LIBROS, DOCUMENTALES, FACEBOOK...

"Río Madre", primer libro que resume en leyendas e historia un viaje por la antigua Indochina, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHS0pJWmlHZ0lvZDA

"Trémula Pagoda, Corazón Esmeralda", segundo libro con apuntes y vivencias de varios viajes por Tailandia, disponible en el siguiente enlace:

http://docs.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHc3NxZVk5UUM2S3M

"El viaje es lo de menos", selección de treinta y cuatro textos, redactados en viajes por Asia y América, que conforman el tercer libro:

http://drive.google.com/file/d/0Bx3BulzM-UhHeHlaNXlDN09vaEk/view?usp=sharing

Todos los documentales subidos a Youtube:

http://www.youtube.com/user/Botitas2006

Facebook y últimas noticias:

BLOG LIBRE DE PUBLICIDAD Y PATROCINIOS Aquí no encontrarás espacios publicitarios, y tampoco se va a pretender "colocarte" un seguro de viajes, una agencia o un buscador de hoteles o vuelos. Por supuesto que no se te va a vender nada por puro interés comercial, ni encontrarás referencias a agencias -oficiales o no- de turismo. Aquí no se te va a recomendar dónde dormir o comer, ni siquiera cómo moverte porque gestionar todo eso en destino, compañero/a, es la pura esencia de viajar y ya lo sabes hacer tú solo/a. Yo no te voy a intentar adoctrinar, señalar el camino, robar lo vital: el placer de viajar y descubrir por ti mismo/a. Éste, después de años de recorrido, pretende seguir siendo solo un blog escrito de viajero a viajero/a; un blog de las emociones que, para lo bueno y lo malo, regalan la ruta y la convivencia en otras culturas, con otros seres; un blog donde todas y cada una de las experiencias que se cuentan se han financiado de mi bolsillo, han dibujado la más amplia sonrisa en mi rostro, han rodado por mis mejillas transformadas en lágrimas y siempre, siempre, han marcado el latido en mi corazón; un blog, en resumen, de viajero siempre en construcción que pretende ser tan honesto como respetuoso contigo. Sin engaños, sin publicidad.

sábado, 18 de agosto de 2018

Segundo vídeo sudeste asiático

Subido el segundo vídeo que recoge el paso por el sudeste de Asia en otoño de dos mil diecisiete. Se incluyen Dalat, Hanoi y Ninh Binh, en Vietnam, un repaso profundo del patrimonio jemer, incluida una guía sobre cómo emplear ocho-diez días en Camboya, y un último apartado con Saraburi, Lopburi y Singburi, en Tailandia. 

Desde mañana empiezo con la traducción de textos al inglés para editar el fragmento de la guía sobre Camboya en ese idioma, ese será el próximo vídeo junto con el de Laos y norte de Tailandia. Viento en popa y a toda vela.
 

miércoles, 8 de agosto de 2018

Intro tercer y último vídeo de Sudeste de Asia 2016/17

Ya completo el segundo vídeo y pendiente de los textos, sigo avanzando con el tercer y último vídeo que recogerá el viaje con mi hermano por Isan, norte de Laos y norte de Tailandia más los últimos días que empleé, ya solo, en visitar el nordeste de Isan y Bangkok. Pronto estará disponible.
 

viernes, 3 de agosto de 2018

Catedral de Phat Diem

La desconocida herencia cristiana en el comunista Vietnam suele regalar días de alucine como me sucedió cuando visité esta catedral de Phat Diem, muy cercana al turístico núcleo urbano de Ninh Binh capital. Sin duda que no alcanza en dimensiones o majestuosidad a nuestras catedrales pero no de deja de ser sorprendente comprobar cómo, incluso en el lugar más insospechado, uno puede topar con lugares de ensueño que resuenan a conocido. 

En otro orden de cosas, destacar que se me ha estropeado el archivo de vídeo que estaba montando sobre el Sudeste de Asia, el que recogía el paso por allí a finales de 2017. Por suerte he podido rescatar la mitad y esto me ha hecho replantearme el hacer dos vídeos independientes de aquella aventura, uno por Vietnam y Camboya (aprovecharé para hacer una guía completa de Angkor en inglés) y otro por Tailandia y Laos, el viaje que hice cuando se me unió mi hermano. Gano mucho tiempo con el nuevo sistema de estabilizado de clips, lo que me permite avanzar mucho en su creación en el apartado visual, pero ando con la mente puesta en los textos del nuevo libro y, básico en ellos, la organización del viaje por México y Perú. Justo tengo ideadas las rutas y reservados los billetes de avión, queda mucha tela previa que cortar allí y eso es prioritario ahora mismo.
 

lunes, 30 de julio de 2018

Bohemia, lo que (a propósito) no se advierte

Andaba con ganas de darle una vuelta a lo sentido después de ocho días por tierras meridionales checas, y, tecleando, han surgido unos apuntes que, más allá de que desagraden poco o mucho, conviene tener en cuenta para que nadie se dé a equívocos o inesperados. A estas impresiones, personalísimas, sí os podéis atener sin temor a fraude. 

1. Cesky Krumlov sigue siendo maravilloso, sin duda. Ni cien puestos más de trdelnik lo van a empañar. Olvidad venir unas horas desde la capital porque esto se merece emplear un par de días. Y digo un par de días porque el pueblo se satura con day-trippers llegados desde Praga (principalmente) que se amontonan por las callejas. A partir de las cinco o seis de la tarde aquello baja de manera notoria y el pueblo, entonces sí, se aprecia en todo su esplendor. Lo de los orientales aquí, sin embargo, es punto y aparte ya que por algún extraño motivo Cesky Krumlov es un imán absoluto para ellos. En este tercer viaje he podido constatar que, lejos de ser una moda pasajera, el turismo oriental (chino en esencia) tiene a Cesky Krumlov en el centro de su diana. ¿Alguien desea practicar su mandarín, hindi o tailandés? Aquí podrá hacerlo sin problema mientras comparte una jarra de cerveza a su justo precio (sí, la cerveza checa es muy barata, un euro o menos el medio litro, olvidad Praga). ¿No es suficiente? No importa, tienes a Egon Schiele que brota a borbotones en cada meandro del Moldava si recuerdas sus obras; y si no ahí queda su museo, verbigracia de un pueblo tan relamido como conservador que nunca supo entender a su esqueje de segunda generación más rebelde. 

2. Incluso mejor que Cesly Krumlov es Trebon, con atmósfera idéntica, un casco histórico más reducido pero no menos hermoso, castillo humilde y unos alrededores repletos de lagos en los que pasear o, como hacen los visitantes checos, recorrer en bicicleta. Los turistas se reducen aquí a la mínima expresión y, si ya me dejó buen sabor de boca hace un año, en esta ocasión me ha enamorado del todo. La carpa que se cría en sus lagunas, por si fuera poco, es el manjar imprescindible en la Navidad de toda Chequia. Por si no queréis esperar, aquí, a lo largo del año, os la preparan en lomos marinados de medio kilo limpios de espina. 

3. Idos.cz, ésta es la biblia del transporte público en Chequia. Los horarios están actualizados y es una verdadera gozada recorrer Chequia en buses siempre impecables, nunca llenos, puntuales y, mejor aún, baratos. 

4. Praga ha muerto de éxito. Está abarrotada de turistas dando igual la época del año en que la visites, los precios son de broma y la experiencia global es de puro producto comercial envuelto en sedas de turismo. En todo caso, qué duda cabe, es una ciudad preciosa que a poco que te escapes de lo más turístico te va a seguir regalando un entorno sublime de iglesias decimonónicas y tugurios acogedores. Si encima viajas en pareja es una perfecta ciudad del amor tanto por sus rincones como historia, museos o vida cultural entre la que sobresalen los conciertos de música clásica. 

5. Por favor, no suméis con vuestros actos a la gentrificación. Es un problema global que afecta incluso a ciudades pequeñas como Donosti y conlleva un deterioro notable de condiciones de vida para la gente local. Es muy, muy importante elegir un hotel/hostal/apartamento lejos del centro para no agravar esta problemática. El transporte público, por fortuna, es buenísimo en Praga, y tanto con su metro como con su tranvía cubrís gran parte de la ciudad. Una vez más, cuesta tres pelas. Ejemplo, nosotros estuvimos en Jinonice, pegando al metro, y en menos de diez minutos nos poníamos en Stare Mesto, la ciudad vieja. De veras que da mucha pena ver cómo el centro histórico de Praga, ni Mala Strana o Hradcany se libran, se ha convertido en un circo comercial. Por desgracia toca asumir que ésta es otra batalla perdida dado el boom turístico de comienzos del veintiuno. Al final va a ser verdad que estamos todos gilipollas con lo de viajar sin importar cuándo, cómo o por qué… 

6. ¿Qué tomadura de pelo son los “free-tours”? Por naturaleza huyo de lo que resuene a producto comercial enlatado para turistas (no son nuevas mis recomendaciones de huir como de la peste de blogs de viaje), pero, para juzgar, nada como probar… ¡Qué cagada! Estos tours son un “revival” del viejo tour-operador pero en versión chusquera y de bajo coste gracias a chonis y canis orgásmicos (o erásmicos). Es la misma publicidad (come aquí -comisión-, cambia dinero allá -clin, comisión-, parada de descanso en esta cafetería -clin, clin, comisión-, ¿te interesa ir a Terezín o Kutna Hora mañana? -clin, clin, clin, comisión-), la misma basura de antaño pero, cuidado, ahora el guía, joven que vino de Erasmus y pronto vio que cualquier lugar mejor que la España que padecemos, no tiene ni puta idea si le sacas del discurso aprendido. Lo digo por experiencia y, acojonante por ser lo más tétrico, su discurso es un copia y pega de cutres guías de viaje. Ni más ni menos. Como claro ejemplo os dejo este extracto del panel informativo del castillo de Praga donde, explicando las famosas defenestraciones, ya se advierte de las chorradas/errores que cuentan los guías y que, certificándolo, nos habían contado en el “free-tour” esa misma víspera. ¿Free?, ¿no has leído lo de las comisiones y el “nivelazo” del guía?, ¿pagarías porque te tomen el pelo y te frían a lugares con comisiones?... Tú decides. Hombre, si tienes un familiar que se dedica al tema, otro que come de recomendar esta bazofia u otro que suplica que te apiades de su futuro cuando regrese al secarral en que han convertido a España, pues coño, entonces sí, entonces suelta diez pavos por barba, invita a el/la guía a unas Pilsen y reza susurros por su futuro cada vez que vayas al servicio. Nunca entenderás la paradoja (otros nos meamos de risa) pero tendrás tu dosis de karma benévolo con aquello. 

En resumen, que por suerte Chequia es muy grande, los turistas muy necios y, asociado a ello, los tentáculos del capitalismo lo suficientemente largos como para despejaros el camino si asumís que la vieja capital checa es una derrota necesaria para ganar un país soberbio, de gentes muy amables (de nuevo, olvida Praga y sus maleados currelas del sector terciario) y con lugares, que os mostraré en el vídeo de Centroeuropa a montar -probablemente ;-)- en agosto/septiembre, tan luminosos como inolvidables al calor de su afamada cerveza.



jueves, 26 de julio de 2018

Semana a lo bohemio

Por Cesky Krumlov, Ceske Budejovice, Trebon y Praga. Un cocktail de lo más sabroso para emplear seis o siete días en lo mejor de Centroeuropa.

jueves, 19 de julio de 2018

Un paseo por la ciudad del sándalo

Vientiane (antes Viangchan), capital lao, es un lugar entrañable de reducidas dimensiones y soporíferos atardeceres asomados al Mekong. Siendo otro de mis lugares imprescindibles en el Sudeste Asiático, es toda una sorpresa comprobar cómo va desprendiéndose poco a poco de ese aura de ciudad insulsa y únicamente poblada por guiris expatriados en Tailandia en busca del "visa run". En mi caso Viangchan ha sido siempre una escala de descanso más que un punto de interés mayúsculo en la ruta, pero admitiendo que sus encantos, básicamente templos, se reducen a un puñado escaso, también es cierto que estos que desfilan por el vídeo atesoran historia y encanto suficiente como para impresionar a cualquiera. Dos mil ocho, dos mil diez, dos mil once mientras escribía "Río Madre",... para Viangchan siempre guardaré palabras de cariño por los recuerdos imborrables que me ha ido regalando a cada retorno.
 

jueves, 12 de julio de 2018

Ta Prohm, icono de Angkor

Al fin he encontrado un método para tratar y estabilizar los clips de vídeo en bloque, hecho que me va a permitir poder montar los documentales más rápidamente. La primera prueba que he realizado es este fragmento dedicado al templo Ta Prohm, puede que el más famoso de todo el recinto de Angkor. Curiosamente al final del pasado viaje, por tierras peruanas, la cámara hizo catacroc definitivo y ahora ando buscando una nueva por lo que los futuros documentales serán en mayor calidad y resolución. En diez días rumbo a Chequia, un país cuyo vídeo aún tengo pendiente del viaje por allí en dos mil diecisiete.
    

domingo, 8 de julio de 2018

Semana andalusí

Semana a medias entre playa y cultura por tierras de Sevilla capital, Cádiz, Málaga (Ronda) y Córdoba capital. Sol suave, agua marina y un pedazo de historia romana o musulmana, lo justo para redescubrir un extremo meridional de la piel de toro que obliga a pensar que no hay dos sin tres. Preciosa la mezquita-catedral cordobesa, de fama justificada, tanto como la gaditana Bolonia, Ronda o Setenil de las Bodegas, guiños que recuerdan cuánto queda por descubrir pese a las espuelas desgastadas de trotar un largo puñado de años acumulados a lomos del caballo que es este infinito planeta. Chequia queda justo al doblar la próxima cuadra, con Cesky Krumlov o Praga aguardando pacientes. Con ellos, inconscientemente, las ganas preñadas de mil recuerdos ante el nuevo regresar a tierras eslavas susurran que el mezcal y el pisco sour pueden tomarlo con calma. 

P.S. De la presunta guarrada que hace el clero (propietario de la mezquita-catedral de Córdoba) con las entradas ya había escuchado. Si te fijas en la foto verás que no se paga IVA en la entrada. Es decir, no se paga impuesto. ¿Por qué? Me contaron en su día que esto se debía a que todo el importe de las entradas se asumía como donación (exento de tributación, al parecer) y que por ello no se podían comprar online (entrada online sujeta a impuesto, parece ser) y solo en el sitio. Yo no sé qué pensar pero me da que los tiros pueden ir, de algún modo, por ahí. Obviamente, cuando pregunté a un vigilante el porqué de esta razón, se encogió de hombros y me mintió descaradamente diciendo que no sabía de qué le hablaba (¿conoces esa pose de mirar al infinito con la cabeza ladeada y silbando una melodía al tiempo que alzas las cejas?, pues algo así). Ni que decir tiene que esto me terminó de convencer para tomarme más en serio lo escuchado. Repito que no sé la razón ni puedo afirmar que esto sea así, pero lo de los impuestos y el clero en España, país aconfesional por constitución, chirría desde hace mucho, mucho tiempo.