buscaba a ella … se llama Jo (vete a saber). Pedí una Chang helada, me arrellané en el asiento … había muchas pero sólo veía una … una vez se puso tras la barra …

-¿Esperas a alguien?-. Me dice

-Solo te espero a ti … only waiting for you honey-. Le digo en un susurro que escupe veneno y palpita con fuerza la sed que me derrite por dentro

Me busqué un sofá en un rincón, la miraba, me miraba … buscaba mi tiempo, iba a morir en el lance, solo eso tenía claro, cerré el cerebro por desaucio, la ruta me lo había derretido, el cuerpo a duras penas respondía … solo quería su cuerpo, su calor … me estaba destrozando lo poco que quedaba integro de mí.

Se sentó a mi lado, hablamos, surgió la chispa … pero no iba a venir conmigo, era la hermana de la dueña, no quería mi dinero, no lo necesitaba … pero me quería a mí. Hablamos y hablamos, nos comemos los labios por momentos, bebemos y bebemos … me arrasa hasta su sombra, me quema hasta el tuétano …

-Vente conmigo-. Le susurro como un disparo cerrado a su mente.

-No puedo-. Nos estamos quemando … “pero qué coño pasa” pienso … “se me va a escapar” … llevamos una media borrachera del quince … me hace gestos, me muerde la boca … me hace gestos … está con la regla … no me lo puedo creer … me hielo … no me lo puedo creer, solo cenizas de la impetuosa hoguera que me había consumido. Pero ya había encontrado mi tiempo, mi sitio, me busco y me encuentro a tiempo. Pasó el vendaval. Me centro … me mira asombrada.

- ¿Por qué yo? … hay un montón de chicas guapas aquí … puedes irte con otra. Y yo no soy guapa-. Me dice en la distancia de guardar las formas bajando los ojos.

- No lo entiendes, no busco a otra, te quiero a tí … mai pen rai … no pasa nada. Tú o nada. Si no eres tú, duermo solo, ya estás en mi cerebro … no hay sitio para despechos, no hay sitio para segundas jugadas. No me conoces-.

Seguimos hablando, jugando con el rostro a medio palmo, me enseña cosas, palabras tais, me dice que es cristiana, Akha, se diluye el alcohol en el pulso recuperado de mi corazón quemado. Me localiza una habitación en su casa para dormir, a las 3 de la mañana recordé que todavía no tenía habitación para esa noche.

-¿Te vas mañana a Khorat?-. Me dice desde el umbral.

-Maybe-. Me derrumbo en el catre y la imagino sonreir al cerrar la puerta con sigilo.

Anoche me lo pasé de cojones, dormí solo, abandonado por el infortunio que parece perseguirme con las mujeres este viaje, o fallo yo, o falla ella … pero me lo pasé de cojones.

Volví por la mañana a la pensión donde hice mi primera noche en Chiang Rai, me esperaba la maleta y la amable sonrisa de una viejecita. Hoy hice la colada, paseé y me sacudí el clavo por el templo blanco, un pad thai y una Leo, le mandé un correo al profe de la escuela de idiomas para que me readmita este curso en el que todavía no he pisado la clase y solo acumulo faltas de asistencia, quité el polvo al blog … me quedo otra noche en Chiang Rai, mis gafas de sol se resquebrajaron en un bus bajo el peso de una alfombra que voló en un frenazo brusco y me están haciendo unas nuevas lentes graduadas que he de recoger esta noche (30 euritos con montura nueva … adoro Tailandia). En realidad me quedo por la chica, pero me cepillé la pátina del espíritu golfo … me colmé anoche con la lengua humedecida … vuelvo a pensar en Khorat … y gano fuerzas en calma y soledad … pero me apetece volver a charlar con ella.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Una de fotos

Ya en Tailandia, atravesando Laos desde Boten a Huay Xai en apenas 6 horas con una visa que parecía que quemaba, una caricia del Mekong y unas cervezas Chang se armó el día. Huele a Mae Salong, a aromas de Yunnan en el horizonte, a volver a estar impregnado de olor a pollos, patos y fauna variada. Y aquí, en Chiang Khong, muchos turistas, mucha gente con ganas de darte gato por liebre, la senda del "banana pancake trail" también moja esta orilla... arrebato de retirada, pero ya. Un aperitivo de lo que han sido 5 semanas por China... atrás quedó la censura y con ella muchísimas otras cosas más. Es solo un hasta pronto. Si pinchais en las foticos se hacen más grandes.

Jingzhen, cerca de Menghai (este templo me recordaba un montonazo a Wat Xieng Thong en Luang Prabang)



Damenglong



Loto en el jardín botánico de Jinghong



Jianshui



Puente en Xijiang, precioso pueblo Miao (Hmong)



Arrozales de Dazhai



Niña en Maàn, hospitalario pueblo Dong



Maán



Bestial Dehang



Catarata en Dehang



Wulingyuan



Tongli



Zhujiajiao



Hongcun y sus hipnóticos reflejos



El pintoresco y relajado Xiao Likeng

domingo, 31 de octubre de 2010

Un viaje feliz

Me carcome el mal rollo de tener que abandonar este increíble país y sus gentes. Solo puedo decir que la ruta ha sido espectacular, desde los preciosos pueblos de Hongcun y Xidi al pintoresco y rural Xiao Likeng o el ancestral Hall de la familia Yu en Wangkou ya en la zona de Wuyuan. Y eso era solo el principio … De Hunan me quedo con la montaña Tianmen y sus maravillosas vistas y, sobretodo, Dehang … este lugar se va a ver infestado de hordas de aquí a unos años … al tiempo. Y la verdad es que no puedo destacar nada por encima de otras cosas de lo que fue mi paso por Guanxi y Guizhou, todos los lugares fueron increíbles, si decía en el anterior viaje que el norte de Yunnan por sí solo merecía el viaje a China otro tanto, o más, debo decir de esta región fronteriza entre Guanxi y Guizhou. Yunnan ya lo conocía, más o menos, siempre pensé que esta región de una increíble mezcolanza tribal era más sudeste asiático que China … desde Jinghong que escribo esto, tierra Dai, solo puedo ratificarlo. Apenas un puñado de viajeros occidentales en toda la ruta, centrados en la zona próxima a Shanghai, los arrozales de Dazhai (zona de influencia de la cómoda, estéril en sensaciones y población china y ubicua Yangshuo) y ahora aquí en Jinghong. Han sido 36 días maravillosos de convivencia y aprendizaje de una cultura gigante, de disfrutar la hospitalidad de muchas personas anónimas que, ante la sorpresa de mi presencia por sus localidades, se dejaron muchas ganas en un esfuerzo inmenso de hacer que me sintiera como en mi casa siendo su invitado de honor, en enseñarme expresiones y costumbres … muchas, muchas cosas y anécdotas. Solo puedo decir “Xie xie” China, y un hasta pronto que, Dios mediante, me verá pasar, procurar aprender y volver a integrarme el próximo año por zonas de Tibet, Gansu, Qinghai, Sichuan y Guizhou (imposible no volver), quizás también entre Yunnan, tengo algo en mente … Hasta pronto China. Me sumerjo brevemente en la ruta más o menos turística vía Mae Salong y Chiang Rai (y no tengo ninguna gana especialmente después de cargar la mochila con emociones ajenas a la pasta y pizza típicas del “banana pancake trail” y además saber que eso es lo que, definitivamente, quiero en gran medida en mi futuro viajero … pero temas de logística lo requieren así) por unos días antes de pasar a Isan donde sé que volveré a vagar anónimo arropado por esa Tailandia de verdad que me pide el espíritu.
PD Y ya sin censura ni proxys, una vez fuera de China, confío en poder subir algunas fotos de lo que ha sido el trayecto hasta ahora.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mae Salong

Le daba vueltas y más vueltas … y más vueltas. Los putos arrozales, se extinguía mi llama por la China rural y no quería partir, me sobraban un par de días … me faltaban un par de días. Recordé al abrigo de la brisa sureña de Jinghong, abandonado en un silla raída y en una mesa de granito rajada … “no quiero salir de China, pero ya lo he hecho … Xishuangbanna es una mezcla ecléctica de razas del futuro viaje, una débil señal de lo vivido … ya estoy fuera … ¿cómo volver a entrar?, ¿cómo hacer que brote menos sangre del tajo?” … había visto una efigie de Zhou Enlai en el jardín botánico a la mañana. Recordé su juventud, su alianza con el Kuomintang, Chiang Kai-shek …”espera, ¿cómo era esa entrada de Pablo sobre …? Joder … ¡¡¡ claro !!! … Mae Salong …”. Volvería a estar en China, Isan podía esperar, China ya lo estaba haciendo para mí en tierra Tai … lo cerré en apenas unos minutos, Damenlong y Menghai, la vieja llama de la tierra Han asfixiada entre hordas Dai, llamaban a la puerta, después … volvería a China, partiría en un bus a muchas horas de la frontera yunnaní para volver a entrar, visitaría Mae Salong, volvería a tierra Han. Siempre que se cae algo del itinerario entra otra pieza en la partida con más fuerza, me pasó con el bloqueo de Huangshang y la inesperada delicia de Wuyuan. Los arrozales de Yuanyang y su cegadora niebla se abrieron como un loto para destapar una vieja reseña y dar confort a mi espíritu que ya añoraba el Reino Medio. Volvería a China … en Xishuangbanna la vivía entremezclada de olores a frangipani y orquídeas, casi olvidada, con pausada latencia … en Mae Salong, en similares proporciones, volvería a China y apagaría, en calma, temporalmente, la llama que pronto habrá de volver a alumbrar mi caminar. Prometo sonreír la próxima vez que el clima reviente mis planes.

Molido

Llegué doblado, hundido, víctima de una ruta, lo repito una vez más, tremendamente compleja. Ir “off the beaten track” por China da muchísimas alegrías, muchísimas … pero el coste de estar día tras día, durante más de un mes, siguiendo una estela definida por miles de chinos anónimos en vez de mochileros rutilantes de priva fácil y conversación extensa empezaba a ser alarmante para mi cansado cuerpo. Salí de Jianshui ansioso por llegar a los arrozales de Yuanyang … podría haberlo imaginado … otra vez la puta niebla. Es mi sino este viaje. Una cortina que impedía ver a medio metro, una tela de raso que impregnaba todos los recovecos imaginables, hasta los gallumbos húmedos, una gasa como de mantequilla que cubre el cuerpo hasta las uñas, un frío del copón y, como guinda, la sensación de dormir en una cama que podría ser una bañera gélida encubierta. Una vez allí ya no había solución … por una vez hay que agradecer a la cutre-guía del demonio algo: gracias a la estrellita que le han puesto a Yuanyang pude rajar unas horas con un suizo y un inglés que paseaban con ella bajo el brazo mientras maldecíamos la fortuna que nos cegó el privilegio de uno de los sitios de renombre inmemorial en la gran cantidad de aficionados a la fotografía de este país (que nadie piense que este detalle favorable, aunque esto sea subjetivo y cosa de la desesperación del momento, suple la cantidad de incorrecciones y faltas de la guía, desde la renovación del visado en Kaili en apenas unos minutos, pasando por la posibilidad que la guía niega de reservar billetes de tren sleeper también Kaili … creo que podría escribirse otra guía solo de enumerar los errores del dichoso libro, y todavía ni ha salido en castellano). A la mañana siguiente el asunto del clima se había puesto, si cabe, aún peor … a morir, le envié un mensaje a la chica de Guizhou “me piro a Jinghong, necesito el sol que solo me acompañó a tu lado”. “Buena suerte” fue su respuesta. El inglés me pidió que le acompañara vía Luchun y Simao … ni pa Dios, le comente que prefería hacer back-track a Jianshui y tirar desde allí directo, por un lado o por otro las 14-15 horas había que comérselas igual, el precio era similar pero desde Jianshui era mejor carretera y el bus era litera … yo lo tenía claro. Así pues casi 20 horas después me encuentro deshecho, hundido en el corralillo de mochileros de Jinghong, con un desayuno continental con bacon, huevos y tal … añoro la sopa de noodles con chile pero, coño, este café me está dando la vida, entre la bañera de Yuanyang y el bus apenas habré dormido 10 horas en 2 días, pero no quiero dormir ahora y un café de verdad me pone las pilas. He confirmado mi huida a Chiang Khong ya en Tailandia vía bus para dentro de unos días, solo 10 horitas, hasta me parece poco … confirmado con la info de thorntree, por supuesto, los de la guía ni se han enterado todavía que existe esta posibilidad … otro clavo para su caja. Hace calor pero, para variar, incluso aquí solo puedo imaginar el sol entre una inquebrantable película de nubes grises … con calma y café creo que ya solo soy como el perro viejo, orgulloso y zalamero, que se gusta de relamerse sus viejas heridas de guerra … me piro a ver el jardín botánico, hoy creo que empalmaré siesta y noche …

martes, 26 de octubre de 2010

Jianshui

Encontré mucha paz en Jianshui, pasé 2 días navegando ente bonitos recuerdos y además dicen que el tiempo lo cura todo y solo de pensar que me hubiera dejado llevar… quizás una pequeña eternidad disfrazada de angustia. Es mejor así, nos mandamos unos mensajes, siempre quedará una bonita amistad, se comportó de modo impecable conmigo, de eso no cabe duda, me trató como a un hermano, siempre estuvo pendiente de mí. Si el tiempo no borra su huella en mi memoria volveremos a vernos en mi regreso a este gigante país, las cataratas de Huangguoshu no quedan lejos de Guiyang que es donde vive y es un sitio que lleva tiempo llamando a esa hoja de Word de nombre “Itinerario”. Pasé horas bajo la pertinaz lluvia en Jianshui, de templo en templo, de casa en casa, alucinado por la belleza del sitio y aún más por la falta de turistas chinos que estropearan mis fotos. El jardín de la familia Zhu me dejó perplejo, si alguien cae por aquí que lo ponga en lo más alto de su lista. Casi un lugar decrépito que rezuma historia a cada rincón, regado de peonías en muchos casos marchitas… lo que a mí me gusta. Cambié la maleta, la compré donde una bruja disfrazada de vendedora amable, casi acabamos insultándonos la vieja del tenderete y yo, cosas del regateo en Asia… pero acabamos fumando la pipa de la paz aunque medio abrazados por la compra-venta por poco le meto un puñal en el hígado… ¡¡¡ qué me ha robado casi 20 euros la fulana!!! … la madre que la echó… la vieja maleta quedará mañana arrinconada en la parte oscura de la habitación, con una sola rueda, rajada por un lateral, quedarán muchos, muchos recuerdos atrás, muchas emociones … espero que no me de calambres cuando la deje tras de mí … Volvió la lluvia y los arrozales de Yuanyang me esperan en el horizonte, dicen que en esta época lucen con miles de colores a la salida y puesta de sol… a ver… por lo demás la cartera no cierra por bancarrota, mi madre parece que se queda en el banquillo en el partido de Diciembre y, como se suele decir, ancha es Castilla … regresar a casa para Navidad ya no me suena tan hueco.

PD. Villa, ¡¡¡ que pasa !!!, el camarada ha roto el ordenador ¿no?, ¿sale humo?, ¿no?, entonces con un poco de esparadrapo y loctite lo arreglamos, si es que no me extraña, tanto bajarse pelis pornos ahora que está de secano el ordenador se ha recalentado, jejeje. Ya sabes cómo va esta historia con las mujeres de estos lares, algunas me vuelven loco, tío, las más especiales… ya me conoces… pero mejor así que no volver con un cubilete de kleenex húmedos bajo el brazo. En el fondo sabes que si me hubiera tirado muchísimo hubiera caído como un idiota. Solo rozó el larguero esta vez, pero quedó bonita la entrada del blog… es que tengo más cuento que Calleja cuando me paso de mojar la sin hueso con brebajes que disimulan mi añoranza de patxaran a horas intempestivas, jejeje. Dale un besito a Anita, please… y recuerdos a María si vas a hacer la compra fuera de ruta, jejeje, pronto le lloraré mis penas con una San Miguel y Venezuela fijo que tiene que ser bonito. Camarada, tranquilo, no te pongas nervioso… créeme, el verde quirófano te sienta bien, y tú no vas a sufrir los dolores preparto, joio. Besitos para la esposa y el peque. No dejes de escribir en el blog que ya sabes que me excita que me fustigues y no te preocupes por el ordenador, en el videoclub de Hernani tienen un montón de pelis de muchas X, de esas que tanto te gustan, jejeje, en cuanto pase por allí le echo un vistazo al PC. Any, gracias por compartir sentimientos. Ta, queda poco para vernos compadre, no me apuntes con la espingarda por hacerme el difícil con las mujeres cuando pise Krung Thep, una noche por los tugurios de Khorat y solucionado, jejeje, ya sabes que muchos “farang” no tenemos solución… aquí es solo que la sombra de Mao se me hizo alargada y me veía en un campo de reeducación si no cumplía con la chica en posiciones horizontales, jajaja. Gus, el “fast food” no te sienta bien, te veo metiendo de contrabando una tortilla de patata y una botella de “Marqués de Cáceres” en Ohio, allí tiene que haber algo más grande que la O mayúscula… ¿una mujer? … a ver qué traes bajo el brazo… recuerda que en Egipto hacen prácticas de tiro con una foto tuya, jajaja . Guiller ¡¡¡ llama a la vieja, macho !!! que se ha roto la clavícula y no te llama por no molestarte (o eso dice, los cinco ya sabemos a estas alturas cómo se carda la lana…) pero medita hacer un tachón en el nombre del hijo mayor sobre el testamento, jejeje, aquí serías feliz, dos tercios de cerveza cuestan 30 céntimos. Como dice Jesus estoy acumulando un carro de puntos de tanto privar … el problema es que encontrar algo con más de 3 grados de alcohol es difícil (excepto el licor de la gente Miao)… a muchos de estos les da una Keler y fijo que se arrancan por soleares durante mes y medio del colocón que agarran… pero China y su gente es un lugar apasionante, todavía no me he ido y ya añoro volver… que alguien incapaz de levantar la vista del evangelio (léase cutre-guía Lonely Planet) reduzca esto a “hormigón y parques temáticos” es un alivio para los que buceamos entre lugares y gentes de imposible pronunciación, de indescriptible cálida hospitalidad. Ójala nunca exista una guía que sea verdaderamente buena sobre este país, lo más parecido que he visto hasta ahora a eso era una agenda de teléfonos de unas 20 páginas y con anotaciones al margen que llevaba la chica de Guizhou… ójala…

lunes, 25 de octubre de 2010

Cabalgando los sentimientos

Me encontré en un puesto de comida rápida en Zhenyuan. Sommens (sabe Dios cómo se escribe) se fue a tirar unas fotos con unos niños al rio. Tampoco tengo muy claro cómo acabé aquí con ella, supongo que ha sido el destino, el mismo que nos menea en una coctelera como quien prepara un potente combinado, sin tiempo para cicatrices, hundidos en emociones …

Pasamos unos días maravillosos en Xijiang, absolutamente increíbles, el último día, a la noche, al regreso de ver un festival Miao en uno de eso pueblos de la zona al que me llevó, ella regresaba a Kaili al día siguiente para tirar hacia Zhaoxing y yo, yo, para variar, dudaba de mi próximo destino:

-¿Conoces Langde?-. Le pregunto mientras busco en el portátil un poco de luz sobre el lugar a sabiendas de que mi tren a Kunming no partía hasta tres días después y tenía que hacer tiempo.

-No me han habado bien de él-. Me mira curiosa desde la puerta de la cocina.

-Entonces quizás tiro hacia Shiqiao, parece que no está mal-.

Me sigue mirando, se acerca, sonríe …

-Si quieres puedes venir conmigo a Zhenyuan, está cerca de Kaili-. Me dice.

-¿Pero no vas a Zhaoxing mañana?-.

-No importa, tengo más días de vacaciones … ven conmigo a Zhenyuan si quieres-.

-Ok, yo voy a Zhenyuan si tú vienes conmigo a Lijiang-. Sabía que ella tenía idea de ir a Lijiang y a mi es una zona que me encantó hace 2 años, meditaba volver desde que aterricé en Shanghai.

Se ríe y yo me rasco la cabeza, un “maybe” condescendiente sale de sus labios. Zhenyuan. “¿Y eso donde coño está?” me pregunto mientras sigo navegando y en el fondo sonrío como un idiota. La noche me mece en su compañía, su pelo sedoso se enreda en mis entrañas, vemos videos que saqué de Zhaoxing, me quemo y me hielo por momentos, me despido aterido de frio y ella con cara de póker … pues de nuevo llegamos a unos de esos sitios de letras de oro en la historia de este país que las guía de viaje ni conocen, un sitio de pura magia al ponerse el sol, un decorado de una peli de Zhang Yimou con cientos de linternas rojas que se reflejan sobre el rio y gabletes chispeantes a la luz de los focos, un sitio enclavado en parajes cársticos sacados de un bonito sueño. Y la historia se repite, pasamos un día increíble de risas, fotos y preciosos recuerdos, cenamos dumplings, una funcionaria me felicita por la hermosura de mi chica mientras ambos nos sonrojamos, le digo que es mi guía y profesora de chino y ambos nos partimos de risa … al llegar la noche me comenta al oído que desde el balcón superior del hotel se ven mejor las luces sobre el agua, ahora solos … las dudas, las emociones se mezclan, ella me habla a un palmo sobre una balaustrada del hotel, con el reflejo de la luces rojas sobre el rostro, medio sumidos en la penumbra … susurra, el corazón cabalga, su habitación queda a un metro, la noche se cierne en mi mente, el placer y la pasión aceleran mi pulso y dilatan mis venas, me veo nadando húmedo sobre sábanas mojadas … y dudo, dudo mucho … tengo miedo …

-Piensas demasiado-. Me susurra al oído, humillo la mirada, no quiero ver su precioso rostro que me desarma al sonreír, me deja sin habla, me hundo en un infierno de pensamientos … “esto se me va a ir de las manos” … el corazón sediento, el pulso acelerado no me ayuda a pensar, pasamos un día maravilloso, 4 días increíbles … estaba claro cómo iba a terminar el asunto. Me resisto, pienso en la ruta, me doy tiempo, busco una alternativa, necesito ganar tiempo … ya no me parece tan hermosa, añoro ese futuro que desconozco en tierras del sur de Yunnan, en el fondo hay gestos suyos que no me atraen … pero quiero comerme sus labios, sentirme de regadío, mi billete de tren para Kunming se torna ocre, tiembla, palpita, viene y va, casi lo veo rasgado al fondo de una papelera … pienso … pienso …

-Eso ya me lo han dicho muchas veces, siempre pienso demasiado-. Me levanto, se sorprende, le deseo buenas noches, esta vez ella agacha la cabeza y humilla la mirada, se perdió mi estrella, reventé la partida, se cerró mi cielo y yo, yo a duras penas meto la llave en la cerradura, abro la habitación y me hundo entre las sábanas. El gato no entró en la talega esta vez.

Hoy vuelve la batalla, quizás volveré a dudar esta noche, volveré a dudar … pero el cerebro y el corazón me dicen que algo ya se ha quemado, su rostro esta mañana lo gritaba a los cuatro vientos, pasó mi tiempo con ella, perdí su tren, ya solo puedo sentirme como un bobo y, hundido, confiar en lo que hice por dejar de hacer, pasó varias noches esperándome, muchas horas a la luz de la luna, muchas horas de charla confidente, momentos de hacer pasta de arroz sobre una cubeta poco lustrosa, de embadurnarnos la cara con yema de huevo cocido, muchos tragos de licor con la gente Miao que decía que era buen bebedor tras apurar trago a trago, plomo a plomo vasos que se tornaban botellas mientras ella sonreía orgullosa al traducirme sus palabras … y el día X dudé. “Don´t play joke with me” dice … y solo veo la realidad, la futura soledad, convencido de la jugada ganadora para mi corazón de cristal … ganó el cerebro, paré el reloj, me ceñiré la destrozada maleta otra vez, me reinventaré, me subiré mañana a ese tren con ese ticket que hoy vuelve a resplandecer y así como estalló Lijiang en su compañía volverán a estallar en mi mente las palabras de aquel anciano indio que me leyó el futuro en la palma de la mano y me señalaba con manos temblorosas mientras su mantra se centraba en la sensibilidad de mi alma ... volveré a maldecir las palabras del gurú y a pensar que quizás sea cierto … maybe … en ocasiones pienso demasiado … y ella ya no me da más cartuchos … sola, en su habitación … “estoy cansada, quiero estar sola” me dice sentada desde su cama hoy a media tarde … cerré la puerta, un respiro para el corazón, un dolor infinito.

Ahora, en noche cerrada, las huellas de mi esencia se quiebran y solo alumbran mis penurias las estrellas de Zhenyuan, un viejo que hace calceta en un puesto callejero destartalado y una cálida cerveza helada “Snow” de 3 kuais … me hago colega del abuelo y su mujer, me da tabaco, le doy coba, le doy tabaco, me da coba … vuelta a la rutina … la ruta se hizo más complicada de lo pensado … otra vuelta de turca que asfixia un poco más a este espíritu marginal pleno de vergüenza, loco por resucitar … vuelvo a ser yo pero sonrío y me muero, juro por Dios que me volvía loco, perdí como un idiota lo más bello que me regalaron este inmenso país y sus gentes, Yunnan me hace guiñar un ojo al destino que tanto me araña el corazón … tiemblo solo de pensar en el adiós a la chica de Guizhou, el echar de menos su compañía, ya no quiero ni despedidas grises … me regenero a cada instante, pienso en Yunnan, Isaan cada vez más cerca … mi mochila y yo … la voy a echar de menos … mucho … solo raspaduras para un corazón a flor de piel … solo raspaduras para un corazón a flor de piel.

Pronto llegaré a Yunnan, magullado en cuerpo y alma, bajaré a la tierra, un cacho de mi vida quedó en Guizhou, desangrado, en una chica de rostro precioso, en una gente Miao que me trató como a un hijo, en las calles desiertas, noctámbulas, de Zhaoxing. Si tuviera que definir este vaivén que me lleva cual tornado furioso solo podría llamarlo intensidad, aún más de lo esperado, me costó cogerle las vueltas, injertado en la zona de Shanghai, entre multitudes que me hacían dudar de qué palo iba. Llegó Hunan, me subí a ese tren que me arrastro hasta la raíz, todo se descontroló, volaba en Guizhou sobre rutas pedregosas, volaba … volaba … me arrastró una bella flor, libaba aquí y allá … me veo cabalgando en tren nocturno hacia Yunnan, la misma tierra que hará de gasa para taponar mis heridas, matará la sed de mi garganta y será sol que alumbrará y cegará mi demacrado rostro, mis hundidos, teñidos de rojo por momentos al recordar su presencia, ojos ...